En una entrevista reciente por teléfono con VOGUE USA, el director creativo de Balenciaga y fundador de Vetements, Demna Gvasalia, anunció una nueva patada al tablero de la industria de la moda global: “No mostraremos en el sistema clásico nunca más. Me aburrí. Creo que Vetements necesita entrar a un nuevo capítulo. Los shows de moda no son la mejor herramienta. Hicimos el show en un nightclub de sexo, en un restaurante, en la iglesia. Adelantamos la temporada, mostramos las colecciones de hombre y mujer juntas. Pero todo esto se ha vuelto repetitivo y muy cansador. Haremos algo cuando haya tiempo y la necesidad de hacerlo. Será más como una sorpresa”.

La decisión de abandonar las pasarelas ya es un hecho para Vetements que además de cortar con los desfiles por ser caros y aburridos, mudó todas sus oficinas de París a Zúrich donde Gvasaglia junto a su hermano restablecieron el estudio. “En nuestro último desfile pude ver a todo el mundo grabándolo en sus pantallas. Me di cuenta de que el 80 por ciento de las prendas que hicimos no fueron apreciadas ni entendidas. Y fue muy caro. No podés montar un desfile por menos de 25.000 euros. Aquel costó alrededor de 100.000 euros con la localización. Y hay marcas actualmente que montan desfiles que cuestan millones. Es un completo despilfarro”, decía Demna.

Antes de este anuncio, Vetements fue pionera en la división en temporadas, la separación binaria en colecciones de hombre o mujer en sus desfiles mixtos, y el entrecruzamiento de las firmas corporativas en el terreno de la costura con colaboraciones con marcas como Reebok o Juicy Couture, todo un tabú en el universo de la alta moda.

Pero también el cambio tiene que ver con cuestiones más internas del fundador: “He cambiado totalmente mi estilo de vida. He dejado el modo de vida parisino de clubes que he estado viviendo en los últimos años. Zúrich es como un paraíso natural, y es probablemente el lugar más aburrido de Europa. Tengo un estilo de vida muy sano en aras de ser productivo y lúcido. Paso mucho tiempo solo y medito. He comenzado a correr, y las ideas van llegando. No puedes forzar el inconsciente a que actúe. Lo más importante es mantenerse sano y humano. A Guram se lo digo mucho, que lo más importante hora es que disfrutemos lo que hacemos. Afortunadamente somos independientes. Esa es la alegría de Vetements. De ahora en más, prefiero darle prioridad a otro tipo de proyectos más transversales. Me gustaría trabajar con gente en Silicon Valley. Quiero trabajar con conceptos. 2017 es un momento álgido para ello. Estoy trabajando en un proyecto para el próximo año que no sé cuando estará listo, pero para entonces habrá un evento”.

 

PH: Vetements Fall 2017