En Perú, el número de corridas de toros se ha triplicado en los últimos años. Las corridas de alto perfil tienen lugar en Lima, pero el verdadero semillero está en los pueblos del interior. En San Pablo, una fiesta religiosa anual que celebra el cumpleaños del patrono San Juan continúa con el culto taurino al sacrificio, la muerte y la danza.

La celebración de una semana en San Pablo es uno de los numerosos eventos locales que combinan el nacimiento de Juan el Bautista y el Festival del Sol. La corrida ocurre dentro de la nueva plaza de toros situada en la entrada de las ciudades. Como ocurrió durante muchas generaciones, todo el pueblo llega vestido como si fuera a una fiesta.

Los toros usados en estas corridas rurales tienen más años; aunque menos dramáticos, los toros más viejos también son impredecibles y más peligrosos. Y con el dato que la mayoría de los toreros no son de la región de los Andes Ceja de Selva, que se eleva a casi 9.000 pies sobre el nivel del mar, deben adaptarse rápidamente a la altura para que no se conviertan en presa de los toros.

El fotógrafo Daniel Zvereff creció en Portland, Oregon. Hijo de rusos que emigraron a los Estados Unidos en 1951 después de décadas de exilio sin estado en China. Actualmente reside en Brooklyn.