Para Kanye West saber manejarse en las redes sociales significa todo lo contrario del manual de un community manager. Su vida en Instagram y Twitter se basa en apariciones y abandonos constantes, todo sin previo aviso, un caos de screenshots pixeladas cada vez que retorna a alguna de estas redes, y por sobre todas las cosas, una abrumadora sensación de estar viendo un diario desprolijo realmente íntimo desprovisto de cualquier curación externa, a diferencia de su mujer Kim Kardashian, que construyó toda una imagen alrededor de un full access a una intimidad absolutamente fake.

West se unió a Twitter en julio de 2010, lo ha abandonado muchas veces, pero siempre regresa. Este fin de semana, volvió para decir grandes y también vagas declaraciones sobre la creatividad en general y su propio talento específicamente, así como para comentar sobre parte de sus diseños de tatuajes y zapatillas (un boceto de un diseño que sería el próximo tatuaje en su cuello con el nombre de su hijo, Saint West, realizado por Gosha Rubchinskiy; y unas botas que supuestamente son de la próxima colección de Yeezy), provocando miles de tweets de admiradores eufóricos. La escasez de sus mensajes combinados con su aparente falta de moderación crea un efecto mesiánico para este tipo de redes acostumbradas a estar, en el caso de las celebrities, altamente curadas y promovidas.

Aunque Kanye ha eliminado todos sus tweets iniciales, los archivos muestran cuán prolífico y desenfrenado solía ser. Desde tweets sobre gastos fastuosos hasta sentidas disculpas y al azar, reflexiones bizarras sobre aplausos ruidosos, en definitiva, solía tuitear como cualquier otra celebridad. Pero a partir de 2016, comenzó a apretar el botón Eliminar junto con pausas cada vez más habituales. Mientras que su esposa Kim Kardashian-West construyó un imperio para crear la ilusión de intimidad produciendo un gran volumen de contenido de redes sociales, West cuelga su intimidad frente a nosotros como si no quisiera saber nada con eso. No solo elimina sus publicaciones cuando está en modo de limpieza de relaciones públicas; sino que lo hace al azar, agregando misterio a todo lo que comparte.

Tal vez más que cualquier otro artista de su calibre, West parece desinhibido en ser explosivamente desordenado en las redes. Su uso no convencional de Twitter e Instagram lleva aún más lejos su encanto personal y una historia en línea casi mítica. El blog público de West’s Aughts ahora es el material de recuerdos perdidos en Internet. En 2015, su revelación de que tiene un Tumblr inició una búsqueda del sitio estrechamente protegido. Las memorias de sus ahora borrados discursos y disputas, como la de 2016 con Wiz Khalifa, solo sobreviven en capturas de pantalla, blogs y recuerdos de las personas que los presenciaron en tiempo real. Su sitio personal, está desactualizado y parece haber quedado anclado en 2016, cuando sufrió un colapso nervioso y permaneció internado durante diez días. El 14 de febrero de este año, volvió a Instagram publicando una carta de amor por San Valentín a Kim y luego 30 fotos, todas de parejas de celebridades que terminaron mal hace mucho tiempo.

Contrario a cualquier consejo de CM’s, es ese desorden personal transformado en creatividad sin pulir, cuando las cosas se ponen realmente interesantes. Entender la forma en que funciona la mente de West también tiene que ver con todo esto de considerar las redes como un tablero de estado de ánimo personal más que como una página de actualización de relaciones públicas. En Instagram, se unió en septiembre de 2016, pero no lo usó hasta noviembre cuando publicó 99 capturas de pantalla sin contexto de los antiguos catálogos de Maison Martin Margiela. Al igual que con su cuenta de Twitter, eliminó la cuenta en marzo de 2017 solo para regresar este año en pleno día de San Valentín. Las fotos fueron eliminadas por completo dos días después.

No se sabe cuánto tiempo durará la presencia actual de West en Twitter. La amenaza de su desaparición hace que los tweets, aunque sean poco llamativos, parezcan casi preciosos. En cuanto a su carrera, en estos días supuestamente está trabajando en un nuevo álbum en Wyoming, después de tomar un largo paréntesis de la vida pública luego de un extremadamente extraño intento de codearse con Donald Trump.