Una ruptura amorosa, atravesada por una joven melancólica que para ahogar sus penas es llevada por sus amigas a un viaje mágico y a vivir sus mejores recuerdos con su pareja, donde la vemos atravesar los sentimientos más fuertes de una relación. Bring Me Down es el nuevo short film de Alexan Sarikamichian, que anteriormente dejó su marca con Digital Love. Esta vez, acompañado por Francisca Gil (aka Chita).

AKS: Chita fue la actriz de mi primer video como director, Chicos, desde ese momento quedamos amigos y mientras ella estudiaba en Londres seguíamos en contacto, desde allá y antes de volver a Argentina para grabar su disco me dijo que quería que le haga un video para su debut, y lo que más rescato es que tenemos una admiración y confianza mutua, ella siempre me dio la posibilidad de elegir y decidir sobre lo que íbamos a hacer.

REGIA: ¿Cuál fue el disparador para contar la historia?

CHITA: La letra de la canción fue lo que disparó el conflicto del video; esto es, la relación tormentosa de una pareja, peleas constantes que desgastan la relación pero al mismo tiempo un vínculo sexual intenso que les impide poner un punto final a la historia. Con eso en mente y con las ideas que fuimos intercambiando, Alexan me fue contando lo que iba procesando para el hilo conductor que uniría el resto de la historia.

AKS: Sabia que Chita me llamaba porque le gustaban mis videos anteriores, y para mí era importante mantener ese sello. A Chita la veía súper sexual, y sabía que no tiene complejos con su cuerpo y se desenvuelve muy bien, asi que el video iba a tener esa impronta, pero también quería buscar ahí dentro algo romántico y naif, por eso los colores pasteles y la ambientación de su cuarto algo aniñada rodeada de amigas melancólicas que se juntan a hacer cosas de chicas, entre esas cosas la llevan a atravesar un viaje de recuerdos. Lo onírico era el disparador fundamental para poder hacer el paralelismo con lo que ella se imaginaba y mostrar su relación con él, desde lo sentimental hasta lo más pasional y también hasta absurdo y bizarro, cuando la escenografía se vuelve un recinto tipo confesionario donde él le pide perdón.

REGIA: ¿En qué referencias estéticas se inspiraron?

AKS: El video se divide en dos: La escena principal está inspirada en “Vírgenes Suicidas”, los colores pasteles, el rosa, el cuarto aniñado, las texturas, las rosas, quería contar algo súper vintage romántico y melancólico. También me gusta mucho el trabajo de la artista Petra Collins. Esa escena está atravesada por el viaje onírico donde ella se ve con su chico, para despegarnos de eso nos inspiramos en editoriales de moda, en algo más actual y moderno, brillos, luces de colores, el efecto estrella, mucha piel, vaselina, glitter y las tiras de cotillón super kitsch.

CHITA: Todas las referencias que usamos marcaban el contraste estético entre realidad y sueño. Casi todas las escenas tienen una impronta kitsch, lo cual fue clave para no caer en lo repetitivo en algunas partes, como en la de las vírgenes suicidas, por ejemplo, ya que es una referencia super clásica y utilizada. También utilizamos mucho brillo, no sólo en la piel sino también en los objetos y la escenografía, y especialmente en las escenas del sueño.

Para los dos representó algo nuevo. Para Francisca, el objetivo final del video es mostrar una de sus canciones por primera vez, que también anticipará la llegada del EP que salió en estos días. Para Alexan, nunca había hecho un videoclip, si bien todos sus videos tienen música de soundtrack, ahora más que nunca las imágenes están ligadas a lo que se escucha.