Existen muchas razones para visitar Munich. Mucha historia, mucha arquitectura, mucha noche, mucha movida cultural, mucho pretzel y mucha, mucha cerveza. Munich es donde se hace el Oktoberfest y donde está la Holfbräuhaus am Platzl, una de las cervecerías más importantes del mundo.  El destino perfecto para ir a beber. Sin embargo, hay una actividad bastante más sana (y bastante menos difundida) que se viene practicando en la ciudad desde fines de los años 60: el surf.

3147750458_03afb083a5_o

A fines de los años 60 los surfistas de Munich descubrieron que no necesitaban atravesar todo el país para practicar su deporte en el océano. En un sector del parque Englischer Garten, pasando un puente cerca del museo de arte Haus der Kunst, el río Eisbach hace una ola de cerca de un metro de altura. Al ser formada por el desnivel (artificial) del lecho del río en ese punto, la ola es constante y no quiebra, pudiendo ser surfeada tanto tiempo como resista quien esté sobre la tabla.

Hoy un gran número de surfistas se acercan al Englischer Garten para probar suerte con la ola, pero esta fue una práctica clandestina durante treinta años; recién en 2010 y a partir de la difusión del documental Keep Surfing,  la ciudad, que contemplaba nivelar el lecho para “demoler” la ola, decidió finalmente legalizar su uso para surf. Sin embargo, solo se permite el acceso a deportistas experimentados y con el entrenamiento suficiente para resistir el helado caudal del Eisbach, cuyas aguas fluyen a un ritmo de veinte toneladas por segundo.

Esta modalidad de surf urbano, que comenzó como una sociedad secreta, fue dando paso a lo largo de las últimas décadas a la creación de un punto icónico de la ciudad en la que se realizan campeonatos de los que participan surfistas de todo el mundo. Algunos surfistas locales que comenzaron a practicar en los años 60 en este lugar hoy siguen la costumbre y la transmiten a nuevas generaciones. Como ellos, la ola nunca se detiene, e invita a los surfers a desafiarla en todo momento, sin importar el horario ni el clima.

6519872089_26cdb7beb8_b 14247581070_dca0332a41_k 5782675403_d3be6630dc_b 6519810361_f12a55b211_b7506789594_769ff7508f_k

Texto: Maximo Pereyra Iraola

Via: messynessychic

Fotos: flickr

Previous articleJEW LOVE
Next articleTOMAS GOMEZ DEL FRESNO
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.