A unas 20 kilómetros de la capital de Armenia, Ereván, se encuentra la anticuada planta nuclear de Metsamor. La planta, ubicada en una ciudad también llamada Metsamor, fue motivo de preocupación por al menos dos razones: construida sin recipientes de contención y se encuentra en una zona sísmica. De hecho, fue cerrada en 1989 después de un devastador terremoto en una ciudad vecina. En 2011, National Geographic sugirió que podría ser la planta nuclear más peligrosa del mundo.

El fotógrafo Stafano Morelli visitó la ciudad en enero para documentar su forma de vida. Lo que encontró fue una población de 10,000 personas (1,000 que todavía trabajan en la planta) que viven en una ciudad de antiguos edificios soviéticos, atrapados en la suspensión entre las dudas y los miedos, entre la pobreza y la supervivencia.

Previous articleLOS DIVINOS: LA PRIMERA CAVA ORGANICA
Next articleBETA SUR OPEN 2018
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.