Astro del volante, super acelerador, fórmula del trueno, rey del desenfreno, bólido atropellador, no mires para atrás, ya no te alcanzarán más, supremo vengador, la pista es tu verdad, destino de velocidad.

Vienen y van, y van lo más rápido posible. La mayoría duran pocas temporadas. Unos pocos, una década o más. Y algunos, solo unas carreras. Muchos se van, algunos no. Es mucho más segura que antes, pero hasta el más estadista se puede ir de pista, buscar una zanja donde volcar, porque este amor no tiene solución, lo hecho hecho está, y no vuelve atrás.

Dicen los que corren que el domingo lo peor son los nervios que se sienten. Algo importante va a suceder. Están los que odian ese sentimiento. Por eso las playlists. Por eso la meditación que también ayuda mucho. “Me pongo los lentes de sol, escucho mi música, cierro los ojos y me relajo”.

Mi corazón está alerta y el tuyo también. Cuando hablamos de un amor sin solución hablamos de una conexión especial. Valentino Rossi sin dudas: “Siempre siento una conexión especial con la moto, porque creo que la moto tiene alma. Construyo un sentimiento entre ambos. Siempre le hablo a la moto. Cuando llega en enero, es como una novia. Moto GP es un deporte de equipo pero al iniciar la carrera, en el momento crucial, estás solo con la moto”.

Suspenso, química de seducción, para la mayoría de los pilotos tener algo que los identifique en su ropa o su casco puede ser tan importante como conocer de memoria las chicanas que tienen en su corazón, quizás una imagen o un signo especial hacen que el piloto esté más cómodo. Los colores pueden ayudarte a ser más fuerte.

Baltazar Leguizamón es el piloto argentino más joven que corre en el exterior y nada menos que en la Fórmula 4 de Estados Unidos, un escalón clave de las grandes ligas y con puntos FIA para la superlicencia de la Fórmula 1. “Fue algo que de cualquier manera iba a pasar, toda mi vida crecí cerca de autos de carreras debido a mi familia, pero me acuerdo que un día mi papá me llevó a la ciudad de Arrecifes, estaba en un taller y había un karting amarillo con el numero 1. Apenas lo vi se lo pedí, tenia como 5 años y una noche escuché el sonido del karting afuera de mi casa, salí corriendo, me subí con un casco de él y ahí comenzó todo”.

Ayrton Senna en una entrevista arrancando los 80s, decía: “Puede que no me crean, pero empecé a los 4 años corriendo en karting. Solo tengo 22 años pero hay mucho tiempo para llegar a la Fórmula 1, si es que llego allí”. Senna sí corrió en la Fórmula 1 (dos años más tarde), desde 1984 hasta su muerte en Imola, en 1994. En ese lapso ganó el campeonato del mundo en tres ocasiones, consiguiendo unas increíbles 65 poles positions y la fascinación absoluta.

El karting, entonces, es otro eslabón clave si tu destino es la velocidad. A los 8 años Baltazar comenzó en el karting, en la escuela de pilotos Lenzokart, donde ganó el campeonato en su primer año de automovilismo, gracias a eso al año siguiente pasó a ser piloto oficial en la escuderia Lenzokart en las categorías Rotax, Campeonato Argentino y Kaf. En el transcurso de cuatro años obtuvo un subcampeonato y dos campeonatos. 

– Sí, el primer paso fue el karting, solo corríamos, no había nada más, tampoco había dinero involucrado, eran carreras de verdad. Recuerdo mi primera carrera muy bien, hice la pole, gané en mi debut y gané el campeonato 60cc. Competí 5 años en karting, en total gané 3 campeonatos y un subcampeonato Argentino, tuve que pegar un salto rápido porque la altura y el peso me perjudicaba mucho, así que decidimos terminar esta etapa en el año 2015.

En septiembre de 2015 a los 15 años debuta en Fórmula 4 Sudamericana, con licencia brasileña, ya que en Argentina no está permitido correr en autos a esa edad, obteniendo cinco podios, dos en Argentina y tres en Brasil. En diciembre de ese mismo año, hizo una prueba en Valencia, en los test de las Fórmulas 4 europeas, con 36 pilotos de todo el mundo, obteniendo el tiempo más rápido con récord incluido de toda la prueba.

En 2016 vuelve a correr en la primera carrera de la Fórmula 4 Sudamericana en Uruguay, ganando esa prueba y surge una posibilidad de ir a correr a Dubai a competir en la Fórmula Gulf como invitado, donde venía ganando la carrera y fue recargado quedando en el puesto 4. En ese momento la Fórmula 4 Sudamericana pierde la categoría FIA (Federación Internacional de Automovilismo), cosa que no le convenía porque de esa forma no le daba puntos para la super licencia de F1. 

– Ahí fue donde decidimos ir a USA, arrancamos en julio de 2016 con un equipo no muy bueno, sin resultados importantes y tomamos la decisión de cambiar el team en las dos últimas carreras, obteniendo dos podios y el premio al mejor piloto de la temporada. En Indianápolis, donde estamos viviendo ahora, me levanto temprano para desayunar bien, a las 10 Am tengo sesión de entrenamiento en el gimnasio especializado en pilotos, luego de ahí hago una sesión de simulador (que me sirve mucho para conocer todas las pistas nuevas donde voy a estar corriendo) o voy a donde está la sede del equipo, también cocino y muy bien!

Como solía decir Ralph Waldo Emerson, un hombre es lo que piensa durante todo el día. Bancarse la rutina de entrenamientos, dietas, idiomas, nuevos amigos, y la familia a 8.000 km, a esa edad puede llegar a ser más difícil que cualquier carrera. “Muy pocas personas entienden qué motiva a un piloto de carreras. Alguien que ha dejado atrás miles de kilómetros, familia y amigos. Ser tan joven y luchar todo el tiempo. Nunca nada ha sido fácil. Hace falta mucha dedicación, talento y sacrificio. Todos los días me levanto con un mismo objetivo y es llegar a lo más alto posible como piloto en una de las categorías mas importantes del mundo, tengo gente con quien hablo y me aconseja, pero siempre depende de las ganas que le ponga para poder triunfar en lo que quiero”.

Nada en este mundo puede reemplazar la persistencia. El talento no lo hará: nada es más común que hombres fracasados con talento. El genio no puede hacerlo: un genio sin recompensa son prácticamente un cliché. La educación no lo hará: el mundo está lleno de tontos educados. La persistencia y la determinación por sí solas son poderosas. Demuestra que no hay nada que pueda derrotarte. Que podés tener tranquilidad, buena salud, y un incesante flujo de energía. Si todos los días intentás conseguir estas cosas, los resultados te parecerán obvios. Aunque pueda parecer cuestión de magia, depende de uno crear su propio futuro. El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas alterando la actitud de sus pensamientos. 

Así le decía un gurú a Michael Keaton en su papel de Ray Kroc en The Founder’s, la biopic sobre la meca americana McDonald’s.

Ya es bastante obvio decir que la Fórmula 1 es política, dinero y cuando recién se empieza, en el camino empinado que propone, se debe atravesar todo eso. Todos los pilotos van hasta el límite. El corredor de carreras está arriesgándose todo el tiempo y tiene que hacer frente a las cosas que potencialmente podrían salir mal, procesar eso, dejarlo a un lado mentalmente y dilucidar cómo hacer lo que hacen para mantenerse en el circuito y eventualmente ganar.

Valentino Rossi decía que tenía una conexión especial con su moto, que todos los veranos cuando llega, le habla y la trata como a una novia…

Me pasa lo mismo. Se siente un poder de amor con el auto, el único que está con vos en la pista es él y siempre lo “mimo”. A diferencia de las motos, acá se trabaja mucho en equipo, porque si todo funciona bien, es mérito de todos.

En el momento antes de la carrera lo peor son los nervios que se sienten? 

Es un momento de mucha concentración, no se si hay nervios en mi caso, pero sí mucha intriga de las cosas que puedan pasar durante la carrera y hay que estar preparado. Siempre me motivo con música, es el mejor método que conozco, no tengo preferidas, escucho de todo, armo playlists, mucho rap.

En lo que va de 2017, Baltazar arrancó nuevamente en la F4 USA en Homestead Miami, donde hizo el mejor tiempo con récord incluido, luego un toque lo deja sin chances llegando 6 de 33 autos en pista. La segunda carrera fue en Indianapolis donde también hace el mejor tiempo, pero un recargo lo hace largar 19, terminando 7, obteniendo el premio al piloto que más autos pasó en pista. El toque de genialidad en estos meses y carreras que fueron pasando, justamente es su capacidad para sobresalir y pasar mayor cantidad de autos.

En el Mosport de Canadá, su última carrera hasta ahora, en julio, logró por primera vez este año estar en el podio (3). “Cualquier buen resultado es una motivación cuando se comienza y lo más importante es continuar creciendo. Cuando me va mal en una carrera siempre pienso en la próxima carrera. Hay que intentar superarte constantemente”.

La F4 se ubica un escalón por debajo de la Fórmula 3 y es el primer gran paso hacia la Fórmula 1. Es la categoría que pretende profesionalizar a los jóvenes pilotos que salen del karting. Los autos corren a 240 km/h. En agosto hay dos carreras en Mid Ohio y Virginia. En septiembre en Austin, Texas, junto a la WEC, Mundial de Endurance y la última también en Austin como telonera de la F1.

“Es muy importante ser rápido pero también inteligente, sereno y no sentir mucho la presión. Permanecer en la pista. La tecnología no es tan invasiva eso nos ayuda a vernos mejor de lo que somos capaces. Trabajamos con la data al terminar cada sesión, pero nada que puedan controlar desde una computadora mientras estamos en la pista, eso solo ocurre en la F1, WEC o Indycar pero no en nuestra escala por el momento. Hay que tener la cabeza fría en todo momento y analizar la jugada, aunque mayormente en la pista es un acto natural de reacción en el instante. En cuanto al manejo, hoy en día es muy demandante física y mentalmente”.

Pocas cosas representaron más el clima de época que la Fórmula 1, esa forma explosiva, una realidad huidiza que aparece bajo la forma de logos y entidades infigurables: flujos, movimientos de capitales, repetición, calco manías, imágenes genéricas y paganas, formas furtivas. En una fórmula tan lapidaria como esclarecedora, Peter Sloterdijk define la era moderna como regida por el culto a la combustión rápida. La época de la superabundancia energética, el crecimiento permanente y la epopeya de los motores. Hemos dejado realmente este tipo de mundo? Sin embargo, según Sloterdijk, hoy en día seguimos siendo unos fanáticos de la explosión, adoradores de esa liberación rápida de una enorme cantidad de energía. Continúa: “Creo que las películas de aventura actuales, las action movies, se agrupan todas en torno a esa segunda escena primitiva de la modernidad: la explosión de un coche, de un avión. O mejor aún: el gran tanque de nafta que es el arquetipo del movimiento divino de nuestra época”.

@baltazarleguizamon

Special thanks: Amy Greenway, Linda Mansfield.