Volverse de culto lleva tiempo, cocción lenta, amor propio y mucha alquimia. En poco más de un año el Club de Regia tiene agenda propia y una serie de magias muy íntimas que hacen que durante el tiempo que estés allí, no sabés lo que puede pasar. Como el Aleph, un punto donde convergen todos los puntos, las mil y una noches.

Lo que hicieron fue algo que se ve y parece un restaurante, cuando en realidad estás experimentando una sinergia que va más allá. Es que el underground está en todos lados pero atiende en los escondites de Buenos Aires. Y está en el corazón de la gente que viven una vida creativa, inusual y non-comercial. 

Para eso han concebido un lugar que permite conjugar la más variada coctelería internacional, licores y spirits con la excelencia de la cocina gourmet enriquecida con toques mediterráneos, todo con un concepto totalmente minimalista pero con platos abundantes. Es en definitiva, un espacio multidisciplinario donde conviven la cultura gastronómica, la cultura de los vinos y cócteles, con la subcultura artística.

En tiempos violentos, cuando los sueños y la realidad se resquebrajan, todavía son necesarios lugares en los que refugiarse, ser uno mismo y comportarse como venga en gana.

Mundo mágico, mundo marino y Duchamp koreano en los baños, son los tips (bancate el spoiler). La noche porteña con sus héroes y tumbas all inclusive, la farándula con gintonics en barra, si lográs conmover a la gente, estás en otro plano. Otros planos, otros platos.

La fiebre de un sábado azul y un domingo sin tristezas. Mucho de este mundo marino-mágico-duchampista tiene que ver con la programación musical boutique, curada por Facundo Pellegrino, anfitrión de la casa. Puede abarcar desde una cena show de tango hasta las veladas tech sci-fi de Dj Mascarpone, de piano sessions a Dj Sets, de un cuadro de John Mc Cam a otro de Diego Roa, de Yung Beef a Iara Kaumann Madelaire, de rocks para Hell Angels que vienen por porrones de Grolsch y rabas hasta flamencos exquisitos de el Cigala sonando de fondo para maridar el Atún rojo grillado en aceite de jengibre.

Te esperamos está noche y todas las demás !!!

A post shared by Paraná 923 (Recoleta) (@clubregia) on

Pero la excusa para que hablemos sobre lo que está pasando en Paraná 923, son las nuevas cartas mágicas donde se puede apreciar una apuesta al río, con el mar esta vez de fondo. También una consigna a la altura de las circunstancias: se habla de un menú Popular de Lujo.

La nueva carta comienza con una oferta de snacks rápidos que se pueden acompañar con algún trago: Pincho de langostinos con panceta ahumada acompañados de papas al pesto, tortilla de mar, gambas en panko con alioli, hamburguesa de mar con papas fritas o ensalada. Y para compartir, mejillones al ajillo, picada de mar y empanaditas también de mar. Todos menos la picada ($350), rondan los $120.

Nicolás D’Angelo es el head chef del Club desde su fundación. “La nueva carta nos trae una variedad de platos con productos locales y lo tradicional de la cocina fusión clásica de bodegón de nuestro país. La incorporación de pescados de río argentinos nos da la oportunidad de tener un contacto con clásicos que ya nuestros antepasado consumían tanto en el norte como en el sur de este país. Es una tendencia que está en aumento tanto a nivel local como en el exterior”.

Hablando de ríos, las novedades tienen que ver con los platos Principales. El pacú de Misiones con espinacas, piñones y tomates secos. Y por otro lado, el sandwich de pejerrey al roquefort con vegetales grillados, rúcula y papas fritas. Sigue Nicolás: “El pacú como el pejerrey son dos claros ejemplos de lo mencionado; platos frescos, de producto, que tratan de llegar a la mesa con todo su sabor característico, del río a la mesa”.

Pero el mar sigue moviendo las aguas del Club. Esta vez con una Cazuela de mariscos con papas, Rissotto al azafrán con gambas, Spaghetti italiano con gambas y el plato estrella Michelin: el Atún rojo grillado en aceite de jengibre que puede ser acompañado con un salteado de vegetales y semillas o directamente con puré de zanahoria. “Lo novedoso de tener un pescado como el atún rojo en un menú en Buenos Aires hace que sea nuestro plato insignia, el cual sigue vigente en cada cambio de carta por su demanda”.

Cuáles fueron las prioridades en este tiempo al frente de la cocina de Club Regia?

Trato de apuntar a una cocina de producto, donde el protagonista es la frescura y los sabores originales. En mis platos encontrarás variedad de vegetales que a mi criterio le aportan mucha de esa frescura que intento plasmar, trato de intervenir lo menos posible en el producto, para llevarlos a la mesa de una manera lo más natural posible.

Tu ingrediente favorito?

La sal de mar, hace que los alimentos realcen su sabor original.

Es complicado desde adentro dar una visión despojada pero en pocas palabras que nos podés decir sobre la nueva propuesta “Popular de lujo”?

Creo que tiene que ver con lo que ya el Club demostró: que todos podemos comer bien, rico y sano sin necesidad de pagar altas sumas de dinero y que el acto de comer es tan de todos como el derecho a la recreación y a ser felices.

Los tragos y vinos ocupan un lugar de privilegio con el fin de maridar todas las opciones y momentos en el Club. Alta cocina que va de la mano con gintonics y tragos de autor que son los sellos distintivos. Y una carta de vinos de las mejores bodegas boutique de Argentina con la familia Vicentin al tope de la carta con botellas que van de los $250 (Reto) a $1000 (Maldito) en tintos. En blancos, la sorpresa está en el Blanc de Malbec, un blend exquisito y único en el país, de Vicentin. La bodega Sottano completa con, entre otros, su Cabernet Sauvignon Reserva ($450).

Detrás de la barra salen los cocktails armados por el bartender Germán Gamarra, con una Carta de clásicos dominada por el Negroni, Old Fashioned, Pisco Sour, Jägerbomb, Cynar Julep y Aperol Spritz, entre otros. La Carta de tragos de autor también se renovó con la presentación del LYNCHBURG REGIA y MARYLIN’S CANDY, que se suman a otras delicias como el SMOOTH TONIC (gin Apóstoles, Cinzano rosso, syrup de eucalito, pomelo y tónica Pulpo blanco) o el tremendo BLOODY REGIA (con tequila, jugo de lima, salsa de soja, tabasco, sal, pimienta rosa, pimienta negra, jugo de tomate, decorado con apio y camarones!).

Por momentos Manhattan, por momentos la Clotta en El Cielo, por siempre sublime refugio de outsiders, dazed and confused by the clubbing telepathy, street drinking, and slang, sexy nights, night buses, night trains, sake style, afrobeats, internet drugs, shufflers, pre-drinks, afterparties, iPhone meph mirrors, rave nostalgia, rave gangsta, rave martyrs, easy sex, tough love, mi amor no entendés nada!

Cambiando lo amargo por miel y la gris ciudad por rosas, forasteros y fieles tienen su refugio con mucho fush fush & cocktails. La cuenta insaciable del club en Instagram es un viaje en sí mismo (y útil para aprender sobre los specials de cada noche).

Abierto de miércoles a sábados por la noche l Reservas al 11 3973-1485 l Paraná 923 Buenos Aires