Recorrer el páramo post-apocalíptico que queda después de una carrera de NASCAR puede tener más adrenalina que la carrera misma. Miles de fanáticos estuvieron presentes para ver a Chase Elliott pasar la bandera a cuadros en Talladega Superspeedway (Alabama) el domingo. Lo que significó para el lunes un importante trabajo de limpieza o un estudio arqueológico, dependiendo de cómo lo veas.