No era aún el artista más escuchado de Spotify ni había llenado cuatro Gran Rex. Ya pisaba fuerte en YouTube y en el runrún de la escena. Hasta su lugar en el mundo, en la capital cordobesa, viajamos a encontrarlo. Fue un viaje hacia el territorio que vio nacer y curtirse en batallas callejeras a un cantante que en pocos meses dejó atrás las plazas públicas para encerrarse en estudios a grabar los simples que hoy arrasan en views y escuchas. Simple también es él. Londra no parece tocado por el éxito frenético, no hay camuflaje ni escapismo en su bio, sino alguien aún con la cabeza en el barrio donde el acento y el “culiao” aparecen seguido por las charlas que se dieron con el equipo de redacción de Regia Mag y con Gato Suaya, el fotógrafo a cargo de las capturas en una cancha de básquet de la ciudad. Lejos de la parafernalia de los raperos, en su mundo dejó en claro que no hay fórmula sobre cómo mantenerse positivo en el juego en el que está metido. Solo hay que saber dejar fluir la trampa.

Trascendió del freestyle de las plazas en competencias como El Quinto Escalón y rápidamente se posicionó como la figura más fresca de la música argentina. A fuerza de trap, hip hop y colaboraciones crossover con artistas regionales ligados al pop como Becky G o Piso 21, alguna vez fue descrito como “el chico bueno del rap”. Con una voz peculiar, admiración por Eminem y un estilo propio que esquiva la violencia y las drogas, el “gordito blanco que se come toda la escena”, como él mismo desafía, se completa con rimas cargadas de buena energía y agradecimiento. “Quiero meter temáticas que mucha gente no mete. Casi nadie canta que está feliz. Dicen ‘Ahora soy malo’ y cosas así. No sé si es porque vende más, qué se yo. A mí me dan ganas de hacer eso que nadie hace”, declaró a Billboard AR en abril.

“Me siento invencible, bro”. Desde su inicio, Paulo –20 años– da siempre el paso más importante de su carrera. Todo el tiempo pasan nuevas y sorprendentes cosas en su trayecto. Hit tras hit, el cantante de “Nena maldición” no para de crecer y de cosechar elogios. Artistas de la talla de Daddy Yankee o Bad Bunny lo nombraron como la gran esperanza de la música sudamericana, y su expansión internacional está en pleno proceso de la mano del promotor colombiano Kristo, y siempre junto a su socio musical, Daniel Oviedo alias Ovy on the Drums desde su base en Medellín, meca del movimiento urbano.

“Si, total, yo lo que quiero lo consigo. Así que no me digas que estoy perdido”, establece. Y remata: “Si tengo a Dios, si tengo amor llenándome este vacío”, confiesa en “Relax”, su primer video que hoy suma más de 40 millones de reproducciones en YouTube.

REGIA: ¿Qué recordás de “Relax”?

Nació por el premio de una competencia, ya no era pasar la gorra. Era una grabación en el estudio CBArte en Córdoba con Biblio El Nagual. Me acuerdo de que estaba al mango con la música, como siempre, improvisando en mi pieza, y me dije: “¿Por qué no probamos?”. Ahí escribí algo, me busqué un beat en YouTube [“Patience”, del holandés Teun de Kruif, más conocido como Tantu Beats], lo grabé y lo primero que hice fue mostrarles a amigos como Alan, quien hoy en día es mi DJ y me acompaña a todos lados. Él me dijo que sí, lo tenía que sacar, estaba bueno. Tenía que animarme. Si me daba placer hacer música, que lo soltara, no tenía que darme vergüenza lo que a mí me gusta hacer. Así fue.

Ahí empezó todo. El video se subió hace menos de dos años. Y desde ese momento Londra picó en punta. Dicho en lenguaje del básquet –su deporte favorito–, metió varios triples. Antes de la primera ola latina liderada por Gloria Estefan & la Miami Sound Machine, Luis Miguel o Julio Iglesias, solo anteriores propuestas como Mercedes Sosa, León Gieco o Astor Piazzola habían logrado trascender fronteras de manera global. En la segunda camada, la aparición de figuras como Shakira, Santana, Ricky Martin, Thalía, Maná o Juanes lograron una globalización que ni Soda Stereo, Los Enanitos Verdes o Los Fabulosos Cadillacs alcanzaron. Por eso no deja de sorprender el alcance que el ahora llamado “el argentino más escuchando en Spotify en todo el mundo” está logrando.

Paulo es distinto y se reconoce en él una inteligencia emocional muy concreta, libre de prejuicios y ataduras, con la cual encara objetivos ambiciosos. En una de sus primeras y pocas entrevistas, dijo: “La nueva generación nace escuchando esto, llega a los 15 años y el trap no le suena incómodo, lo tiene bien digerido –explica–. En cambio, que le hagas escuchar trap a alguien de 30 o 40 años, y le guste, significa que el artista la está rompiendo. Eso me encanta”.

REGIA: ¿Por qué elegiste sacar “Adán y Eva” sin colaboraciones?

Gracias a Dios tengo libertad para elegir qué música lanzar con mi equipo. Vi que ese ritmo y ese flow sonaban frescos, me gustaron, y me lo imaginaba para el momento que yo estaba. Le tenía mucho sentimiento a esa canción y necesitaba lanzarla. ¡Quería mostrarla! Me gustó mucho la letra que pude plasmar. Soy de los partidarios de que hacer un feat no es algo sencillo. Hay que coincidir en los tiempos, se tienen que dar dos ganas al mismo tiempo y que se junten en un lugar. Entonces, es más rápido sacar un single solo. Tenía, más que nada, ansiedad y mucha emoción por “Adán y Eva”. Me gustó lo que creé ahí. ¡Tenía que sacarlo! Obviamente, estoy siempre sorprendido por cómo la gente recibe las canciones. Opinan y tiran sus críticas. Me encanta ver las videorreacciones. Eso me hace muy feliz. Los números en los charts me ponen recontento. Me da ansiedad de ir a la calle y ver la reacción de la gente. Porque ese número en el chart plasma cómo están sintiendo ese tema, lo quieren, lo viven, cómo lo bailan... Y se ve. Ese número es real. El día de mañana, en un show, le ponés play y la gente lo canta, lo grita, le gusta. Siempre estoy agradecido por hacer música que me guste a mí, y gracias a Dios, que le guste a la gente. No puedo pedir más nada.

Sus números son impresionantes. Además de sus casi cinco millones de seguidores en Instagram, es el artista argentino más escuchado en Spotify y el que figura más arriba en el nuevo Billboard Hot 100 de la Argentina, que mide todas las plataformas, radios, TV y medios de comunicación, YouTube incluido. Existe, además, otro punto fundamental que no les ocurre a todos los músicos que fueron emergiendo: sus estadísticas digitales se trasladan a la venta de tickets. Por primera vez, en la Argentina, un artista nuevo, sin álbum editado, logra semejante repercusión. En esa carrera también aparece Duki, de quien se diferencia casi como el yin y el yang, pero con el cual hay respeto mutuo. El último single, “Chica paranormal”, lleva acumulados 72 millones de streams en Spotify y más de 145 millones de reproducciones en YouTube. Por otra parte, su colaboración con la popstar Becky G, donde se unieron para lanzar “Cuando te besé”, logró en menos de un mes sumar más de 310 millones de reproducciones en YouTube, el video de un artista argentino con más reproducciones de toda la plataforma. En este contexto, está listo para avanzar, sin dejar de lado lo que más le interesa: ser feliz y transmitir esa felicidad. “Parece que estoy relajado, pero cada vez que me voy a dormir pienso que todo esto es muy loco. No soy de analizarlo, solo quiero disfrutarlo”, comparte.

El artista cordobés agotó cuatro shows el 28 y 30 de septiembre, y el 12 y 13 de octubre en el Teatro Gran Rex, además de sus conciertos en venues de Córdoba, Rosario, México y Santiago de Chile. Esto es algo inédito para un artista nuevo que aún no publicó ni un solo álbum y que describe cómo la música en la Argentina está cambiando radicalmente sus códigos. Todos fueron en el marco de su gira #LeonesConFlow producida por Lauría Dale Play, en una asociación con la que evolucionó en performance, profesionalismo y puesta en escena. Está claro, Londra necesita montar un show en clave exportadora.

REGIA: ¿Cómo vivís la expansión de tu carrera?

La vivo impactado y alegremente por lo demasiado que se consiguió en poco tiempo. Me llegan mensajes de distintos países todo el tiempo, y eso me deja muy contento.

REGIA: ¿Por qué elegiste a Ovy para trabajar tu música?

Un socio musical en mi caso no lo elijo, sino que se da así. Nos dimos cuenta de que funcionamos. Para mí, es un hermano y una persona, un pilar más allá de lo musical. Obviamente, en la música es un honor y un gusto trabajar al lado de él. Me parece que lo principal es la química y tener una misma escala de valores para encajar y poder funcionar.

REGIA: Sabemos que estuviste un mes instalado en Medellín trabajando con productores y otros músicos. ¿Qué cosas aprendiste allá y por qué elegiste vivir esa experiencia?

En Colombia aprendí demasiadas cosas. Lo mejor de todo es que no fue solo a nivel musical y profesional, sino también cosas de la vida. Eso es muy lindo. Por eso Colombia, y más específicamente Medellín, son lugares muy importantes para mí. Elegí ir allí porque me llegó una propuesta laboral seria, me arriesgué, fui, probé y la verdad es que nunca me arrepentí.

REGIA: La colaboración Te amo”, con Piso 21, mostró una faceta tuya más masiva, pop y regional. ¿Lo tomaste como un riesgo? ¿Tuviste en cuenta lo que podían llegar a interpretar otros músicos?

Nunca lo vi como un riesgo. Es una canción que me encanta musicalmente. Viví como un honor y un gusto enorme hacerlo con artistas tan talentosos. A pesar de tener amigos que son bien under, arraigados al rap, para mí no hay nada más rapero que hacer rap donde por lo general no lo hay. Entonces, tiré mi estilo fresco, hice lo mío ahí y salió un lindo tema.

REGIA: Después de Niceto y tus últimas presentaciones, se nota que se fue armando un repertorio y que el show va requiriendo mayor dimensión. ¿Te pone nervioso este tipo de responsabilidades? ¿Se puede mantener el espíritu amistoso que montás arriba del escenario?

Da nervios y un poco de miedo pasar de una plaza en donde te miraban todos, pero gente conocida, a un escenario solo, parado ante miles de personas. Sin embargo, es como una fiesta de cumpleaños. Viste que vos organizás todo para que vengan tus amigos, te ponés nervioso y no querés que falte nada, y en cuanto llega el momento, se te ponen los pelos de punta. Pero cuando ya estás ahí y decís “hola” y la gente te responde, ¡chau!, es el momento más lindo.

REGIA: Entre tantas apariciones que están renovando la escena en la región, muchas están orientadas al trap. ¿Por qué creés que se está imponiendo el género? ¿Pensás que tiene vida a largo plazo?

Este estilo se está imponiendo porque alguien muy versátil, y que sea un poco loco, puede hacer muchas cosas con un beat de trap. El estilo es muy maleable y se presta para hacer muchas cosas. Los BPM y las bases casi siempre permiten hacer locuras con la lírica. Para mí, el género tiene para rato.

REGIA: ¿Cuál es el secreto para no repetirte a vos mismo y seguir sorprendiendo?

Hay que ser uno mismo y no limitarse por nada. Es agarrar un cuadro y pintar suelto. Con fe. Entre más suelto lo hagas, mejor va a ser. El ser humano tiene mucho para dar. Si te sentís libre, va a salir una buena obra de arte. El ser humano es increíble.

REGIA: Si tuvieras que enumerar tus principales objetivos hoy: ¿por qué lado irías? ¿Es fácil mantener los pies sobre la tierra?

Mis objetivos más importantes son estar feliz con lo que hago y con lo que digo, porque quiero transmitir felicidad, y para lograrlo, tengo que estar feliz. Quiero estar bien con mi familia y con mis amigos, y nada más.

By Regia Mag & Billboard AR
TXT: SANTIAGO TORRES
PH: @GATOSUAYA

Previous articleHOMECOMING
Next articleROMA
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.