Activistas defensores de los derechos de los animales comenzaron una campaña viral permanente con foco en las principales redes sociales, para cuestionar el uso excesivo de pieles de animales silvestres por parte del diseñador.

En la bio de Artemis, ya deja en claro algunos datos y un orgullo especial en su trabajo con las pieles: “Nació el 7 de septiembre de 1991 en Ushuaia, Tierra del Fuego. A los 17 se mudó a Buenos Aires donde comenzó a emprender con sus diseños al margen de cursar en
La Escuela Argentina de Moda y la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se encuentra finalizando sus estudios en FADU. Con especialización en área de molderia y transformación de moldes. Santiago Artemis es el ganador del concurso internacional de pieles FACIF 2015 junto con Saga Furs Scandinavia”.

Uno de los grupos que se encuentra escrachando a Artemis y sus diseños basados en pieles de animales, se llama Voicot, un colectivo artístico formado por fotógrafos, publicistas y escritores muy activo en las redes con 30k de seguidores en Facebook que viralizan noticias locales  sobre el tema en un país donde la carne está antes que la familia y también se interesan por causas internacionales con noticias como “Un niño vegano que sufría bullying se suicida después de que sus compañeros le tirasen trozos de carne” o las corridas de toros.

En su fanpage, se ocuparon de Artemis luego de conocerse la noticia de un diseño suyo de piel llevado por Lali Espósito: “Santiago Artemis tiene 25 años y es diseñador de moda. Pero como carece de la capacidad de empatía hacía las demás especies, su creatividad está empapada de pieles de animales. Es famoso, viste a gente con dinero y va a abrir un local en breve. Dale Santiago, abrilo y ponele mucha seguridad, porque mientras vos financiás la muerte y el dolor de otros animales, hay personas que luchamos para que eso deje de pasar y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que todo el mundo se entere el tipo de persona que sos. A nosotros nos bloqueó, pero acá les dejo su facebook”.

El repudio se extendió a las sucursales del diseñador en Facebook y también en Instagram, en donde los activistas lo llaman “asesino” recibiendo desde mediados de septiembre cientos de mensajes en cada publicación de los diseños sobre todo de aquellos que llevan piel de animal no sintética, con un nivel de odio caracteristico de los comentaristas y foros. Entre otras cosas, le decían “Asesino de mierda, lacra!”, “Ropa diseñada por un puto asesino”, “Insensible y creído, asesino y cómplice del sufrimiento animal, ojalá te hagan terrible hueco forro hdp”, “Santiago Artemis es un diseñador que atraviesa varios siglos porque decimos eso, porque utiliza piel de diferentes animales para generar sus diseños. Cientos de miles de animales son asesinados para satisfacer sus diseños”.

El grupo Voicot realizó un escrache masivo recientemente en el local de Artemis en Palermo. “Invitamos a todos a manifestarnos pacificamente en la puerta del local de Santiago Artemis, en contra del uso de pieles y a favor de los animales. Consigna: vestimenta negra. Ser puntual”.

A todo esto, el diseñador que se enorgullece que Katy Perry, Britney Spears o Charlotte Caniggia lleven sus pieles, reaccionó ante la ola de críticas que está generando su trabajo en un momento en el que las cuestiones de la naturaleza y los derechos de los animales son prioridad en la agenda del mundo del arte y la moda.

Esta semana, desde su Instagram y en medio de un viaje por Europa, Artemis dijo a través de un video que estaba al tanto de la polémica y que quería empezar a tomar más conciencia de los modos de producción de sus diseños. “En estos días voy a dar un gran cambio en la marca que va a hacer la realización de materiales sintéticos en su totalidad para poder lograr estos diseños que todos ven y les gusta. Quiero que pongamos en consideración que soy soy un chico que labura desde las 7 de la mañana hasta las 11 de la noche desde que tengo 16 años, nadie me regaló nada, no vengo de ninguna familia ni de ningún apellido extravagante, soy una persona totalmente sencilla en cuanto a mis intenciones, soy un laburante como cualquier otro. Me dedico a eso a hacer vestidos, a vestir a mujeres, yo no tengo relación con el proceso productivo, no tengo relación con la producción, sí del diseño cuando llega a mi atelier. Les pido paciencia más que nada porque cambiar una estructura de trabajo no es fácil de la noche a la mañana, quiero que nos llevemos bien no quiero problemas no me gusta la confrontación no me gusta la mala onda, soy una persona super simpática, todo eso que ven es lo que soy”.

Los videos están bien enfocados y es una reacción a tiempo de un Artemis sumergido en la máquina de coser y cada vez más en las bambalinas enjabonadas del mundo del espectáculo. Pero un diseñador que pretende estar en el mainstream no puede excusarse de ser un chico humilde ingenuo, un laburante, que tiene un total desconocimiento sobre de qué está hecho lo que diseña, qué historias hay detrás de esas pieles.