No hay forma de evitarlo: el legado de Michael Jackson parece tratarse tanto de ser un depredador sexual como de su música. En unos meses se cumplen diez años de su última conferencia por la serie de 50 shows con entradas agotadas que iba a dar en el O2 Arena de Londres. Luego Jackson sufrió un infarto y murió por una sobredosis de Propofol y Benzodiazepina, a menos de tres semanas para el estreno. Por estos días su familia lejos de celebrar su aniversario, parece tener otros planes.

Michael Jackson’s Estate acaba de demandar a HBO, alegando que los engañó después de prometer que no tomaría las fotos de MJ, como hicieron para el próximo documental «Leaving Neverland» a estrenarse en marzo y los daños de la demanda podrían exceder los US$ 100 millones.

The Estate dice que HBO firmó un contrato que incluía un acuerdo de no desprecio con Jackson en 1992 cuando la cadena transmitió «Live In Bucharest: The Dangerous Tour». En el contrato, había una disposición de no menosprecio, que incluye esto: «HBO no hará comentarios despectivos con respecto al Performer ni a ninguno de sus representantes, agentes o prácticas comerciales, ni realizará ningún acto que pueda perjudicar o desacreditar para disminuir en estima la reputación o la imagen pública del artista».

HBO, rápida de reflejos, le respondió a la familia y le dijo a TMZ que a pesar de los esfuerzos desesperados que se tomaron para bloquear el documental, «nuestros planes permanecen sin cambios. HBO seguirá adelante con la emisión de LEAVING NEVERLAND, el documental en dos partes, el 3 y 4 de marzo. Esto les permitirá a todos la oportunidad de evaluar la película y las afirmaciones por sí mismos».

La carta a HBO se dirige al director Dan Reed, afirmando que presentaba a dos supuestas víctimas de abusos cuando eran menores, Wade Robson y James Safechuck, y se negaron a contactar a cualquiera que los desacreditara. Y, la carta lo deja claro, hay muchas personas que hacen eso.

La carta dice: «The Estate pasó años litigando con Robson y Safechuck, y cuatro juicios diferentes de estos dos hombres fueron desestimados. Hoy, Robson nos debe casi 70 mil dólares en costos judiciales, y Safechuck miles de dólares también.»

Y, la carta continúa, señalando que luego de la muerte de MJ en 2009, Robson dijo que Michael fue «una de las razones principales por las que creo en la bondad pura de la humanidad». En cuanto a por qué Robson cambió su historia, según la familia creen que se enojó cuando lo rechazaron como coreógrafo para el Cirque du Soleil, de temática MJ.

Michael Jackson junto a Macaulay Culkin en un viaje a Islas Bermudas, en West Indias, 1991. © REX Features/Shutterstock /The Grosby Group

Mientras la familia insiste que el documental es un «linchamiento público», del otro lado de la barra, dicen que hay una larga historia de acusaciones serias que dan cuenta de un comportamiento perturbador por parte de MJ, así como millones de dólares pagados en acuerdos (en 1993, Jordan Chandler, un joven que acusó a Jackson de abuso sexual, retiró la acusación luego de un acuerdo por US$ 20 millones), aunque quizás nunca sepamos los nombres de las verdaderas víctimas.

El documental en cuestión fue presentado oficialmente en el festival de Sundance este verano, y fue muy celebrado por el público que lo pudo ver. Los dos protagonistas Robson y Safechuck subieron al escenario después de la película y recibieron una ovación de pie. Hicieron una breve sesión de preguntas y respuestas y en un momento dado, Robson rompe en llanto al describir tener visiones de Michael abusando de su propio hijo. Habla de ir a terapia y decirle a su familia la verdad.

Algunas de las pruebas en la película utilizadas para respaldar las acusaciones contra MJ incluyen «notas de amor» para ambos chicos junto con mensajes de voz.