El trabajo que mejor le sale a Martín Bonetto es retratar al rock, arriba y abajo del escenario. Sin embargo, su vínculo con Babasónicos trasciende por mucho a la fotografía. Desde 1999 los ha acompañado en un sinfín de shows, entrevistas, backstages, sesiones de grabación, tours nocturnos y giras. Esta muestra es la continuación por otros medios del libro Babasónicos, fotografías de Martín Bonetto, y funciona como un recorrido con banda sonora. Bonetto, Babasónicos y su relación mutua con el flash.

 

¿Cómo arrancó tu conexión con la fotografía?

Empezó de la mano del diseño gráfico y el rock.

¿En tu infancia ya soñabas con algo así lo tenías definido o nada que ver astronauta etc?

La verdad que cuando era chico quería ser arquitecto.

¿Qué fotos recordás como las primeras que te impactaron? 

Las fotos en calidad de fotocopia de los desaparecidos, esa tipo estética punk pero con una data que nada tenia que ver con la música.

BABAS BONETTO053

En relación al cambio de lo analógico a esta etapa donde manda lo digital, ¿cómo viviste este quiebre y el adiós a tener que esperar a revelar el rollo para ver cómo habían salido?

Bienvenido sea. Para mi trabajo en el diario es mucho mejor. es más cómodo, más simple, puedo enviar las fotos sin tener que volver a revelar el rollo…. y también puedo corregir las tomas en el momento. Nos facilitó todo y las cámaras vienen cada vez mejores así que todo bien.

Estamos en un momento con una explosión narcicista masiva. Fotolog en su momento, Instagram, snapchat, floggers, selfies, etc. Como una especie de banalización de la fotografía, de screenshots del ego. ¿Cómo ves esto? 

Me rompe las bolas mucho. Me aburre… deberían prohibirlas ya. Ojo quién no se hizo una selfie, yo lo hago desde que saco fotos y sin el palito bobo ese, pero lo que se ve ahora es insoportable y no pasa nada, llenan de basura visual el mundo.

BABAS BONETTO059

¿Cuál fue el momento que entra Babasónicos en tu vida y en tu vida como fotógrafo?

Tengo un confuso recuerdo de cómo llegué a Babasónicos: no sé si me los pasó algún amigo o fue en una quinta sintonizando la Rock & Pop. Tengo la vaga imagen de quedar hipnotizado con un grupo que era telonero de Soda Stereo. Esto fue en 1992 y justamente esa banda era Babasónicos, así que desde entonces nunca dejé de escucharlos.
Me compraba todos los discos. Los escuchaba cuando andaba en moto, sacaba fotos, o para colgarme en mi habitación y ponerme a dibujar o a tocar el bajo. Eran una inyección de energía positiva para todo lo que hacía. Empecé a ir a los shows. Recuerdo un festival en Ferro, en el 96, en que Hernán Rojas – un amigo fotógrafo que por ese entonces ya me había ayudado con todas mis inquietudes sobre la fotografía-, sacó una foto en la que estoy en la primera línea pogueando: era la época del disco Babasónica.
En ese entonces, yo venía haciendo fotos en shows y retratos de amigos rockeros. Muchas terminaban en notas para Frecuencia Web, que obviamente era un sitio online, uno de los primeros sobre rock en Argentina. Eso me permitía tener cierto acercamiento a las bandas. En 1999, la fotógrafa Nora Lezano me presentó a Adrián en un show en Museum. No recuerdo qué fue lo que hablamos, o qué le dije, pero de ahí en adelante, cada vez que había un recital les sacaba fotos. También nos encontrábamos en alguna que otra fiesta.
Trabajar con Babasónicos tiene un plus: su imagen y su imaginario es algo muy importante para ellos, y están pendientes de ciertos detalles que otras bandas suelen pasar por alto. Eso hace que un porcentaje importante de la foto ya esté resuelto. Ayudan con su vestuario, con su actitud en el escenario o con la predisposición para meterse en mis delirios fotográficos.
A medida que pasaron los años, se generó un vínculo: tuve la posibilidad de viajar con ellos y hacer trabajos de mayor calidad y generar proyectos más amplios. Este libro coincide con el fin de una etapa, que empezó como fan.

BABAS BONETTO054

Es una banda que se la puede ver como a un equipo con distintos momentos etapas distancias nuevos rumbos y quiebres con el sonido de sus orígenes. ¿Cómo viviste esta trayectoria? 

Pude ir adaptándome a los sonidos. Soy de la primera época pero en cada disco encontré la manera de identificarme nuevamente.

Keith Richards sobre Michael Cooper: “Yo sabía cuán bueno era Michael en lo que hacía, porque ya había visto trabajos suyos anteriormente; sin embargo, la mayor parte de las veces dudaba de que realmente tuviese rollo dentro de esa cámara y ni hablar de que estuviese en foco. Lo que quiero decir es que, en los estados en los que a veces nos sumergíamos, Michael estaba tan volado como todos nosotros y aun así seguía trabajando, mientras que yo ni siquiera hubiese sido capaz de levantar una guitarra y tocar». ¿Cuál es tu postura al respecto?

La misma que COOPER. Salvando las distancias…

Tus cinco canciones favoritas de la banda.

Natural, Árbol Palmera, Casualidad, Yoli y Run Run.

BABAS BONETTO056

Por lo que pudimos ver del libro hay una sensación rara sobrevolando, como un gran retrato de los momentos muertos, los huecos, el vacío, el camarín, los city tour.. y también la existencia de un frontman absoluto arriba.

Son los momentos que todos tenemos libres en las giras y son los momentos que puedo fotografiar, no hay fotos que vayan más allá de esa intimidad. Dargelos es un gran generador de imágenes o por lo menos así lo veo yo desde mi cámara. Tenemos una muy buena relación de fotógrafo y fotografiado y nunca tardamos mucho en hacer una buena foto.

Terry O’Neill : No quiero fotografiar a nadie que esté controlado por sus relaciones públicas o agentes. Pierden toda su autenticidad, su espontaneidad, y el trabajo se convierte en algo artificial.

Coincido. Cada vez que hay uno de esos dando vueltas prefiero pedirle que se vaya o hacer las fotos en otro lugar, en el libro igual nunca tuve esa sensacion. Nadie me molestó.

Barthes en La Cámara Lúcida hablaba del punctum como ese shock que se da en el espectador al ver una fotografía dentro de un azar sin premeditaciones. Dónde crees que puede estar el punctum en este libro?

Acá hay punktum… aunque no parezca o si, mi manera es un poco punk de trabajar no tengo ninguna regla ni continuidad. No puedo sacar dos fotos iguales. Soy muy poco teórico y técnico.

A tu anterior libro «Fotorragia» lo definiste en cinco palabras como ‘sexo, droga, rock n’roll, familia y amigos». A este cómo?

Lo defino como MOVIMIENTO BABASONICOS.

BABAS BONETTO060

Artículo anteriorTundra
Artículo siguienteDANIEL KUNST
REGIA MAG
REGIA está compuesta por secciones cuidadosamente confeccionadas, con contenidos nuevos, seleccionados con rigurosidad y agrupados de manera clara y sólida. La visión editorial, más sofisticada y vanguardista, convive con el criterio estético y la curaduría que ya nos caracteriza como un medio transgresor y de culto.