Por Braian Brown

Son los ochenta. En la tele hay programas de aerobics, infomerciales, y talk shows. También esta Sledge Hammer!, mezclada entre ellos, pasando desapercibida, y volviéndose de culto.

La cadena ABC la canceló el 12 de febrero del ’88, luego de su segunda temporada de malos ratings, con un final nostálgico, que parece dar pie a una tercera temporada que nunca se hizo. Pero la serie es hoy mucho más grande que entonces, al contrario de como suele ser.

David Rasche interpreta a Sledge Hammer. Sledge es un policia que concibe la ley y el orden de manera arcaica y violenta. De forma elemental. “Solo soy un policía, pero con mi arma, soy un policía peligroso”, dice. Por cierto, Hammer realmente ama a su arma.

Anne Marie Martin, es Dori Doreau, su compañera de patrulla, ágil, de buena presencia, sensual, inteligente, que sabe karate… todo junto.

Y el trío se cierra con Harrison Page interpretando al Capitan Trunk, el jefe gritón que odia abiertamente a Hammer, aunque en el fondo lo aprecia. Negro, de corbata desajustada y camisa arremangada. Clásico.

Hammer patrulla las calles de San Francisco junto a Doreau y combate en cada episodio, un criminal distinto, en tramas sencillas y caricaturescas cuya comedia reside principalmente en Sledge y sus lineas de texto que ponen en ridiculo al policía violento.

Su presentación de personaje sucede en un televisor, mientras el alcalde mira las noticias. Periodista: ¿Inspector Hammer diganos que sucedio?. Sledge: Me encontraba en este negocio cuando entraron dos hampones y nos amenazaron con escopetas. En ese momento desenfundé mi Magnum y los maté. Despues compre unos huevos, algo de leche, y algunas salchichas para coctel”. Explicito y efectivo.

Aquellos eran tiempos en que el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, eran moneda corriente… cuando no. Lo cierto es que en ese momento y como nunca antes, Sledge Hammer! puso en prime time su mirada cínica y burlona del abuso de la fuerza policial.

La serie amaba referenciar a sus contemporáneas películas policiales, hoy clásicas como Testigo en peligro, Robocop y Harry el sucio, solo que la versiones paródicas y exageradas que presentaba, no justificaban los métodos violentos de justicia, sino que se reía de ellos.

Hammer es divorciado, duerme con su Magnum en la almohada de al lado, se despierta por la medianoche sonámbulo para saludar a la bandera de EE.UU. en el televisor durante la típica emisión nocturna del himno y leyó solo la primera parte de La guerra y la paz. Sin embargo, esconde un lado sensible y vulnerable que solo algunos capítulos dejan ver, y en los que su siempre trunco vínculo romántico con Doreau, cobra protagonismo en la trama. Un gancho de serie de tv que en Sledge Hammer! tampoco podía faltar.

La primera temporada termina en una explosión nuclear que Hammer provoca accidentalmente, luego de decir su línea de diálogo característica, “confía en mí, se exactamente lo que hago” (Trust me, I know what I’m doing), seguido de una placa que dice “continuará… ¿la próxima temporada?”.

La segunda comienza con otra placa. “La siguiente temporada de Sledge Hammer, se lleva a cabo 5 años antes de esa explosión nuclear. Gracias”, pasando por alto el hecho de que Doreau y Hammer, se conocen en el primer episodio de la serie. Absurdo y concreto. Fiel al tipo de humor que maneja.

Ya cumplidos un poco mas de treinta años desde su ultima emisión, Sledge Hammer! es hoy, y ya desde que estaba al aire, objeto total de culto. Una joya de la comedia de TV que merece y se banca cualquier revisionismo.

Previous articleNOCHE ANIVERSARIO REGIA + OFF GARTEN
Next articleFIEBRE VERDE
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.