La vida de la ciudad nunca te deja ir, ni lo deseas nunca. ¿Qué le ocurre a la arquitectura moderna cuando deja de significar progreso, cuando deja, efectivamente, de ser moderna?  El fotógrafo de Nueva Zelanda, Cody Ellingham, comenzó a preguntarse esto cuando se encontró con monoblocks o danchi (el término significa “tierra de grupo” en japonés) que el gobierno de Japón había diseñado y construido a fines de los ’50. La construcción de Danchi comenzó como parte del auge de la posguerra en Japón. Estaban destinados a representar una nueva era en Japón: fueron creados en un estilo occidental, dejando de lado las casas japonesas tradicionales construidas con madera para torres de hormigón construidas para familias nucleares y aspiracionales como parte de la trayectoria ascendente de ese país hacia la modernidad.

Pero los tiempos han cambiado. Las familias querían casas en lugar de departamentos, la economía se estancó y la tasa de natalidad de Japón disminuyó. Como resultado, las comunidades dentro de estos complejos modernistas se redujeron a medida que los edificios se detenían. Las fotos de Ellingham parecen sacadas de la última secuela de Blade Runner; representan un paisaje ultramoderno tanto tecnicolor como misterioso, con un elemento de descomposición también muy fuerte y omnipresente. Ellingham fotografió a cada danchi en la noche en parte porque era el momento en que los edificios estarían más habitados, pero aún parecen estar desiertos.

Tiene un diseño intrincado. Las ventanas de cada torre de las viviendas se colocaron una frente a la otra para proporcionar luz natural, los edificios están dispuestos cuidadosamente para garantizar que incluso los departamentos de la planta baja reciban la luz del sol, y cada danchi tiene jardines y parques comunitarios.

Encarnan sin más, la lenta decadencia del sueño japonés de la modernidad que tiene mucho de nostalgia cuando se hace de noche como también belleza.

En los últimos años, danchi ha tenido un resurgimiento limitado. En 2015, Quartz informó que la empresa minorista japonesa Muji estaba convirtiendo el viejo danchi en departamentos de estudios, derribando paredes y actualizando las cocinas y los baños. También hubo otro proyecto similar que desarrolló espacios de trabajo conjunto y cafés dentro de un complejo danchi, al estilo WeWork.

Pero según Ellingham, éstas son excepciones. “El destino de la mayoría de los danchi está sellado. Las regulaciones de terremotos y los costos de desarrollo significan que se están derribando secciones enteras. No creo que el danchi desaparezca inmediatamente, pero al igual que las estructuras de madera que fueron reemplazadas, el declive gradual de estos edificios ocurrirá lentamente al principio, y luego, en poco tiempo, no habrá ninguno. Japón, y particularmente Tokio, ha sido destruido y reconstruido varias veces y creo que lo único que le queda a danchi es dejarlos vivir y usar bien mientras aún están en pie”.

DANCHI emerged across Japan in the 1960s to cope with rapidly growing urban populations. They were not just housing projects, but something to aspire to – a vision of a harmonious life and Japan’s new found prosperity.  Half a century later DANCHI are in decay. The concrete symbol of Japan’s economic miracle and post-war identity are slowly being forgotten and some are already gone. . . . . . #DANCHI #CBJE #CodyEllingham #?? #newtopographics #noicemag #subjectivelyobjective #phroommagazine #broadmag #lekkerzine #paperjournalmag #verybusymag #thisaintartschool #rentalmag #somewheremagazine #collecmag #tokyocameraclub #?????? #magnumphotos #burnmagazine #onbooooooom #gupmagazine #rentalmagazine #streetdreamsmag #theheavycollective #ignantpicoftheday #rentalmag #minimalzine #imaginarymagnitude #nightphotography

A post shared by CODY ELLINGHAM (@cbje_tokyo) on