Por Giulia Ricciotti  (@giuliaricciotti)

La exhibición sobre Joel Meyerowitz Why Color? en la famosa galería fotográfica de Berlin C/O Gallery, fue absolutamente increíble.

Meyerowitz, nacido en 1938 en Nueva York, es considerado desde siempre como uno de los pioneros de la fotografía en color. Antes de él, de hecho, la reputación en fotografía se daba solo en términos de blanco y negro, y lo que era a color se trataba como algo demasiado sencillo (Hiroshi Sugimoto). Ya Fred Herzog, otro gran representante de la fotografía contemporánea en color, se había dado cuenta de cuando el color y sobre todo el uso de una particular película fotográfica, la Kodachrome, podía ser visto bajo una nueva luz.

Inspirado por las fotografías de Robert Frank, en 1962 decidió dedicarse a esta nueva profesión después de haber abandonado su trabajo como graphic designer. Con una sola cámara compacta empieza a sacar fotos en blanco y negro en su ciudad natal. Lo que lo atrae es la cotidianidad y las situaciones en la calle. Perdido en la masa neoyorquina, Meyerowitz retrata todo lo que para él resulta gracioso o llamativo y lo muestra a los espectadores como si fuera a través de una ventanilla.

El problema de la época era que, durante mucho tiempo, la fotografía y mas el fotoperiodismo, eran considerados solo en blanco y negro, y el color no era visto con la misma profundidad artística. A pesar de eso, Meyerowitz quiso experimentar y con el tiempo se convirtió en uno de los mas grandes influencers de su época.

Cómo sería la fotografía sin el color? Al contestar a esta pregunta, Joel Meyerowitz empezó su primer gran trabajo fotográfico en 1968. Compró un auto y junto a su mujer recorrió a lo largo de un año entero toda Europa, desde Inglaterra a Francia, pasando por Alemania, Italia, ex Yugoslavia, Grecia, Hungría y Marruecos. Con el solo dos cámaras, una con un rollo cargado en color y la otra en blanco y negro. Sacó más de 600 películas y la mayoría de los fotogramas retrataban la misma escena, pero una en color y la otra en blanco y negro.

Meyerowitz quería demostrar cuál podía ser la gran diferencia si se sacaba en color y lo que se podía aportar a la imagen. Su trabajo fue un verdadero corte con las reglas fotográficas y convencionales del tiempo. Se convirtió así, junto a Fred Herzog, en uno de los mas grandes pioneros de la street photography en color.

Toda la muestra en la C/O Gallery pasa a través de su conversión artística en los ’70, con las tomas en blanco y negro y colores de su viaje en Europa, hasta llegar a su contribución en el desastre del 9/11. Meyerowitz fue de hecho el único fotógrafo que pudo entrar en el lugar del desastre del Ground Zero después de la caída de las Torres Gemelas.

La exhibición termina con las maravillosas fotografías de luz inusual day/night de Cape Cod in the East Coast conocidas como una de las mas emblemáticas de la fotografía contemporánea.

Para Meyerowitz lo primero es la luz. Después viene todo el resto. Fascinado por objetos banales que veía como interesantes, era capaz de transformar una botella común en algo maravilloso solo usando la luz, el color y los juegos de sombras. Sabía cómo transformar una situación normal en algo que te descolocaba, entender la fotografía no solo como una simple representación sino mas bien como una posibilidad de transformación.

El humor, a la vez, venía usado como marco. Meyerowitz tiene un gran sentido del humor, se divierte en sacar fotos por la calle y capturar situaciones que considera divertidas. Es por eso también que siempre admiró muchísimo a Martin Parr, por su mismo sentido del humor.

La fotografía de Meyerowitz es potencia comunicativa en los colores y la muestra en la C/O Gallery no podía representar de mejor manera el trabajo de un fotógrafo que siempre pudo transformar el color en verdadero lenguaje.