Estados Unidos pareciera tener temporadas para todos sus problemas. Temporadas de tornados, huracanes, tiburones, temporada de republicanos reptiloides, entre otras. Todas se caracterizan por sus dimensiones enormes, algo que también define al yankee promedio: autos grandes, supermercados grandes, culos grandes, en un frenético anti minimalismo que conocemos muy bien. No podía faltar la temporada de incendios forestales que ahora se llama Megafires por la magnitud de esos fuegos que arrasan ya no solo con las plantas sino con miles de animales, casas y humanos que viven en esas zonas por turismo o no. Lo cierto es que ahora la temporada de incendios es durante todo el año.

La deforestación desaforada es tan contundente como decir que siete de los incendios forestales más destructivos en la historia de California ocurrieron solo en los últimos 10 meses. El más reciente del Mendocino Complex en el norte de California obligaron a miles de personas a evacuarse y destruyeron cientos de casas. Los científicos dicen que incluso están creando sus propios sistemas climáticos, lo que hace que los vientos sean más erráticos y las condiciones demasiado peligrosas para que los bomberos intenten proteger esas construcciones. Los llaman megafuegos y se están volviendo más y más comunes. Todo esto se ve agravado por el cambio climático.

Getty Images
Getty Images

Los ecologistas del fuego dicen que las personas a lo largo de la historia trataron de eliminar los incendios del ecosistema, y la consecuencia involuntaria fue aún más grande, provocada por la sequía pero también por el hombre. La mayoría de los bosques, se consideran dependientes del fuego: necesitan incendios para el rebrote.

Por otro lado, en las últimas dos décadas, ocurrió una explosión de construcciones de casas en áreas de alto riesgo de incendio. Hay un término para esto en el mundo de la extinción de incendios: el WUI, pronunciado “wooey”, abreviatura para la Interfaz Urbana Salvaje. En estados como California, Arizona y Washington, las cabañas, casas de vacaciones e incluso ciudades se están extendiendo a los bosques y las tierras silvestres.

Getty Images
Getty Images

Producto de la sequía por el calentamiento que se da a nivel global y la mala gestión humana, los megafuegos pueden cambiar el medio ambiente con más rapidez a escalas realmente grandes, la oportunidad de recuperación es limitada. Los bosques podrían borrarse, posiblemente para siempre. El fuego puede convertirse en la última forma en que las personas están alterando profundamente los paisajes modernos.

Previous articleMUJERES DE ARMAS TOMAR
Next articleSALAD DAYS
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.