A$AP Rocky fue finalmente acusado junto con otras 2 personas de pelearse en una calle de Estocolmo, en Suecia y permanecerá bajo custodia en la cárcel sueca, donde ya lleva casi un mes encerrado, hasta que se lleve a cabo un juicio, dijeron los fiscales hoy, agregando que no se había fijado aún una fecha para el juicio, donde puede ser condenado hasta 6 años de cárcel.

Hace unos días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que telefoneó al primer ministro sueco Stefan Löfven para pedirle por la libertad bajo fianza del rapero después de que Kim Kardashian West lo alertara sobre la detención de A$AP Rocky. Sin embargo, el sistema de justicia penal de Suecia no incluye la fianza.

El portavoz de Löfven hizo filtrar que le dijo a Trump que el sistema judicial de Suecia es independiente y que «no puede y no intentará influir en los procedimientos legales«.

A$AP Rocky, cuyo nombre real es Rakim Mayers, se entregó a la policía sueca a principios de este mes después de que lo buscaron para interrogarlo sobre una pelea callejera en Estocolmo el 30 de junio, que él y su séquito de seguridad dicen que fue iniciado por 2 hombres que los perseguían.

El fiscal sueco Daniel Suneson dijo en un comunicado que inició un proceso penal contra los 3 sospechosos después de concluir que los hechos en cuestión constituyen un delito, a pesar de los reclamos de autodefensa y provocación.

«Vale la pena señalar que he tenido acceso a una mayor cantidad de material que el que había estado disponible anteriormente en Internet. Además del material de video, las declaraciones de la parte lesionada han sido respaldadas por declaraciones de testigos«, dijo el Fiscal Daniel Suneson, dando a entender que Rocky está muy complicado.

Artículo anterior¿PUEDEN AFECTARNOS LAS ENERGÍAS ‘OSCURAS’?
Artículo siguienteMONZÓN Y LAS MENTIROSAS
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.