domingo, septiembre 25, 2022

ALE CHUCA: POETA MATRICULADO

-

En 2018 escribió un poema dedicado a un vecino que llamó a Metrogas y dejó sin gas a todo el edificio durante meses. Fue un hit que se viralizó antes del Covid y escaló rápidamente en los charts mediáticos. Después vino la pandemia, el libro y el aislamiento forzado, el cual Chuca escapó en bicicleta, haciendo delivery de sus palabras por los 100 barrios porteños. Al leerlo nos dieron ganas de conocerlo, así que hicimos esta entrevista para ver quien es la persona detrás del barbijo.

Empecemos por la actualidad. ¿Tuviste covid?

Jamás.

«Metodología de la dispersión» fue publicado en medio de la pandemia, con vos incluso distribuyendo cientos de ejemplares en bicicleta. Salir a repartir libros ¿es acaso un ejemplo de «dispersión metodológica»?

Absolutamente. En eso tengo algo en común con Jesús: predico con el ejemplo. Mentira. Yo no quiero ser un ejemplo, quiero ser la explicación. Y ser delivery es parte de la metodología de la dispersión, naturalmente. También esa fue la presentación del libro. De a uno fue. Y a su vez la forma de aprovechar algo inédito: la gente estaba en su casa todo el día, así que podía caer en cualquier momento. Fue muy divertido.

¿Que hacías antes de escribir poesía?

Me preguntaba si era capaz de escribir.

¿Qué generación sos? ¿X, Y o Z?

La híbrida, que tuvo infancia sin internet y la adolescencia con.

Sos sociólogo. Poesía y Sociología, ¿nada que ver?

La sociología es la gran ciencia de las regularidades, por eso es, a veces, tan afín a la estadística. La sociología es capaz de entender grandes comportamientos humanos y describir muy bien a los empresarios o a la clase media o a los varones o, ya, directamente, a todo occidente y decir “la modernidad occidental”. Eso para crear te puede hacer sentir que simplemente sos parte de un colectivo más y no te sentís original ni creativo. Pero por suerte. Porque si esperas eso no escribís nunca nada. Entonces en un principio la sociología te puede agobiar, pero después si lo das vuelta, te libera de la idea narcisista de la originalidad. También la sociología y la poesía comparten el ejercicio de la observación, pero también lo comparte con el stand up, yo qué sé. En síntesis, lo importante es tener ideas y sensibilidad, el resto son deudas.

Hay varios actores/actrices/performers que han interpretado tus escritos.¿Cómo te suenan tus letras en voz de otros?

Cuando termino de escribir un texto, para corregirlo, lo imprimo con alguna tipografía que nunca use jamás. En general la elijo aleatoriamente. Para poder sentir extraño al texto. Como si hubiera sido manuscrito por otro. Cuando alguien interpreta un texto mío, siento lo mismo, veo mis errores y mis aciertos y puedo mejorar.

Después del hit «Metrogas» te hiciste conocido. La fama, ¿es puro cuento?

La fama te aumenta los gastos fijos.

¿Le llegó una copia dedicada al vecino del 18L?

No. Se mudó el muy cagón. Ahre.

Aunque hay un disco de Soda Stereo que lo afirma (Comfort y música para volar)… ¿Te descubriste apreciando mas el confort después que volvió el gas a tu edificio? ¿Puede el confort generar inspiración?

Lo único que hizo la civilización humana desde que empezó fue generar cada vez más confort y también cada vez más arte.

En los microrrelatos mencionás a tus amigos, una costumbre de los escritores Beat. ¿Alguna afinidad con aquellos metropoetas americanos?

Me gusta mucho la poesía norteamericana. Quizá venga de ahí que mencione a mis amigos. Pero en verdad es porque algo que dicen ellos, a mí me permite decir otra cosa, entonces los cito. Es más un tic de la academia, de citar a los autores de las ideas. Además, valoro mucho de mis amigos su capacidad de expresión. Un poeta es alguien que espera que sus amigos sean entretenidos con el lenguaje. Y que sientan antes de cada palabra la posibilidad de decir otra distinta a la esperada. En síntesis: que sea gente que engañe al predictivo de su celular, como dice aquel famoso tango.

Tener ascendencia rumana (sic)… ¿tiene algo que ver con algo? (o nada que ver con nada).

Tengo ascendencia croata y ¡desde chiquito! Pero no creo que tenga influencia en mí.

El arte callejero es una actividad de riesgo. ¿Te pescaron alguna vez pegando celulares Nokia en las paredes de Bs As?

El arte callejero no es una actividad de riesgo. Lo que está en riesgo es el arte callejero. Las mismas frases que están en las publicidades están en el arte urbano. Eso, por lo menos estéticamente, es una mierda. Y políticamente mejor ni te lo charlo.

Tus poemas son una oda a Buenos Aires. ¿Tanto la querés?

Toda la zona de Flores, Caballito, Boedo me parece una mierda.

Viajes: ¿interior o exterior?

Da igual. A veces vas a 200km y la gente es más distinta que cuando vas a otro continente. Las grandes distancias como sinónimo de aventura murieron en el siglo XX.

Lenguaje inclusivo, ¿si o no?

No lo uso.

¿Anotás ideas en una libretita o en el teléfono?

En el celular.

¿Es verdad que jugás mucho videojuegos o es puro verso?

Es de verdad, no es de juguete. Practico muchos deportes electrónicos. Ahora con Octi estamos muy cebados con el de F1. A veces metemos una pole position.

Completar la siguiente oración: El futuro de los videojuegos esta en…

En la jugabilidad, como fue desde el comienzo. Pero también hay gente que se está enganchando mucho con lo narrativo. Pero no es lo que más me copa a mí. El futuro también son los juegos de mundo abierto. Supongo que el Metaverso será un gran juego de mundo abierto y ahí estaremos, perdiendo, que es uno de los efectos posibles de jugar ¿no?

¿Jugás a la pelota? ¿Por qué River Plate?

Ahora no juego más, me aburrí. Y soy de River Plate por mi papá, del mismo modo que soy Chuca por él. Una casualidad.

¿Otros deportes?

El deporte que más me gusta jugar es al basket, sin dudas.

Redes sociales ¿te sacan mucho tiempo o ganás  mas de lo que perdés?

Uso 2 horas por día el celular. 1.30hs se me va en Instagram. Los días que mejor me sale vivir esos números bajan y los días que peor me salen, esos números aumentan. No me parece que pierda el tiempo. Me pasaron cosas muy lindas en las redes sociales.

Apareciste en «Digamos», un documental sobre nueva poesía argentina (director: D. Sierra). ¿Creés que realmente hay un revival global de la poesía o nos comimos el amague?

Me parece que hay un crecimiento de la poesía. Conozco mucha gente que está empezando a leer poemas, aun siendo personas que ya eran lectoras de otros géneros. Que la poesía crezca o no va a depender de si hay buenos poetas. No hay tendencias, fuerzas sociales, modas, aunque la sociología a veces caiga en esas abstracciones empíricas. Hay cosas de calidad o no. Fijate lo que pasó con el freestyle: se fueron los que eran buenos y se pinchó la escena. El freestyle no fue una moda, fue un grupo de pibes con talento abriéndose el mundo. Si los que escribimos poesía escribimos nuestros mejores poemas estos años, la poesía, como género, va a sorprenderse de sí misma.

Como sociólogo, ¿pensás que estamos viviendo el Apocalipsis LIVE?

Hace poco leí un librazo que se llama X-Risk de Thomas Moynihan. Es un libro sobre como los humanos descubrimos la posibilidad de extinguirnos como especie. Es genial. Porque esa idea es más bien nueva. Antes pensábamos que si terminaba la vida humana terminaba el universo y llegaba el fin de los tiempos. Lo que vivimos ahora está lejísimo de ser un apocalipsis. Como mucho veremos, si tenemos suerte, el fin de la especie humana y será fascinante y terrorífico. Pero lo que pasa por ahora es un gran estado de sobrecarga cognitiva. Tené en cuenta esto: cada ámbito que observas de la vida cotidiana está transformándose. Si uno se pregunta por su sexualidad, aparecen las preguntas por qué es: si hetero, homo, bi, asexual, etc. Si te preguntas por tu género, de mínimo te preguntas cómo ser varón o mujer o si sos varón o mujer u otra cosa. Si miras los medios de comunicación, están cambiando todos: la radio, la tv, internet, etc. Si miras el lenguaje, está cambiando: el lenguaje inclusivo, la proliferación acelerada de expresión gracias a las redes, etc. Si miras el mundo del trabajo, también está transformándose: freelance, emprendedores, homeoffice, etc. Si miras algo más básico, como la moneda, también y aparecen las criptomonedas y todo ese universo. Y así podría seguir con cada cosa, el amor, por ejemplo: ¿qué tipo de relación quiero tener? ¿Abierta, cerrada, poli, etc.? Todas esas preguntas ya estaban antes de la pandemia, pero ahora vuelven a estar reconvertidas por esto que nos está pasando, que también transformó a la ciudad, a las casas, a las familias, a los medios de transporte, etc. Todo esto produce más sobrecarga cognitiva, es decir, pensar y pensar, hablar y hablar. Pareciera ser que mientras algunas cosas se automatizan, la vida humana se desautomatiza y cada vez hay que tomar más decisiones. Eso puede ser increíble y abrumador al mismo tiempo, porque por momentos es libertad o efectos de libertad. Es un mundo muy entretenido y cansador este que experimentados. Yo por momentos no lo puede creer. En general todos los días.

Como escritor. ¿Que opinión te merecen los colosos de la literatura argentina: Borges, Cortázar, Aira, Storni? ¿O acaso me olvidé de alguien que para vos es lo más?

Borges es una locura. Ser del mismo país que él nos permite un montón de cosas. Básicamente dos: tener una tradición de la cual fumar y tener una tradición que no condiciona, porque Borges era un mezclador. Aira no quiere que lo leamos y esa es su obra. Por lo menos yo llegué a esa conclusión. Cortazar lei Rayuela y me aburrió. Saer me vuelve loco. Pero el mejor poeta de este país es Joaquín Giannuzzi. Su obra completa es altísima.

¿Lo tuyo es poesía hipster… o post-hipster?

“Metodología de la dispersión” es un libro de pop progresivo.

Aparte de tu música favorita y los sonidos de la ciudad, ¿qué lugar le das al silencio?

El mismo que le da la música.

Música favorita durate la pandemia (breve tracklist)…

Ysy A, Locoplaya, Bejo, Kamada, Cráneo, un tema del Guayna y una listita de Vaporwave para leer y escribir.

Concierto que marcó tu vida.

Todos, si te soy sincero. Si te miento te debería decir lo mismo: me inspiro mucho en los recitales. Incluso empecé escribiendo sobre recitales para una web.

En varios pasajes mencionás el cannabis. ¿Lo usás para escribir?

No.

También mencionás el éxtasis. La poesía & la droga (y la bebida y el pucho) comparten un renglón cercano en el imaginario popular. ¿Es así en tu realidad?

No. Nunca encontré una droga que me inspire, aunque siempre entré a cada una con esa expectativa. Pero siempre fracaso. Las consumo porque me divierten. La diversión sí me inspira, un pilón.

¿Para cuándo el doctorado, la tesis o lo que sea que estes haciendo como investigador? ¿De que va?

A fin de este año la termino. Es un trabajo lentísimo hacer una tesis. Y quiero hacer una que me guste. Estoy en esto hace 5 años, desde marzo del 2017, todos los días. El tema es, descubrí hace poco, sobre cómo surge una posibilidad. Y el caso que estudio es el del surgimiento de las relaciones no monógamas como posibilidad nueva.

¿Habrá un Chuca Tour en algún momento?

Sí, está por venir un Tour. Es inminente hacer una gran gira nacional. Quisiera ir a leer a cualquier lado.

«Houston, I have a poem» marcó una nueva era en la conquista del ciberespacio. ¿Irías a la luna o te quedás mirándola?

Sin duda iría a la luna. Pero también siento que me quedo corto. Una vez mi tío, cuando tenia 9 años, me explicó que ir a la luna era como cruzar a la vereda de enfrente del universo. Y que hay muchísimo más, así me dijo. Igual ahora me di cuenta, más ganas de viajar al espacio exterior, tengo ganas de viajar al tiempo exterior. A un tiempo fuera de este. Así se llega más lejos. El espacio, como fenómeno físico, es espeso. El tiempo, por abstracto, es más ligero, te permite otras posibilidades. Para eso estoy. Ya saben.

Para el lector que cree en el Zodíaco, las cartas o borra de café. ¿Donde recomendás buscar respuestas?

Vamos a llamarlo el efecto “La transición ella es tan cargosa”. Que es un fenómeno que ocurre en el disco “Abbey Road” entre el track 6 y track el 7. Oigan eso. Sobre ese espacio hablaría. Sobre una respuesta que está en un hueco y transitando. Y que por lo tanto satisface la mística de estar oculta y oscura, como también siempre yéndose. Eso es lo que uso yo para escribir, por ejemplo. Ese es mi truco. Aprovecho y se los digo, acá, así después lo tengo que cambiar. Los textos míos que más les gustan son los que más cerca de “La transición ella es tan cargosa” están. Y los que menos les gustan son lo que están más lejos. Y va a ser así hasta que yo cambie, próximamente, y abandone el pop progresivo. Esa es una respuesta. Después tengo otras.

¿Que le dirías a alguien el primer día de un taller literario? 

“Hola”

¿Estas rapeando freestyle? ¿Salís a competir pronto bajo un seudónimo?

Ahora menos que antes. Nunca me interesó competir. Lo hago porque me gusta y, segundo, porque me encanta. También me sirvió para escribir. Me acercó a un conocimiento sonoro del lenguaje que antes tenia intuitivamente pero ahora lo tengo más claro. En “Metodología de la dispersión” hay algunas cosas que están influenciadas por el freestyle, pero creo que va a aparecer más fuerte en el próximo libro.

¿Quién la mata en el rap local?

Kelo y Acru. El Dani del 2018. Bnet, en España. Jesse Pungaz escribe muy bien, Dilom escribe muy bien. Papo suena bien las palabras.

Te vestís con buzos Adidas. ¿Te gusta la marca, sos  secreta/abiertamente wachiturro o flasheás Jamiroquai?

Es mi patrocinador.

¿Seguís inventando un idioma que toma elementos del guaraní?

No, eso lo hice en una relación. Si lo hago en otra, me siento un infiel. Con el lenguaje en la intimidad tengo una relación cerrada. Si trafico un término de una relación a otra me siento un traidor. Me pasa así ¿sabías?.

En los agradecimientos hacés referencia a los hechos que terminaron brindándote tiempo para escribir. Como sociólogo, investigador y poeta, ¿alguna vez alguien te sugirió que busques un laburo honesto?

Los trabajos en donde más honesto fui, fui siendo poeta y sociólogo. Cuando trabajé de otra cosa fui un farsante, un mediocre y un perfecto vago. Y hacia todo maso. Ahora me siento muy bien así. Y creo que ya convencí a mi familia y a mis amigos que mi vida vive por acá.

RESEÑA — Metodología de la Dispersión

«Metodología de la Dispersión» es poesía ultra-moderna, superficial en apariencia, profunda en contenido. Una píldora. Microrrelatos y poemas se suceden como canciones de un disco en las que el compositor toma fragmentos de la realidad y los remixa. Hasta incluye un hit! Chuca visita el lugar común, apaga la luz, pone música y echa a rodar una bola de espejos. El resultado es mas fresh que fresco. Mas new que nuevo. Mas porteño, imposible. Una oda al barrio y un homenaje a los amigos, novias y personajes random que aparecen por ahí. El autor intenta condensar la espontaneidad de la vida urbana y lo logra, atrapando la burbuja y metiéndose adentro para flashear desde ahí. Este sociólogo es fiel a su metodología, dejándose llevar por el pulso de aquello que lo rodea para escribirlo antes que desaparezca, engañando al tiempo hasta dejarlo quieto en un libro. ¿Lo mejor? No se parece a otra poesía. Chuca is the new skull. Dale gas.

Fernando Madera
Fernando Madera
Fernando es Lic. en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (Florida State University, USA).
spot_img