Nico Wussy aprendió a tocar la guitarra a los 11 años con un profesor que le enseñó folklore argentino. Luego de dos años se sintió listo para su segundo profesor, un heavy metalero que le enseñó los punteos de las canciones de Helloween, Iron Maiden, Metallica y Hermética. Su primer banda la formó a los 14 años y desde entonces fue saltando de banda en banda, de género en género. Pasó por bandas en las que tocaba Thrash Metal, Hardcore Punk, Grindcore.

En el 2012 junto a su hermano Agus Wussy formaron Santos Wussies, un duo de punk alternativo que estuvo vigente hasta el 2014, con el que grabaron 3 discos y un puñado de singles y eps. Tocaron de soportes de Japandroids y en el festival Music Wins, compartiendo escenario con bandas como Metronomy, Tame Impala, Mac Demarco, Pond, Mogwai. Junto a su hermano también crearon el sello de casetes Cool Ghost Records.

A finales de 2014 se mudó a Londres y se unió a Catnapp como su DJ, con quien estuvo de tour todo el 2015, tocando en varias ciudades capitales europeas y en festivales de verano como Secret Garden Party (UK) entre otros.

El primer disco solista de Nico Wussy Childhood Dreams fue grabado en el 2012, y desde entonces sacó 5 singles y otros dos discos larga duración Bedroom Goth I y Bedroom Goth II. Ahora regresa con When you see me again it won’t be me, un nuevo EP que arranca con Ceremonie d’Africa, una canción rápida sobre el doble filo que tiene la nostalgia y una letra más rápida aún, con una sentencia: quise ser un niño rico y lo estoy pagando con sangre. Sigue con Hoodrat, más canción y más tinieblas. When you see me again it won’t be me, es una balada de aquellas. Termina con El Negro Sabbath, donde vuelve el fast food after punk: el humo me hace llorar, como la guitarra del heavy metal.

Hablamos con Nico sobre sus días en Londres  y la nueva aventura que ya se puede escuchar por streaming en todas sus plataformas.

Pago un alquiler en Londres pero no se si se podría decir que vivo ahí, creo que no vivo en ningún lado. Hace más de un año que trabajo como representante de ventas de un estudio de diseño textil. Mi trabajo es cargar una valija con 50 kilos de prints y salir al mundo a venderlos. En Londres paso alrededor de diez días al mes, el resto de los días me la paso viajando.

Al vivir de viaje en viaje y siempre solo, mis días actuales son bastante raros y silenciosos. Vivo en un constante limbo antisocial y sufro de un eterno jet lag. Este trabajo es uno de los flashes más zarpados que tuve en mi vida y estoy muy agradecido de tener este presente pero creo que en un futuro no tan lejano voy a volver al relajo de la vida simple, volver a tener tiempo para mí, para tener amigos y armar una banda de rock.

Me paso la mayor parte de mi tiempo en aeropuertos, ahí fue donde escribí todas las letras. When you see me again it won’t be me es el segundo single adelanto de mi nuevo disco que se llama I Could Care Less (el primero fue Vampire Diares).

I Could Care Less es un disco conceptual que trata sobre la vida solitaria de un eternauta sin hogar. Las guitarras las grabé en mi bedroom goth de Londres. A mis viajes me llevé la Mac, un mic y el interface y grabé las voces en cuartos y baños de hoteles de ciudades como Nueva York, Los Ángeles, París, Sídney, Melbourne, Barcelona, Lago Di Como, Oslo, Estocolmo, San Pablo, Düsseldorf, y un largo etcétera.

El disco cuenta con varias colaboraciones: desde Buenos Aires Gonzalo Adba (Lovo de Laba, Asparagus, Fat Dojo, Posh Depression) en bajo, y Gonzalo Olivera (Lobo de Laba) en batería grabadas en el estudio Lobo de Lava; Alvaro Ortega Bianchi (Los Pencales, Posh Depression) en guitarra y Santos Frenkel (Posh Depression) en voz. Desde Barcelona, Clara Stegmann colabora con voces para Harvey, un cover de Alex G.

I Could Care Less está co-producido, mezclado y masterizado en Buenos Aires por mi gran amigo Santiago De Simone en 7AM Mixing (quien también grabó bajos y guitarras).

 

Previous articleLEO ADEF
Next articleVETEMENTS APILA ROPA EN LAS VIDRIERAS DE SAKS FIFTH AVENUE
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.