La base del optimismo es puro terror. Childish Gambino, el alter ego musical del multi-guionista y actor Donald Glover, acaba de romper YouTube con This Is America, que se estrenó el sábado y ya ha acumulado más de 60 millones de views. Dirigido por Hiro Murai, lo pone a Glover nuevamente derribando representaciones tradicionales de los afroamericanos en cultura popular. Está plagado de comentarios y señales sobre la violencia y la esclavitud, pero obviamente hay muchas más capas en el video, sobre todo el espacio: un garaje lleno de coches japoneses antiguos de los 80s y 90s.

En lugar de un garaje con Bentleys y Lamborghinis, los bailes giran alrededor de varios Toyota Corolla. También hay varios Honda Accords de segunda generación, Cadillacs y lo que parece ser una camioneta Yugo. Nuevamente la idea parece ser parodiar videos de rap llenos de coches caros de raperos que se la pasan comentando sobre la desigualdad de la riqueza. Quizás.

En 2010, Gambino, entonces conocido por su papel en Community de la NBC , lanzó un par de mixtapes, I Am Just a Rapper y I Am Just a Rapper 2. Los lanzamientos pasaron sin mucho ruido. Pero ofrecen una mirada instructiva sobre un artista cuyo arco de carrera ha coincidido con un cambio para siempre en la percepción y expresión de los negros en la cultura popular.

En la última década desde que comenzó a lanzar música, Glover obtuvo papeles en el cine, lanzó especiales de stand-up y creó la serie de FX aclamada por la crítica, Atlanta. A mitad del año pasado, había anunciado que su próximo álbum como Childish Gambino sería el último. Unos días más tarde, Glover confirmó su intención en una entrevista con HuffPost.

Le tomó mucho tiempo al mundo entender a Donald Glover. En este punto, la carrera como actor de Glover había empezado a despegar gracias a Community, y pocas personas tomaron en serio su rap. Con un nombre tomado literalmente de un generador de nombres Wu Tang, fue alrededor de esta época, también, que se fue generando un tipo de seguidor devoto para su Childish Gambino.

En su especial de comedia de 2010, Black Nerd, Glover dio voz a lo que percibió como un cambio en la cultura estadounidense. Describió un fenómeno de personas negras que se escapan de las identidades estereotipadas, no solo en sus vidas personales, sino en público, a la vista de todo el país. “Obama es un nerd negro”, bromeó. Y raperos como Tyler, The Creator o Kevin Abstract estaban empezando a entrar en popularidad con ropa de colores brillantes y estampados y una pasión por el skate y el punk rock. Por supuesto, siempre existieron los nerds negros, y los negros siempre tuvieron todo tipo de intereses y han sido protagonistas en una variedad de escenas y subculturas. Pero rara vez esas identidades habían sido reconocidas por la cultura pop dominante, que espera ciertas cosas de las personas negras que representa.

El que canta asusta sus males, decía Miguel de cervantes en 1605. En un perfil reciente de The New Yorker de Donald Glover, el creador de Atlanta, representación extraña y divertida de la vida negra sureña, reveló algo sorprendente: tiene un poco de envidia de Adam Sandler. “Lo que es frustrante para mí es que cuando Adam Sandler hace The Waterboy, sobre los blancos pobres, no tiene que preocuparse por ‘¿Qué van a pensar los blancos pobres?'”.

Glover es una rareza, y quizás el hombre del momento. Un verdadero hacedor de capas y más capas que se van descubriendo con el correr de los días, como por ejemplo, podemos no saber que es el mismo tipo que hizo la canción desde el principio de Get Out .

El tiempo dirá si esta masterpiece forma parte de un nuevo disco en la carrera de Childish Gambino o de un plan maestro en la vida de Donald Glover.

Previous articleTRES INVIERNOS EN PARÍS
Next articleSPFW N45 BACKSTAGE
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.