Por Espectro

Parados al borde del abismo y a un empujón de su segundo disco los ex pijasso confirman su sádico gusto por la complejidad y responden a todo lo que se les pregunta y a lo que no también.

Si está leyendo esto es probable que usted sea una persona. De serlo, acercarse a la música de WOM puede confirmarle una realidad certera y simpática como una patada en la frente: las máquinas van a dominar el mundo y la cuenta regresiva ya comenzó.

La buena noticia es que todavía no es momento de cerrar los ojos, apretar los dientes y esperar el resplandor atómico y mientras dure la paz vamos a poder seguir disfrutando de los engendros de esta próspera relación. 111, así se llama, segundo disco de la banda es uno de estos y para conocerlo fuimos hasta la fastuosa Sala Wom en Barrio Parque, cita en Mariscal Ramón Castilla 28.

¿Sacar un disco cada 4 años es decisión artística deliberada o tiene más que ver con una obsesión enfermiza por los detalles?

Ni una ni la otra. Así como nos tomamos el tiempo para hacer el primer disco hasta que nos gustara y esté bueno, la apuesta a este segundo disco abre un poco el juego porque incluye a otros productores. Hay una colaboración y eso lleva más tiempo. No sé si es una búsqueda por la perfección, es llegar a un resultado a través de otro camino y ese camino requiere de una investigación y un proceso, creemos que el grupo vuelve a nacer así.

A pesar de eso esta noche tocan en la fiesta Aniversario de Regia Mag y van a presentar temas del primer disco, una forma de reivindicarlo de alguna manera.

Sí, tampoco está terminado el segundo disco como para tocarlo de principio a fin. La idea es que el show esté dividido en dos partes, una con temas nuevos y del primer disco también y que la otra sea electrónica instrumental, que es este método nuevo que tenemos de hacer música mucho más libre, que tal vez sea ya para el tercer disco. Todo el tiempo que pasó desde vértigo hasta ahora fuimos buscando la manera de poder interpretar sin tantos límites o sin tantas convenciones como es la canción que tiene una estructura fija o de las normas de lo que debería ser una canción con su estructura y su formato y eso requiere un tipo de ensayo que más que tocar una canción es desarrollar un tipo de telepatía musical para poder interpretar y que se escuche algo fluido y agradable.

¿Este camino de descomponer la estructura clásica de la canción termina en un producto puramente instrumental?

Creo que vamos a terminar haciendo las dos cosas. Estamos entre el primero y el tercero haciendo un disco de transición. Si nos hubiéramos apurado en sacar el segundo disco no habríamos aprendido muchas cosas, lo que son los synthes modulares, cómo funciona la parte electrónica, etc. El viernes no va a estar muy controlado todo, ahí va a haber un disco que nunca va a salir, no librado al azar pero sí a lo que nos pase en ese momento. En el show de la muestra de Florencia Macri en Beta Sur, había que tocar cuatro horas y las canciones no alcanzaban, no había armonías puntuales ni estructuras, sí disparadores, habíamos llevado grabaciones en cinta por si en un momento no sabíamos qué hacer.

¿Están dispuestos a perder el control en la mitad de un concierto?

Sería lo más lógico. No se si tenemos el control, tenemos herramientas que nos permiten sincronizarnos y llegar a algún lado. Es un proceso de construcción, en ese momento aparece la simpatía musical, que es la punta de un ovillo que nos lleva a otro lado.
Y es muy corporal también. Todo lo que estamos haciendo para el show del viernes va por ese lado.

En relación a las tecnologías, y al crédito que había que darle a la inteligencia artificial, ¿cuánta confianza se puede poner ahí?

Para empezar, la batuta es digital, nadie sostiene el ritmo, nosotros nos sumamos atrás como inteligencia colectiva. En todo caso, es una alianza y lo que percibimos de las máquinas es la seguridad y la estabilidad en lo que tiene que ver con el tempo.

¿El resultado es pop o hay que ser miembro de alguna secta electrónica para poder disfrutarlo?

El objetivo es lograr que sea popular el formato, que el que escuche WOM no esté esperando una canción que cantemos todos y pueda disfrutar de lo que pasa, bailar sin tener que estar parado mirando la banda o escuchando a una banda que se cuelga los instrumentos, un dos tres va y te cantan un disco entero.

¿Es diferente el mecanismo de composición en la música electrónica y en el rock?

Las dos posibilidades, escribir una letra y ponerle música o a la inversa, son válidas, depende de lo que la canción o la orquestación o el entramado musical sugiera. El rock tiene la ventaja de tener más historia, rimas consagradas, los formatos y las plantillas. Si querés hacer una canción de rock es muy fácil, tenés una estructura y el fraseo está planteado. Tarara ta ra ra ra…es el cura falopero, si no lo veo no lo creo… Y ya está, lo hacés. Muchas canciones salen acá, un buen clima, una buena improvisación. Otras, las más solistas salen del trabajo solitario de cada uno, de ponerse a hacer cuentas. Si se te ocurre una canción y no tenés una guitarra podés plantearla igual con otras herramientas.

¿Prefieren el éxito póstumo a la indiferencia?

La respuesta es contundente. No. Siguiente pregunta.

¿Cambiaron los roles dentro de la banda del primer disco a este en producción?

Se expandieron, en algunos casos. Ezequiel toca además de producir, aunque aclare que a esta altura tiene más backround de productor, Miguel está concentrado en los synthes y en ninguna otra cosa, Eléctrico compone más, Santi lo mismo y además se está por hacer una casa en el tigre.

Interminables sesiones de ensayo, endogamia, drogas, peleas internas, depreciación de la salud, ¿Cuáles son las fuerzas invisibles que mantienen unida a la banda?

La amistad, sobre todo. Con el paso del tiempo cambian las prioridades, cambian las drogas, algunos integrantes van y vienen. Cuando la banda se llamaba Pijasso había un baterista y ya no está. ¿Por qué? Porque si. Cosas que pasan en bandas de cualquier tipo y calibre. No salieron buenas cosas en tiempos de conflicto interno y tocar es difícil si estás peleado con el que tenés al lado. Vas a pasar más tiempo pensando en cómo matarlo que en la música.

Sofía da Silva es la última incorporación de la banda y su voz va a salir en el próximo disco. Cantá bien y es linda y fresca como una madrugada. Llegó a la banda pensando que iba a hacer un casting para cantar en Piscis Machine y cuando se enteró que se trataba de otra banda totalmente distinta ya había sido aceptada y estaba cantando Polleras, polleritas, un viejo bootleg de la banda. Dice estar contenta con la situación pero esto no lo pudimos confirmar.

¿Quiénes son los invitados y productores del disco nuevo?

La mayoría son amigos, Alfredo Visciglio va a cantar con su compañera Leti un tema, Alfonso el pintor produce otro, Gustavo Buchiniz (de Piscis Machine) toca el saxo, con su impronta de delirio musical, Ernesto Romeo, Kobra Kei y algunos otros más.

La entrevista se corta porque hay alguien fumando adentro la sala. Los controles son estrictos. Va a haber que ventilar todo y volver a empezar.

El último show en Beta Sur fue de punta a punta instrumental, por momentos improvisado y caótico y fue un gran show. Piensan seguir por ese camino?

Improvisación y caos también. Temas buscaos, rebuscaos y encontraos.

Ph : China Limón

WOM se presenta hoy viernes 5 de octubre x los 10 años de Regia Mag en Los Arcos de Av. Casares y Sarmiento (Ex The Roxy) a partir de las 21HS. Más info en: @regiamag

Previous articleJANE FONDA EN CINCO ACTOS
Next articleMONCLER DIGITAL
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.