Christopher Edwin Breaux, más conocido como Frank Ocean, cumple 30 años esta semana. Aunque nació en California, a los seis años ya se encontraba viviendo en Nueva Orleans. Fue a esa edad cuando se encontraba en un restaurante junto a su padre, Calvin Cooksey. Pero duraron poco adentro.

Ocean ganó la demanda por difamación que su padre presentó contra él a principios de este año. La demanda fue en respuesta a la publicación del Tumblr personal de Frank en 2016 que describía a su padre como homofóbico usando como insulto “marica” a una camarera que los estaba comenzando a atender antes de irse.

Calvin Cooksey presentó la demanda en respuesta a un post que su hijo publicó el verano pasado en su Tumblr luego del tiroteo en el club de Orlando, Pulse. “Tenía seis años cuando escuché a mi padre llamar ‘maricón’ a nuestra camarera transgénero que nos atendía mientras me sacaba fuera diciendo que no nos iba a servir porque estaba sucia”. Y continúa: “Esa fue la última tarde que vi a mi padre y la primera vez que escuché esa palabra, creo, aunque no me sorprendería si no fuera así”.

En febrero, Cooksey negó el incidente en una declaración a Rolling Stone: “Esa historia no es cierta y ha dañado profundamente mis oportunidades financieras en el cine y la música”. Entonces, demandó a su hijo por 14.5 millones de dólares en daños y perjuicios.

“Nunca he discriminado a ninguna persona transgénero, heterosexual u homosexual”, escribió a principios de año. “Los eventos que el demandado (su hijo) describe el 21 de junio de 2016, NUNCA SUCEDIERON… El acusado es un estafador, un fraude y un hipócrita que engaña a la comunidad LGBT para el éxito financiero del álbum Blonde”. Cooksey consideró a la publicación de Ocean un truco publicitario tras el ataque de Orlando.

Como Ocean menciona en el post de Tumblr cuestionado, Cooksey estuvo ausente de la vida de su hijo desde una edad temprana. Dijo entonces que la ausencia se debía a la madre de Frank, que se dedicaba al lavado de dinero.

En la nota respetuosa y poética, Ocean lamenta la tragedia de Orlando ocurrida en junio del 2016 pero también remarca la sucesión de crímenes de odio que se dan todos los días junto con sus propias experiencias de rechazo. “Muchos nos odian y desean que no existamos. Muchos están molestos por nuestro deseo de casarse como todos los demás o usar el baño como todos los demás”.

Esta semana, un juez federal de California dictaminó que Cooksey no había probado que Ocean lo difame. Keith Bremer, abogado del autor de Pyramids, confirmó el fallo el miércoles. “Fue un caso súper triste, lamento que mi cliente haya tenido que pasar por esto y me alegro de que podamos cerrarlo”.

Portada: Dan Garcia.

Previous articleSÓLO LO ESENCIAL EQT DE ADIDAS ORIGINALS
Next articleATOM: MÚSICA ES TERRITORIO
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.