Nuevo integrante del boom actual de la cocina asiática en Argentina, el restaurante KYOPO (Aranguren 3053), ofrece una cocina fusión-coreana a través de un menú adaptado al gusto local con una fina vuelta oriental.

Fuera de los circuitos gastronómicos más conocidos de Buenos Aires, el local se encuentra en la zona de los vendedores textiles al por mayor de Floresta; una actividad a la que los abuelos del dueño y actual cocinero, Pablo Park, se habían dedicado décadas atrás, ya siendo comerciantes del barrio. Se trata de una zona urbana en donde la gente suele almorzar rápido una tradicional milanesa o un clásico pancho, el restaurante se distingue por brindar un poco de exotismo. Propone nuevas asociaciones de sabores y platos más sofisticados a base de ingredientes del sudeste asiático, todos amigables para el paladar argentino.

Kyopo es decir expat’ en coreano. De vuelta de seis años de viajes durante los que ha trabajado para Fine Diners de Corea, China, Estados Unidos o Canadá, hace dos años que Pablo decidió regresar a Buenos Aires y lanzar su propio restaurante de cocina fusión. Para sus recetas inspiradas en el street-food y sabores tradicionales coreanos, el chef trabaja con un importador quien trae directamente los productos de Corea hasta Argentina. Y mejor llegar en KYOPO con bastante hambre!

Los Rice Bowls son unos imprescindibles del lugar, como el Kyopo Rice Bowl cocinado con arroz y carne vacuna marinada a base de soja llamada bulgogi, mango, kimchi, repollo, huevo soft, palta, quinoa, cilantro, limón y una salsa a base de maní. O, el Rice Bowl de Curry que probé y el cual salió una bomba absoluta! A pesar de ser copioso y tener muchísima crema de curry amarillo, es un plato muy rico y fino servido con pollo, cebolla, salvia, zapallo asado con almendras tostadas, sardo, brotes y picantes, unos tomatitos cherry y aceite de ají.

Según el Chef, las especialidades del lugar son el Bahn Mi Chicken Taco, un plato del tipo finger dips inspirado en el tradicional taco mexicano, preparado con pollo, zanahoria, pepino y pickle de nabo, mayonesa de salsa picante sriracha (elaborada como un chili fermentado y muy popular en Tailandia), algunas hojas de cilantro y limón. O más adaptado al gusto argentino por su formato de hamburguesa, el Itaewon Burger trae carne jugosa, avocado ranch, doble cheddar, kimchi y panceta por supuesto.

Para acompañar su plato, KYOPO propone limonada casera o cervezas tiradas. Y de postre, entre otras magias del restaurante, la carta ofrece una Matcha Brulée, que es una crème brulée de té verde y coco. El matcha es un polvo típico del sureste de Asia hecho con hojas de té verde molidas. Todavía sigue siendo uno de los ingredientes favoritos de la gastronomía oriental y, según las creencias de esta región, el matcha tiene poderes milenarios. Hoy ya se convirtió en la bebida preferida de las celebridades por sus propiedades medicinales.

Apasionado por la cuisine internacional, con 29 años, Pablo es cocinero coreano-argentino y papa de dos hijas. Me contó que en su casa se habla y se mezcla el coreano, el castellano y el idioma maternal de su mujer, el francés, y que dedicó su última estadía en Francia a comer todo lo que se podía probar! Su mirada es alegre, parece reflejar toda la calma y el arte de vivir asiático como la dinámica de los chefs.

En el patio, al fondo del largo salón y en medio de un estilo retro-industrial a la vez simple y moderno, la luz lluviosa de este miércoles rebotaba sobre los ventanales y el gran árbol jinjolero. Como si este famoso dátil asiático fuera algún secreto guardado en el pulmón de manzana escondido detrás, hoy amueblado onda años 60’, con el efecto circular de unos grandes harmchairs de resina blanca, plasmando cierto contraste con lo interior, decorado con madera rústica, en colores negros y anuencias de gris. Por dentro, la música de fondo queda bastante relax, sacada de alguna playlist bastante chill del registro electro como los Soul Drums de Pretty Purdie, o viejas versiones de Diana Ross.

Sizzling! . #searzall #brookeranddax #kyopo_ba

A post shared by Kyopo BA (@kyopo_ba) on

El lugar está muy concurrido al mediodía. En este miércoles, noto que parte de los clientes que toman asientos son coreanos o asiáticos y parecen ya tener sus costumbres y sus platos favoritos en el restaurante. Desfilan las bandejas, los bowls y otros platillos, y desde la cocina el pequeño campanario no se cansa de sonar para anunciar la comida lista.

KYOPO está abierto de lunes a viernes al mediodía, de 12hs a 15hs, y hasta las 20hs del jueves a sábado, funciona por delivery también y la carta va cambiando cada dos o tres meses.