Dima Komarov (21) nacida en 1997 en la República de Mari-El, en Rusia, es una fotógrafa autodidacta y con una trayectoria de trabajos que parten de visiones post-soviéticas donde dominan todo sus amigos, una galería de personas entre el 35mm y la 9mm. Ahora viviendo en San Petersburgo fue ganando un seguimiento de culto en su cuenta de Instagram por sus imágenes inclusivas, a veces subversivas, de los jóvenes en su ciudad natal, tomadas con una Canon 600d que su madre le compró, durante tres años.

Sus amigos y compañeros en San Petersburgo, la mayoría de ellos filmados en su entorno natural, ya sea en las calles de la ciudad o en la intimidad de sus casas, con ropas ancladas en los 70s y 80s en el contexto del auge del conservadurismo político en el establishment de la Rusia de Putin, sus imágenes representan la actitud y el espíritu de una generación joven que lejos de estar perdida se encuentra en una búsqueda con rupturas a la vista.

“Quiero que mis modelos sean muy naturales en mis fotos. Quiero que no tengan miedo de ellos mismos “. Inspirada inicialmente por el espíritu libre del skateboarding, Dima se sumergió rápidamente en una serie de escenas musicales: primero fue la cultura rock, luego el hardcore punk y más tarde el lo-fi a través de la cual reunió a “muchos amigos que hacen música contemporánea interesante”. Estas escenas son los puntos de partida para sus retratos, que se centran principalmente en su grupo de amigos en San Petersburgo y, ocasionalmente, los modelos que encuentra en la plataforma de Instagram.

“Al principio, solo fotografiaba a mis amigos con su ropa de todos los días sin ninguna idea particular detrás”, dice Dima. “Más tarde se convirtió en tomas completas de estudio con make up y estilista y un concepto fuerte, lo que siguió siendo igual es que la mayoría de mis modelos son mis mejores amigos”.

“La juventud rusa se está volviendo cada vez más parecida a la occidental”, afirma Dima. “Pero siento que todavía está por llegar un boom global de la cultura joven de Rusia porque todavía podemos sentir la presión y los prejuicios de la generación anterior. También vivimos bajo un duro control por parte del gobierno, lo cual no es fácil; el gobierno no quiere apoyar ni entender a los jóvenes “.

Previous articleRICK OWENS SS19
Next article¿QUÉ ESTÁ HACIENDO UBER EN ÁFRICA?
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.