Este licor alemán de larga tradición fue creado en 1935 y mantuvo su mística a través del secreto en el que se mantienen la mayoría de sus 56 ingredientes naturales. Los estrictos controles de calidad (383 en total) que pasa a través de su largo proceso de fabricación aportan a su reconocido status como una de las bebidas infaltables en salidas o encuentros, haga frío o calor.

En su clásico formato de shot servido helado (la temperatura recomendada es -18ºC), se convirtió en una bebida infaltable en todo el mundo, y también en Argentina. Su inconfundible botella mantiene su forma y color desde su creación, convertida en un ícono de momentos compartidos.

Traducido literalmente, Jägermeister significa “maestro de cazadores”, que combina las palabras en alemán Jäger (cazador) y Meister (maestro, en el sentido de un profesional experto). El término se aplicó a principios de siglo XX para denominar a los guardabosques alemanes. Es por esto que en la etiqueta de la botella aparece una cruz sobre un ciervo, que a su vez evoca la leyenda de San Huberto.

Previous articlePESADILLA EN LO PROFUNDO DE LA NOCHE
Next articleEL NUEVO REALISMO
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.