La internet con la que nació Camus Hacker cambió bastante y directamente ya murió. Hace cuatro años cuando comenzó su historia no existía una legislación que proteja la privacidad de las personas expuestas en internet, en Argentina ni en gran parte del mundo. Hoy todo esto cambió drásticamente después de múltiples casos de extorsión y grooming, y fue un antes y un después con las denuncias a Facebook por robar y vender millones de datos personales.

El hacker de los famosos pegó un cambio de época que poco tiene que ver con su plan de extorsión a través de fotos íntimas que conseguía nevegando en los foros de la internet no tan profunda, que a su vez provenían la mayoría de webcams. El cambio de paradigma se dio en poco tiempo y no tuvo margen para seguir con el chiste del hacker encapuchado que tenía un bajísimo conocimiento de informática y según los hackers verdaderos, en su momento dejaron en claro que se trataba solo de un adicto a Poringa.

Emmanuel Loselli, de 24 años, nació en Campana y vivía actualmente junto a sus padres en una casa en esa ciudad. Su nombre comenzó a circular en el verano del 2014 cuando desde una cuenta de Twitter publicó fotos íntimas de Verónica Lozano, Noelia Marzol, Coki Ramírez, Fátima Florez, Iliana Calabró, Maravilla Martínez y Annalisa Santi, entre otros famosos, a quienes los extorsionaba y amenazaba con publicar más material privado.

El 26 de febrero de ese año su casa de Campana, en un allanamiento le secuestraron una notebook, un pendrive, un disco rígido, y un módem. Después, por primera vez en el país, un (falso) hacker a juicio oral, además de un embargo de 1.200,000 pesos, por violación de la intimidad. En la causa judicial, se pudo descubrir que tenía múltiples perfiles en la red, y que contribuía con material a foros pornográficos como Poringa aportando incluso fotos de menores de edad.

Las últimas apariciones en los medios, sobre todo en programas de TV de la tarde siempre acompañado por un abogado, no lo ayudaron mucho. El jueves pasado la Sala 2 de la Cámara Correccional y Criminal Federal, con la firma de los jueces Leandro Bruglia y Mariano Llorens, confirmó su procesamiento por trata de menores y el del técnico informático Gastón Favale, que además está acusado de haber violado a una menor durante falsos castings laborales que organizaba. Desde el 11 de junio está detenido en el penal de Ezeiza, donde según su abogado, al enterarse de la confirmación de su procesamiento, volvió a intentar suicidarse con una hoja de afeitar.