Por Giulia Ricciotti  @giuliaricciotti

Y si, POVERO GIANNI! Porque la exhibición sobre el estilista italiano que tuvo inauguración el 30 del mes pasado en Berlín es un verdadero desastre! Hace falta visitar el sito web de la muestra para darse cuenta de la pobreza y de la falta de profesionalidad.

Justo había ido poco antes en Milán adonde tuve la suerte de visitar el Silos de Armani y la actual muestra sobre Rick Owens en la Triennale, las dos maravillosas! Así que me fui al Kronprinzenpalais de Berlín con muchas expectativas sobre lo que podría ver.

El precio de la inauguración era de 200 euros y me fue imposible encontrar una entrada. Todo bien que la presencia de Donatella y de los modelos más importantes del momento aumentaba la puesta pero esto no hizo más que aumentar también las expectativas.

Me encontré con una presentación muy polifacética y coloreada del sabor y estilo de los 80s. Una habitación entera llena de camisas de seda para hombres con las fantasías mas variadas. Algunos completos “dark” del importante desfile de 1992 que revolucionó el mundo fashion dotándolo de un lenguaje sadomasoquista. También, tres piezas de la conocida estampa dorada de las máscaras de la Magna Grecia. Son visibles también prendas creadas para Lady Di, Elton John y Sting, entre otros clientes famosos.

Más de 300 vestidos habitan esta retrospectiva. Lástima igual que muchas prendas se presentan sin planchar y están puestas sobre maniquís horribles de otros talles, todos diferentes entre ellos y además un poco rotos. Sin hablar de las faltas de notas informativas sobre las colecciones, de la escenografía muy pobre y para nada en sintonía con las piezas, o de la muy escasa curación en los detalles.

Da mucha curiosidad saber que pensó de todo esto Donatella cuando lo vio pero lo cierto es que un estilista del calibre de Versace merece muchísimo más.

 

Previous articleHANNA KIEV
Next articleCRYSTAL BAR REVIEW
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.