Al mirar su cuenta Instagram, se podría pensar que Jacqui Kenny ya ha estado en todo el mundo varias veces. Sin embargo, nunca ha estado en los lugares que muestran sus fotos de viaje. Desde hace diez años, cuando le detectaron agorafobia, ella sufre por la ansiedad y los ataques de pánico que le genera la idea de ir a los espacios públicos, a los espacios muy abiertos o incluso ir fuera de su casa. Si tomar el avión o el tren es imposible para ella, no significa que no pueda viajar y tomar fotografías increíbles, a su manera. De hecho, Kenny se pasea por el planeta a través de los autos de Google Street View. Gracias a esta característica de Google Maps, su problema se transformó en una cuenta de Instagram con una estética minimalista y desde septiembre expone en una galería en Nueva York.

De los miles de viajes virtuales que realizó Jacqui durante días y noches la convirtieron en una exponente de la posfotografìa, aunque los medios y los curadores de la muestra la presentan como una fotógrafa. “Me diagnosticaron agorafobia hace unos diez años, pero he vivido con ansiedad extrema y ataques de pánico durante más de 20 años. El viaje más pequeño puede parecer que estoy escalando el Monte Everest y cuanto más lejos estoy de mis zonas de confort, más ansiosa me siento”. Para Kenny, lo peor de la agorafobia es el miedo a lugares y situaciones donde la fuga puede ser difícil. Este miedo puede provocar un repentino ataque de pánico, que evita al no alejarse de su hogar. Algunos días son mejores que otros. En un día realmente malo, incluso caminar por los pasillos de un supermercado local es realmente difícil.

Antes de viajar sin viajar y de ser fotografa (de viajes) sin sacar una foto en diez años, se había mudado de Nueva Zelanda a Londres por un trabajo en una empresa de producción y marketing, The Rumpus Room, que luego cerró. En el trabajo, llegó a dirigir la empresa de marketing digital, pero sólo iba a las reuniones en la oficina que estaba a dos minutos a pie de su casa.

Lo que parecería ser un spot de Google, es nada mas y nada menos que una gran historia de la internet de estos tiempos: Encontrar una manera de viajar por el mundo sin salir de tu casa y ser considerada una fotógrafa sin sacar una sola foto.

Desde su casa en Londres (nació en Nueva Zelanda y tiene su familia allí), Jacqui Kenny explora el mundo con la ayuda de Google Street View, recorriendo ciudades rurales de Chile, Mongolia y Senegal, desiertos y también los suburbios norteamericanos. Luego, usando las capturas de pantalla, crea imágenes evocadoras con un punto de vista distinto.

La búsqueda es obsesiva. Explora cada calle de los pueblos que visita, un proceso que puede tardar días o semanas. Cuando encuentra algo interesante, lo evalúa desde todos los ángulos, toma varias capturas de pantalla y sigue adelante. Luego las edita ligeramente usando Photoshop y sus filtros favoritos de Instagram, ajusta la imagen hasta que esté satisfecha, y luego la publica en su página.

Su proyecto, que ella llama Agoraphobic Traveller, plantea preguntas sobre lo que realmente es la fotografía. Kenny no tiene una cámara, y ella no está físicamente en ninguno de estos lugares. Ella no se encuentra con la gente, disfrutando de la gastronomía local, ni camina por calles desconocidas. En lugar de eso, ella está mirando escenas congeladas en el tiempo, capturadas al azar: chicos atrapados a media velocidad; camellos en un desierto; magníficas sombras proyectadas por palmeras; caras humanas borradas por cuestiones legales; todo con un halo de misterio y aislamiento. Como artista, en lugar de presionar el disparador de la cámara, presiona el comando shift-4 en su teclado.

Durante los últimos dos años, Kenny ha “recorrido” el mundo desde su casa en el centro de Londres a través del Street View, con más de 27.000 capturas de pantalla a lo largo del camino. En su momento más intenso, su proceso implicaba pasar 18 horas al día extrayendo imágenes porque, dice, “el 99.999% de las cosas en Google Street View son terribles”.

El pánico también costó contarlo y su proyecto digital sirvió en cierto punto para abrirse más. “Sólo cuando empecé a publicar estas fotos fui más allá de contarle a mi familia y amigos muy cercanos”, dice.”Antes nadie lo sabía. Ahora la gente de todo el mundo lo ve y me escribe, compartiendo luchas similares, es increíble”.

Kenny ve una belleza única en lo que llama fotografía de Street View. “Me encanta el ángulo de la cámara, se ve todo tan extraño, la vista 360 e incluso las caras borrosas”, dice. “Todo me da una sensación de otro mundo.”

Más de 200 de las imágenes captadas por la pantalla aparecen en su cuenta de Instagram, el Agoraphobic Traveler , que tiene más de 67.000 seguidores. Todo esto la llevó en menos de un año a que durante octubre tenga su primera exposición en una galería de la ciudad de Nueva York, donde los visitantes pueden mirar sus fotos usando un par de anteojos VR. El espectáculo, que se extiende hasta el 15 de octubre (comenzó a fines de septiembre), también obligó a Kenny a viajar de verdad para su presentación.

Así que si estás en Nueva York, date una vuelta. Está en 39 Spring Street, NY 10012. Horario: Martes – Vie 10am – 8pm, Sáb – 11am – 10pm, Dom 11am – 6pm.

Image credit: Jacqui Kenny/Google