Hasta el año pasado, todavía quedaban 10 tiendas Blockbuster Video abiertas en todo Estados Unidos. A partir de este mes, solo hay una. En Bend, Oregón, una ciudad de 90 mil habitantes donde el esquí es lo que atrae más turistas, está el último sobreviviente en Estados Unidos (y en el mundo) de la cadena que supo ser omnipresente y que con la llegada del streaming mordió la lona al igual que la mayoría de los videoclubs independientes. El cierre de dos en Alaska, una en Anchorage, la otra en Fairbanks, significa que la extinción oficial está más cerca que nunca.

“Todos los días, incluso antes de esto, la gente pasaba en auto y veía el letrero ‘Open’ y decía: ‘Oh, Dios mío’. ¿Cómo estás todavía aquí? ¿Por qué sigues aquí?”, Sandi Harding, gerente general de la tienda, le dice al Washington Post. La gente se está acercando a la tienda en los últimos días, pero no para alquilar videos, sino para fotos y videos.

The last Blockbuster in the nation… You've been great ??

A post shared by Davvy Lee (@baddavvy) on

Warning: I scream. Oh. My. God. What?

A post shared by Abby Nathan (@abb_ers) on

A post shared by Erik Escobar (@erikescobar) on

Pero varios clientes entrevistados fuera de la tienda que habían entrado, citaron como un punto destacado la selección disponible aún en Blockbuster como su razón principal para seguir alquilando. Netflix tiene casi todas las series de televisión más importantes de la última década en su servicio, pero las películas premium, especialmente los clásicos, son realmente difíciles de encontrar. Una selección de los favoritos de los Oscar, por ejemplo, como The Shape of Water y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, estuvo disponible en DVD al poco tiempo de estreno en los cines.

“Estas son las dos últimas tiendas Blockbuster en Alaska que sobrevivieron y es triste despedirse así de nuestros clientes que seguían viniendo”, escribió Kevin Daymude en una publicación de Facebook anunciando el cierre a partir del 16 de julio. “Pensamos Blockbuster como una familia durante los últimos 28 años”.

En Bend, los nuevos lanzamientos cuestan $ 3.99 por tres días, mientras que se puede mantener DVDs con menos demanda durante una semana. Las películas viejas y las películas para chicos cuestan 99 centavos, y los “clásicos cinematográficos” cuestan $ 1,99. Redbox, que se puede encontrar en miles de supermercados en todo US (y también en Bend o en sus alrededores), cobra $ 1.50 por noche por los DVD normales y $ 2 por los discos Blu-Ray.

En 1989, una nueva ubicación de Blockbuster se abría cada 17 horas; en 1997, apareció Netflix, un nuevo jugador que se metió en el negocio de Blockbuster con su suscripción de DVD por correo (que aún hoy lo mantiene debido a una mejor selección de peliculas en relación con el catalogo cada vez más limitado del stream); el modelo de suscripción demostró ser crucial porque eliminó los cargos por pagos atrasados, que resultaron ser el 70% de las ganancias de Blockbuster; en 2004, había 9,000 locales solo en US. Cuatro años antes, el cofundador de Netflix Reed Hastings, les ofreció venderles la compañía por 50 millones de dólares. Blockbuster declinó. La compañía se declaró en bancarrota en 2010.