La zona costera de Atenas es un puzzle de contradicciones sociales y de clases con el Golfo Sarónico como área de referencia, sobre las aguas del mar Egeo.

El fotógrafo Kostas Kapsianis registra esta zona que puede ser un lugar de ocio para algunos y un plan de escape para otros. La gente de la ciudad encuentra refugio allí, y el hecho de estar frente al mar actúa como descompresión para la vida cotidiana de la ciudad, en un país sumergido en una de las peores crisis financieras de la historia europea.