The Walt Disney Company promociona su Disneyland Resort como el lugar más feliz de la tierra. Aunque quizás la Cenicienta en realidad podría estar sin hogar. Así es, el 10% de los empleados de Disneyland pasan sus noches dentro de autos y camionetas, muchos más están con cupones de alimentos y el 75% tiene problemas para llegar a fin de mes.

Detrás de la fachada de ser el mejor país de la tierra con el PIB más grande y los multimillonarios más ricos, hay decenas de millones de estadounidenses que quedan atrás como los empleados de Disneyland. Este modelo neo-feudal no está aislado de Disney o Walmart, es sistémico.

Por ejemplo, el conductor del bus de Apple, que tiene $ 280 mil millones en efectivo, se ve obligado a dormir en una camioneta porque no puede pagar el alquiler de Silicon Valley; los trabajadores de la cafetería de Facebook viven en un garaje; y miles de empleados de American Airlines se ven obligados a depender de los cupones de alimentos.

Queda claro una vez más que no existen las corporaciones benevolentes. Los hallazgos se basan en una encuesta online de empleados de Disneyland Resort de Florida y California que generó 5.000 respuestas, con información de respaldo de datos públicos que describen a estos trabajadores. La encuesta reveló que si bien la mayoría de los empleados de Disneyland Resort, conocidos como “miembros del elenco” por la compañía, están orgullosos del trabajo que realizan, se sienten infravalorados, laboralmente inestables y mal pagos.

“Disneyland es realmente un lugar mágico para los invitados, pero es una lucha en la vida de todos los empleados. Algo debe hacerse o más y más personas perderán tiempo con sus familias, amigos e incluso con sus vidas”, dijo una de las encuestadas.

Los miembros del staff de Disney empleados tanto en Disneyland como en Disney World, asistieron a la reunión de accionistas de Walt Disney Company en Houston el jueves para protestar por los salarios de pobreza que reciben. De acuerdo con la declaración del propio representante de Disney, la relación entre la remuneración del CEO y el trabajador mediano de Disney es de 367 a 1.

Disney, como muchas de las compañías más grandes de Estados Unidos, está cosechando los beneficios del nuevo sistema impositivo de Trump. Entonces, como parte del mar de ganancias nuevas, anunció que pagaría bonos de mil dólares y otros beneficios (como costos relacionados con la educación) para los empleados. Esta noticia fue bien recibida por los trabajadores que ya tienen dificultades para llegar a fin de mes. Pero luego decidió excluir a los trabajadores sindicalizados en las conversaciones contractuales de este beneficio.

El 11 por ciento de los 5.000 trabajadores encuestados (custodios, trabajadores de alimentos, músicos, cajeros, conserjes y más) han quedado sin hogar al menos una vez en el último año, las tres cuartas partes de ellos “no ganan suficiente dinero para gastos básicos todos los meses” y un 85 por ciento ganan menos de 15 dólares por hora, a pesar de los años de ganancias récord de Disney.

También se supo que esas sonrisas omnipresentes de los miembros del staff les costó el 41% a los empleados de tiempo completo por lo cual más de la mitad abandonaron el control dental necesario el año pasado porque no lo podían pagar.

Para una corporación de este calibre, con un beneficio total por año de 9 mil millones de dólares, con 200.000 empleados, donde el CEO recibe 46 millones de dólares al año, lo que se traduce en $ 23.000 por hora. Solo imaginar que el CEO de Disney va a trabajar, llega a su oficina, saluda a su secretaria, pide café, se sienta en su escritorio, hace algunas llamadas telefónicas, y ya ha ganado más dinero de lo que un empleado promedio ganaría durante el resto del año.

En la década de 1960, la relación salarial de CEO con el trabajador era de 25 a 1. Hoy en día es a menudo 600 o más, a veces incluso más de 1000 ( por ejemplo, en Walmart ).

En cambio, los empleados de Disneyland informan casos de falta de vivienda, inseguridad alimentaria, horarios de trabajo en constante cambio, viajes diarios largos y salarios bajos (de 10 a 15 dólares la hora, cuando ya tendría que estar en 20).  Más de la mitad de los empleados de Disneyland Resort informan sus preocupaciones acerca de ser desalojados de sus hogares o apartamentos. Más de uno de cada diez empleados de Disneyland Resort informa haber estado sin hogar, o no tener un lugar donde dormir, en los últimos dos años. También luchan contra horarios de trabajo cambiantes cada semana y subempleo.

 

Photographs by Jason Fulford, from Epcot park center, Florida.