Desde el exilio, desde otra juventud, cerca de las aguas turbias del Mediterráneo, el director de cine y fotógrafo Leo Adef, se mete de lleno en el clima de época a través de microfilms que son historias de explosión sexual, aventuras del hombre, parental advisory, clips posmodernos, un juego estético entre la densidad y el réquiem for a dream.

Recién llegado de Berlín donde terminó el rodaje de un fashion film para Saint Laurent, en esta entrevista exclusiva, Leo Adef habla de la posfotografia, los videoclips, la cultura gay, las nuevas opciones que da internet, también de que el próximo mes se estrena lo nuevo que hizo para MTV.

Cuál es tu recuerdo de los 90s en una ciudad como Buenos Aires donde se desplegó con más fuerza la estética y el sex appeal del menemismo?

Muchas marcas, la tele, los primeros viajes al exterior, las cámaras que me traían mis familiares de afuera, las películas alquiladas, vacaciones en la costa argentina, mi primera compu, los videojuegos, las primeras conexiones a internet, grabar música de la radio y llamar para pedir temas.

Sólo tenía 10 años cuando acabaron los 90’s, a veces fantaseo cómo hubiese sido ser adolescente en esa época..

Por qué te fuiste de Argentina a Barcelona, hubo alguna razón en especial, alguna fuerza en especial?

Me fui de Buenos Aires sobre todo para cambiar un poco el escenario y para buscar nuevas oportunidades. Llevaba cuatro años trabajando en televisión y si bien ese tiempo me sirvió para aprender mucho, estaba bastante quemado y era un medio que me limitaba mucho en lo creativo. Esa sensación de desmotivación me movió a venir a Barcelona. Me vine sólo por un año a hacer un máster en dirección de cine. Después de eso me salió un proyecto, después otro y sin tenerlo planeado me terminé quedando acá donde pude ir creciendo mucho, haciendo proyectos personales y desarrollando mi visión como director y fotógrafo.

Cómo fue tu acercamiento a la fotografía desde el consumo en tus años en BsAs?

Fue bastante intuitivo. Desde chico siempre tuve cámaras e iba experimentando con ellas, miraba revistas e intentaba copiar fotos que me gustaban o sacaba ideas de videoclips que miraba por la tele. No conocía fotógrafos ni me interesaba en ese momento. Cuando terminé el secundario y empecé a estudiar me empecé a interesar y a formar mucho más, investigando por mi cuenta, comprando libros, revistas y pasándome madrugadas enteras navegando en internet y llenando carpetas y carpetas de jpegs.

Teniendo en cuenta que sos de una generación que vivió el último tramo de lo analógico, la entrada de lo digital y hoy en día, se da una vuelta a las raíces, al menos como tendencia. Cómo ves estas fases?

Lo veo como una tendencia. A mi me gusta pensar cada proyecto como una experiencia creativa que si la trabajás bien te pedirá que la hagas de una u otra manera, con el formato y el soporte que mejor le funcione a la idea. Creo que se puede lograr algo igual de bueno con una cámara descartable que con la más cara del mercado, siempre que lo que estés trabajando sea auténtico y tengas algo que decir al respecto. Las cámaras, las películas y las tarjetas no son más que herramientas y lo que realmente importa creo que es lo que contemos con ellas.

Hablando de esto y siguiendo con la fotografía, Michael Elmgreen uno de los artistas creadores de Prada Marfa, dijo: “los autorretratos tienen una larga tradición, pero la selfie, a pesar de su inocencia, es una especie de fotografía maldita, muy narcisista y enferma”. Cual es tu visión de este tema?

Creo que son cosas diferentes, los autorretratos suelen tener una intencionalidad que las selfies no tienen, suelen ser más fotos espontáneas sin pensar demasiado en lo que se verá en la imagen final. No me parece que sean fotografías malditas, sí que es un concepto que empieza a cansar cuando lo usan tanto las marcas y la publicidad pero la foto en sí no creo que le haga mal a nadie.

En una entrevista decías que todas las experiencias que tuviste en la adolescencia y que no te animaste a tener durante esa etapa fueron parte de la construcción de tu personalidad. Crees que es peligroso todo lo que se va tapando durante esos años y sobre todo para los chicos que no tienen, años después, una posibilidad artística de expresarlo?

No se si peligroso. A veces pienso qué sería de mi ahora si hubiese vivido todo lo que hubiese querido en la adolescencia sin problema y creo que sería una persona totalmente diferente. Me gusta haber pasado por todo lo que pasé aunque tuve etapas bastante oscuras y tristes pero que me construyeron como la persona que soy hoy. Esto es algo que me cuestiono siempre en mi trabajo, cada vez que estoy rodando con un adolescente y paso mucho tiempo con él. Me es imposible a medida que lo voy conociendo no imaginarme cómo vive la amistad, la sexualidad, cómo va a ser de grande, etc. Creo que todo el mundo tapa cosas y cada uno tiene sus tiempos para ir destapándolas pero obvio que cuando eso que estás tapando te empieza a hacer mal y condicionar en el resto de las cosas de tu vida, no hay nada más liberador que destaparlo y enfrentarte a los monstruos y temores que viven dentro de uno.

Estás en una Europa metida en guerras contra el terrorismo, contra los refugiados, y en Medio Oriente, cómo se vive esa situación más allá de Barcelona que debe ser un clima muy turístico..

Es verdad que Barcelona tiene un ambiente que puede llegar a confundir un poco con tanto turismo pero sí que todo lo que ocurre en Europa, las guerras, las crisis y los refugiados son un tema del día a día que también afectan a esta ciudad. Creo que existe una crisis cultural y política importante y sus consecuencias se pueden ver acá pero también en Argentina y en casi todo el mundo. Me da la sensación de que nuestra generación creció pensando que siempre se va para adelante, que se va mejorando y se van ganando siempre cosas y no pensábamos que se podía volver atrás. La realidad nos está demostrando que sí se puede retroceder y son muchas veces los mismos jóvenes los que están votando por eso, a los que no les interesa estar informados ni hacer nada para cambiar las cosas y eso es bastante triste.

A medida que tomás distancia de Manifiesto, que entiendo fue tu primer cortometraje, seguís viéndolo igual o le cambiarías muchas cosas?

Al día siguiente de acabar cada proyecto, ya haría todo diferente. Pero eso me hace sentir que voy aprendiendo y me motiva a seguir haciendo nuevos proyectos. Con el tiempo aprendí que lo más lindo no es pensar que un proyecto que hiciste hace tiempo lo harías igual en el presente, sino ser consciente de que lo harías diferente, con nuevas técnicas, recursos, aprendizajes, etc, pero que el concepto y la idea serían los mismos.

Hablemos del videoclip. Cual es ese videoclip que viste por primera vez en MTV, MUCH MUSIC, o el canal que fuera y te fascinó?

Creo que a eso de los 11 años empecé a tener TV en mi habitación y a elegir lo que ver. Los primeros recuerdos que tengo son de videoclips de Robbie Williams, Brtiney Spears, Backstreetboys y los recuerdo como con una sensación entre fascinación y excitación. Miraba mucho MTV y me encantaban tanto los videos como los formatos y la estética general del canal. A principio de este año justamente me llegó un mail de un creativo del canal que le había gustado mi trabajo y empecé a trabajar con ellos, increíblemente para mi, me dijeron que querían que dirigiera toda la nueva imagen del canal para todo el mundo. Desde el próximo mes se podrán ver las 100 piezas que rodamos para Mtv, fue una experiencia increíble!

Hoy paradojicamente a que esas cadenas han dejado de tener una programación con videos, hay un boom de los videoclips en internet en plataformas como Vevo en YouTube pero tambien en Noyse de VICE, por citar solo algunas. Crees que tiene que ver el hecho de que duran 3 o 4 minutos y esa es la atención promedio de los chicos hoy en internet?

Creo que la idea de un canal de TV para ver videoclips ya quedó un poco obsoleta. Antes esperabas a que sean las 3 de la tarde para ver el videoclip que te gustaba, hoy nadie esperaría eso; lo ves en el momento que querés en la compu o tu celu. Lo mismo pasa con la radio para escuchar música, hoy te hacés tu playlist y aparte de tener un millón más de opciones para elegir, escuchás lo que querés cuando querés.

Cómo es la conexión con los músicos para los videos que hiciste, tienen alguna reunión antes, te marcan algún limite de lo que ellos quieren o no quieren, o hay libertad absoluta en cuanto al proceso creativo? 

Siempre hablo con los músicos antes de empezar a trabajar un videoclip. Casi siempre son artistas que me escriben directamente porque vieron lo que hago y les gustó, entonces ya partimos desde un lugar que está muy bueno para trabajar y en el que hay mucha libertad. En general los videoclips son piezas que se hacen por amor al arte porque no suele haber mucho dinero y se termina poniendo mucha energía, contactos y ganas para que salga como uno quiere. Por eso suelo elegir videoclips que me motiven mucho y se sientan más como una colaboración donde haya libertad para trabajar y no como un encargo.

Tanto cortos, como videoclips o fashion films los trabajo de la misma manera. Siempre me gusta empezar con una historia que me ayuda a ir trabajando toda la estructura y los elementos que formarán la pieza. Por suerte hasta ahora no he tenido que trabajar con artistas o marcas que no me gusten y me gustaría poder seguir así. De esa manera casi nunca hay choques entre lo que quiero hacer con lo que me piden.

“Me gusta encontrar chicos en internet y escribirles. Muchas veces se terminan copando.” Cómo es el proceso de conocimiento con los chicos que fotografiás y los que participan de tus videos, son modelos, actores o nada de esto?

La mayoría no son actores ni modelos. Son chicos que contacto por Instagram o Facebook y les explico el proyecto. Muchos ni responden y otros se interesan: algunos porque les da curiosidad participar en un proyecto así y otros simplemente porque quieren fotos nuevas para su Instagram. Últimamente estoy viajando mucho y ésta es la forma que más me gusta y funciona a la hora de buscar chicos para retratar, ya que son chicos a los que nunca llegaría haciendo un casting.

Con las locaciones pasa lo mismo, forman parte de la misma aventura o son espacios planeados?

Depende del proyecto. Las locaciones son para mi junto con el casting una de las cosas que más me importan a la hora de trabajar. En general para hacer fotos me gusta más que me sorprendan, suelo decirle a los chicos que me inviten a sus habitaciones, a sus barrios, a sus rincones de la ciudad. Para rodar, en general, por lo que implica un rodaje, son espacios que están mucho más planeados. Por eso cada tanto me gusta agarrar una cámara vieja, de esas que la gente se llevaba de viaje e ir a grabar a estos lugares sin saber qué me voy a encontrar, con estos chicos que no conozco.

Qué te pasa con Argentina, cómo lo ves desde afuera?

Es raro, me encanta Argentina, viví casi toda mi vida ahí y me siento muy identificado con muchísimas cosas de allá, sin embargo hoy no volvería a vivir allí. Veo a Argentina como algo del pasado, a veces con bastante nostalgia. En relación a mi trabajo, siento que si me hubiese quedado allá no hubiese tenido todas las oportunidades que se me dan estando en Europa, veo que se hacen cosas muy buenas y que hay mucho talento pero siento que es más difícil dedicarse a lo que te gusta y sentirte apoyado y libre para crear.

A nivel de las estéticas de calle y barrio que estás experimentando allá, los suburbios nuestros te podrían dar mucho en es sentido. Imagino un Leo Adef en Lugano..

Me encantaría. Es algo que tengo ganas de hacer hace mucho tiempo. Así que si alguien en Argentina está leyendo esto y quiere rodar algo conmigo allá que me escriba 🙂

Cuando hablás de las limitaciones y la avanzada de la cultura hetero sobre la cultura gay en los aspectos mas ínfimos de la vida como puede ser una app de chat, no crees también que hay una idea cada vez mas aceptada y legalizada de parecerse a la cultura dominante, imitándola en sus actos? 

Totalmente. Creo que si vamos en esa dirección no estamos avanzando a ningún lado sino normalizando. Por eso creo que son peligrosos los discursos que se basan en el amor y las nuevas familias por ejemplo, creo que nuestra responsabilidad es visibilizar la diferencia y no adaptar ni adoptar modelos que ya tanto mal hacen. Es algo que estoy intentando sumar también a mis trabajos.

Crees que vas a poder salir de tu Manifiesto inicial en algún momento, salir de mostrar la juventud?

Seguro que sí. Eso fue un punto de partida, lo que necesité hacer en ese momento y así como vaya creciendo, experimentando y aprendiendo, pretendo ir incorporando todo eso en mis trabajos también.

@leoadef