Por Damián Levensohn

 

El DJ y productor chileno Alejandro Paz fue el protagonista de lujo en la reciente fiesta Regia XXX. Su carrera tuvo un antes y un después de la edición del hit/himno El House, con el que alcanzó reconocimiento global, pero su curriculum dice aun mucho más…

Aprovechando su visita a la ciudad, nos encontramos con él en una distendida charla, en la que entre otros temas, hablamos sobre sus años viviendo en Europa, la actualidad de su sonido, la importancia que le da al look a la hora de ir a tocar y, como bonus, se animó a contarnos sobre su relación con la marihuana.

Buena parte de los últimos cinco años residiste en Europa ¿Cómo fue la experiencia?

Estuve entre el 2010 y 2014, residí en Madrid y el último año me fui a Berlín. Fui para a acompañar a mi pareja y probar suerte, no tenía muchas expectativas, debo decir. El balance artístico fue bueno, poder trabajar con otra gente, conocer montón de lugares, clubes y artistas, son hechos muy positivos.
Lo más interesante de estar en un lugar lejano a tu tierra son todas esas situaciones en las que te pone la migración, que ayudan a descubrirse mejor a uno mismo y a situarse en la vida. Eso es muy bueno para el arte, darse cuenta de qué es lo que uno quiere hacer.

En ese sentido ¿Qué descubriste de vos en aquél tiempo?

Me descubrí como vocalista, descubrí el tono en que me resultaba cómodo cantar y escribir, también descubrí a quien le quería escribir. Tuve un montón de reflexiones sobre las que pude concluir exitosamente.

Cuando regresaste a vivir a Chile gozabas de cierto reconocimiento a nivel internacional que antes de irte no tenías ¿Con qué te encontraste?

Es el tipo de situaciones que generan falsas imágenes: algunos sienten que vivir y tocar en Europa son grandes logros. Y puede serlo o no, las fiestas y los DJs son tan buenos acá como allá. También es raro enfrentarte a la situación de que gente que antes ni te contestaba un mail ahora tiene una actitud distinta. Es bueno estar atento y apreciar a los que siempre estuvieron de una manera consistente contigo.
Me gusta estar en Chile porque vivo el tiempo de una manera distinta, con menos presiones que en Europa, tengo mi familia y amigos, hay una red de gente que me hace gozar más de la vida.

¿Qué diferencias encontrás entre las escenas de Europa y Sudamérica?

Es lo que llamo la reflexión del colonizado; en un momento me cuestionaba tener que trabajar con las herramientas que hacen ellos. El lenguaje de la música electrónica en cierta manera está construido en este sentido, muy centralizado. Pero analizando la misma música, te das cuenta de que se origina en otros sectores de esa sociedad, por ejemplo, uno podría decir que tal sonido viene de Estados Unidos, pero en realidad viene de las minorías negras y latinas.

En concreto, creo que la única diferencia entre una escena y otra, es la plata. En cuanto a impulso creativo diría que es lo mismo y en cuanto al cuestionamiento de la problemática que uno se pone, diría que tenemos hasta cierta suerte, porque no tenemos todo tan fácil en la vida.

Estás próximo a encarar una gira por el viejo continente pasando por grandes festivales como Sónar en Barcelona ¿Cuáles son tus expectativas?

Mi única expectativa es siempre dar una buena fiesta, uno tiene que estar enfocado en hacer su trabajo. Quiero que la gente se vuelva loca bailando y nada más, el resto de las cosas pasan por sí solas.

Durante un buen tiempo fuiste parte del sello de Matías Aguayo, Cómeme. ¿Qué recordás de esa etapa?

Empezamos a trabajar juntos por el año 2010 y estuvo súper bueno. Aprendí a relacionarme con un tipo de estructura que funciona un poco mejor que el promedio, en parte por los recursos pero también por la cultura. Compartir el trabajo diario con músicos de diferentes lugares te enseña de todo, de música y de la vida, es muy enriquecedor.

¿Sentís qué el paso por Cómeme marcó tu identidad sonora actual?

Evidentemente me influenció, no me gusta usar palabras como definir, pero me gusta reconocer la influencia de gente cercana. Creo que canto y agarré el micrófono para los sets en vivo por que vi a Maloso y Aguayo hacerlo. Creo que pinché porque vi que amigos como Diegors que eran buenos DJs y podían hacer cosas creativas desde la cabina. Todo bien con las leyendas del DJ-ing, pero a mí siempre me marcó más lo cotidiano y cercano.

Tenés un interesante background como músico, más allá de la electrónica ¿Sigue activa esa faceta?

Siempre estudio un poco de piano, es clave mantener los dedos agiles, también repaso cosas de armonía. Me gusta estudiar y entender esa parte de la música, porque me parece que es en la estructura donde se puede hacer un cambio verdadero. Si uno tiene esa herramienta, puede utilizarla y transgredir un poco, que es algo que hice por ejemplo en mi último EP.

En tu más reciente lanzamiento (Vayanse) se hacen nuevamente protagonistas los vocales ¿Creés que son un elemento que no puede faltar en tus tracks?

Es algo que quería desarrollar y lo logré, sobre todo quería poder hacer un track-canción, me costó mucho combinar esas dos cosas, y ahora me encuentro con que cada vez que hago una base necesito meterle una voz, al punto de que ahora el mayor desafío para mí es hacer un track sin vocal (risas). No me gusta caer en la formula, esta bueno lograr algo y tal vez repetirlo alguna vez, pero no que se convierta en algo sistemático. Me acostumbré a usar vocales y ahora me quiero desacostumbrar.

Tenés tracks con vocales en inglés pero los que más trascendieron fueron los que están en español ¿Por qué creés que se dio así?

Hay varias cosas, por un lado la percepción del español y del artista latino en Europa, desde siempre ha estado cargada de exotismo y es algo con lo que yo tengo que jugar para bien y para mal. Sinceramente, a veces me produce mucho rechazo y otras tengo que aceptarlo, pero claro, esa noción encierra mucha ignorancia. Creo también que funcionan mejor porque es mi lenguaje y puedo manejar de mejor manera el humor y pequeñas sutilezas que hacen la diferencia.

 

ALEJANDRO-PAZ-2

Pudiendo usar las pistas ¿Por qué decidiste interpretar las voces en vivo dentro de tus DJ sets?

Me genera riesgo, una conexión mucho más potente con la gente y me da la posibilidad de hacer el ridículo y exponerme un poco. Me parece que la categorización de DJ set o Live no le importa a nadie en verdad, hago un DJ set que también es Live. Tampoco entro mucho en esas discusiones que ponen en duda a los DJs de computadora, lo importante termina siendo lo que sale por los parlantes.

Tu track El House fue un hit y ya es un clásico de la electrónica contemporánea ¿Qué te genera cuando lo escuchás actualmente?

En mi casa no le doy play, tengo algo así como una fobia que no me permite escuchar mi música vieja. Sí lo escuché en la radio, o por ejemplo hace un tiempo en Madrid, iba caminando por una plaza a la madrugada y de repente escucho a unos chicos cantarlo, en esos casos me da alegría, obvio, aunque también tengo amigos que dicen que es un tema ordinario, y ahora como que pienso que puede serlo. Recientemente en un programa de MTV, Acapulco Shore, cortaron una parte del tema e hicieron una reversión horrible. Al final, creo que es un tema que tiene potencial para todo, para ser muy bueno y también ordinario. Depende del DJ y el momento en que lo mezcle.

Para ir cerrando la charla, salgámonos un poco de lo estrictamente musical ¿Cómo te llevás con la moda y el look a la hora de presentarte en vivo?

Me gusta ir afeitadito (risas). Nah, no siempre, pero sin volverme muy complicado, me gusta prestar atención a cómo me voy a vestir. Siempre uso prendas que me gustan, la ropa es parte de tu discurso, creo que al verte vestido alguien puede decir un montón de cosas de ti de manera inmediata. En ese sentido me cuido de estar dentro de mi lugar.

Entonces ¿Podríamos decir que le das importancia pero no sos metrosexual?

Un poco si eh, tengo mis cremas y esas cosas, lo que se podría definir como un poco de vanidad, (risas). Pero no ando de recorrida por las boutiques buscando ropa. Tal vez debería ocuparme un poco más de eso, pero la verdad es que suelo colgar, soy muy fumón, me encanta fumar marihuana…

Ya que lo mencionas ¿Te ayuda consumir marihuana al momento de crear música?

Es un complemento, a veces se convierte en un problema y a veces es increíble, es innegable que es una adicción. Y la verdad creo que nunca hice música sin estar volado, es una buena compañera. Tampoco es que la recomiendo, cada uno tiene que tomar su propia elección, pero que me dejen fumar tranquilo…

 

Artículo anteriorGUTERMAN
Artículo siguienteOK PIRAMIDES
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.