Filmada en Mozambique, el conurbano bonaerense y Filipinas, El auge del humano es la ópera prima de Teddy Williams, un filmmaker argentino que venía con un camino logrado en los cortometrajes . Proyecto ambicioso y transversal, lleno de rupturas, conectando historias en esta globalización derretida, hundiéndose cuando hace falta y escapando por los poros de un hormiguero cuando la historia lo requiere.

Un retrato monumental de estos tiempos que corren de internet y consumo extremo. La carga virtual expresada en el colmo de los niveles de conexión de la gente que vive en los suburbios con redes sociales, sexo virtual y avatars. El auge del humano es mucho más que una película, es una experiencia de cine.

Premiado en el Festival de Locarno en la competencia Cineasti del Presente, y tras su paso por el festival de cine de Pinamar, promete estreno en Junio en Argentina. Hablamos con su director, Eduardo “Teddy” Williams.

regiamag.com: Al ser una película tan ambiciosa con historias globales que tienen su desarrollo en países muy diferentes entre si, cómo fue la previa de todo esto, cómo nace el proyecto en tu cabeza y también cuánto de ese proyecto inicial se mantuvo en lo que vimos.

El proyecto nace de diferentes pequeños elementos que fui recolectando, situaciones que vi, personas que encontré, diálogos que escuché en la calle, en internet, en canciones, lugares a los que fui, otros que vi en internet y otros que imaginé. Una vez que tuve varios de estos elementos armé un guión que proponía la estructura de una película y algunos de sus elementos, no todos. Pasé un tiempo pensando y releyendo el guión, viendo cómo algunas ideas tomaban fuerza y otras se iban debilitando cuando las pensaba por un tiempo. Una vez que sentí que tenía lo necesario para poder empezar, todo esto empezó a encontrarse con diferentes personas y lugares desconocidos para mí, algunos más cercanos y otros más lejanos. Todos fueron modificando mis ideas y trayendo otras nuevas. No sabría medir exactamente cuánto cambio, pero pienso que al final la película es una mezcla de mis ideas con las de quienes participaron de ella y quienes la ven.

regiamag.com: Al trabajar en coproducción tuviste limitaciones de algún tipo con los otros productores o hubo libertad y apoyo total.

Las coproducciones trajeron la posibilidad de poder hacer la película, sin ellas hubiera sido imposible. Eso principalmente nos dio libertad de poder llevar adelante el proyecto, en cuanto a mi trabajo hubo libertad y apoyo total. Luego hubo muchas limitaciones de todo tipo, pero no venían de la coproducción sino de los desafíos que planteaba la producción de la película. Viajes, idiomas, diferentes rodajes, encontrar recursos para un proyecto bastante lejano a algo que parezca vendible. Muchas de ellas ya se podían suponer, la idea fue intentar hacerlas parte de la película y que se conviertan en fuente de nuevas ideas.

regiamag.com: ¿Cómo fue el proceso de filmación en territorios complejos como el africano y el sudeste asiático? 

Ambos procesos fueron interesantes, tanto como el de Argentina. En todos aprendí muchas cosas, a veces similares y a veces diferentes. No hubo un rodaje más difícil que otro sino que cada uno tuvo diferentes complejidades. Nunca había ido ni a Mozambique ni a Filipinas, fui a ambos lugares con la decisión y la obligación personal de tener que filmar ahí. La idea era llevar ideas que sentía muy propias a lugares y personas nuevas, para así ver como estas cambiarían, qué nuevas ideas podrían surgir en mí y cómo estos lugares podrían conectarse. También quería conocer algunos lugares sin tanta información previa, descubrirlos con el cuerpo y la comunicación directa con diferentes personas del lugar. Quería ir a lugares que no son los más mostrados en el cine que he visto ni en otros tipos de objetos artísticos o de comunicación. También quería trabajar en idiomas diferentes, algunos que entiendo más que otros, ya que esto me ayuda a tener diferentes maneras de ver y comprender las situaciones. EAH_R01_Still__3.8.1

EAH_R04_Still_1.4.1

EAH_R02_Still__2.1.1

regiamag.com: En relación a la primera historia que nos toca de cerca al ser una historia argentina, trabajaste con actores o simplemente gente del lugar? 

El rodaje fue en algunos lugares que conozco mucho, como casas o barrios donde pasé mucho tiempo y en otros a los que fui por primera vez para filmar. La mayoría de los actores no son profesionales y era la primera vez que formaban parte de una película, algunos están en sus barrios y otros están en situaciones y lugares nuevos para ellos. A algunos los contactamos en la calle o en fiestas, otros por casting y otros por relaciones en común. Las escenas son en diferentes barrios del Conurbano bonaerense, en zona sur, oeste y norte. También hay una escena en Córdoba y una en Capital Federal (Villa Lugano).

regiamag.com: Que haya mucho plano-secuencia con cámara en mano es algo que pensaste especialmente para El Auge o es un recurso que te interesa mas allá de este proyecto.

Es una manera de ver los espacios, las personas y sus relaciones que vengo desarrollando en los cortos que hice antes de la película pero también encontró nuevas formas en El auge del humano.

regiamag.com: Cuál es tu vínculo con la tecnología, con las nuevas tecnologías aplicadas al cine pero también presentes en tu vida.

Desde que soy muy joven usé la tecnología para comunicarme con otras personas, con diferentes lugares, con la información, con plantas y otros animales. Me ayudó a poder salir de la sociedad en la que vivía para conocer otras partes de esta. Creo que la manera en la que percibo las cosas está muy influenciada por haber usado tanto la computadora, los videojuegos, internet. Es por eso que estos son parte de la película, no solo cuando vemos celulares o computadoras, sino también cuando caminamos atrás de alguien, cuando vamos a un barrio nuevo o a un continente diferente, cuando conectamos las cosas de diferentes maneras, cuando relacionamos la información, cuando mantenemos una charla y muchas otras cosas más.

regiamag.com: La idea de cámara en mano siguiendo espaldas caminatas, es como una provocación al espectador para que sea él quién siga o persiga a los personajes. Pero también lo veo como una vista de videojuego. Contanos tu punto de vista sobre esto y tu relación con los videojuegos si es que tenes alguna relación.

Sí jugaba bastante cuando era chico, supongo que algo de esto viene de ahí. También en ellos caminaba por lugares nuevos, a veces cambiaba de un lugar a otro muy diferente en un segundo, también tenía la opción de elegir a dónde mirar y de descubrir cierta sensación de fantasía contenida en la vida normal. Creo que todo esto forma parte de la película, combinado con otras experiencias opuestas que tienen que ver más con lo físico que con lo virtual.

regiamag.com: En medio de esta deriva y suspensión en densidad que se respira en general, está el tema laboral. En una sociedad de call centers y supermercados, cuál fue tu investigación del tema?

Esto viene en principio de mi experiencia personal. Cuando terminé el colegio se me hizo imposible no ver que lo que debía hacer era buscar algo para estudiar que me dé la posibilidad de encontrar un trabajo muy poco interesante, donde el principal objetivo sería producir dinero para sobrevivir en una vida deprimente y sin posibilidad de aprender, desarrollarme en algún sentido y mantener algún tipo de curiosidad por el mundo en el que vivo. Hice diferentes tipos de trabajos, ninguno muy terrible pero sí poco interesantes si tenía que imaginar hacer eso toda mi vida. Todo esto sabiendo que debería estar agradecido de haber nacido en una parte privilegiada de la sociedad porque sino sería peor. Tampoco fue difícil ver que esto no era una sensación personal sino algo que compartía con muchísima gente, algunos aceptando más o menos rápido, pero la gran mayoría sin poder vencer este sistema. Así es como vi en el cine una posibilidad de desarrollar interés y curiosidad por lo que me rodea y compartirlo con otros. Cuando empecé a viajar a otros países para mostrar los cortos que había hecho descubrí rápidamente que esto le pasaba a cualquier joven que conociera. Me parece que es un tema muy trascendente para todo el mundo y me interesó compartirlo desde las experiencias de jóvenes de hoy en día. He leído un libro que habla específicamente de esto desde una perspectiva científica (Capitalismo, socialismo y ecología, de André Gorz) que ha sido muy útil e interesante, pero mi investigación no es tan académica sino desde las herramientas del cine, la propia experiencia y la comunicación con otras personas.

regiamag.com: ¿Cómo vivieron la experiencia en Locarno?

La experiencia en Locarno fue muy buena e interesante, empecé a conocer ciertas maneras de ver la película que surgieron en algunos espectadores, vi películas interesantes y conocí gente que cree en el cine de maneras similares a las mías. También fue muy útil porque abrió muchas posibilidades para mostrar la película en diferentes lugares. Este año la sigo mostrando en distintos festivales y con algunos estrenos en salas en Estados Unidos y próximamente en México, Brasil, Portugal y Francia. Espero que el estreno en Argentina sea pronto, probablemente en Junio, aunque todavía no está confirmado. Mientras, sigo recolectando pequeñas cosas para un posible futuro proyecto.

Entrevista por Julián Doyle.

Previous articleBritney Ever After
Next articleThe Love Witch | Viva
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.