Hace doce años, el 21 de febrero de 2007, Britney Spears se recostó en el asiento de acompañante de su Mercedes plateado frente a una estación de servicio Mobil en Tarzana, California. Unos días antes, se había afeitado la cabeza en Los Angeles después de huir de una clínica de rehabilitación. Alli Sims, su prima, se sentó al volante, mientras que los paparazzi de la agencia de fotografía X17 rodearon el vehículo. Tomaron fotos de Britney una por una, su flash rebotando en su cabeza afeitada. Cuando Britney volvió su mirada hacia uno de ellos llamado Daniel «Dano» Ramos, se parecía menos a una estrella del pop y más a la trágica heroína que vendría después.

Desde entonces, el brote de furia se convirtió en un hito de la cultura pop compartido a través de GIFs de Tumblr y en las redes. Se habló mucho de las imágenes de las que llegaron a decir que el problema personal de Britney (fue puesta bajo dos retenciones psiquiátricas en 2008) y su posterior regreso la hicieron un icono feminista involuntario. Con su paraguas, ella estaba literalmente atacando a los medios después de años de ser catalogada de forma sexista.

«¿Estás bien?» Ramos le preguntó a Britney. «Estoy preocupado por ti».

Ella no respondió. Varios minutos después, afuera de la estación de servicio, Ramos y un compañero continuaron filmando a Britney. «¡Por favor, muchachos, no hagan esto!» Gritó su prima. Pero fue demasiado tarde. Britney ya había salido de su auto gritando: «¡Fuck You!» mientras agitaba su paraguas en el Ford Explorer de Ramos como si estuviera empuñando una Excálibur. Britney dejó caer el paraguas, corrió hacia su auto y salió corriendo. Otro fotógrafo lo recogió y luego, según el sitio Buzzfeed, se lo entregó a Ramos.

Diez años después de ese mítico panic attack, Ramos hizo una subasta del paraguas junto a su auto en eBay. Ramos lo mantuvo y continuó manejando su Ford Explorer. Y donó el 50 por ciento de las ganancias a una organización benéfica elegida por Britney. Con un estimado de US$ 60.000, el paraguas se convirtió en una de las mayores ventas de una pieza de recuerdos del siglo XXI.

Todo esto tiene mucho que ver con su presente, diezmado y sitiado.

Desde ese incidente en la estación de servicio, al año siguiente, Britney fue puesta en dos centros psiquiátricos, y a pesar de regresar y protagonizar sus shows de residencia en Las Vegas, ella y su patrimonio quedaron bajo la tutela de su padre, Jamie Spears.

En enero de este año, anunció en su Instagram que se retiraba temporalmente de la música, diciendo en ese momento que «dedicará todo su tiempo a su familia y sus esfuerzos para cuidar a su padre durante su recuperación de una enfermedad que pone en peligro la vida».

Su padre, Jamie Spears , se enfermó gravemente dos mese antes del anuncio, después de que su colon se rompió espontáneamente y lo llevaron a un hospital de Las Vegas. Britney dice que tuvo suerte de salir vivo … pero que tiene un largo camino por delante.

Spears decía que la decisión fue muy difícil para ella, pero deja en claro … que no se presentará en su nuevo espectáculo Britney: Domination, para el que recientemente consiguió residencia en el MGM’s Park Theatre de Las Vegas.

Jamie es responsable de salvar la vida de Britney en 2007, cuando dijo que temía despertarse una mañana y recibir una llamada del forense. Dedicó su vida a ella y es en gran parte responsable de su dramático cambio, tanto personal como profesional.

Se convirtió en su tutor en 2008 y todavía está en ese papel hasta el día de hoy que incluye entre otros puntos:

1. El poder de restringir o limitar a los visitantes por cualquier medio.
2. El poder de retener a los cuidadores y la seguridad de Britney las 24 horas.
3. El poder de dictar órdenes de restricción de acoso civil.
4. El poder de comunicarse con personal médico experto con respecto a Britney y tener acceso completo a sus registros médicos y psiquiátricos.

Ahora, se conoció que la que estaba complicada además de su padre era ella. Los problemas siguen teniendo que ver con la salud mental, se habla de nuevas crisis y situaciones de caos durante los ensayos que la llevaron a aumentar los niveles de medicación.

Fuentes con conocimiento directo le dijeron al sitio TMZ que su padre todavía está a cargo de ella como el único responsable de la herencia de Britney, lo que significa que tiene control total sobre sus inversiones, negocios, emisión de cheques, etc., etc. todo lo que sea dinero.

Pero lo que Jamie abandonó temporalmente es la curatela sobre la «persona» de Britney, asegurándose de que reciba atención médica adecuada, entre otras cosas.

Jamie dijo que estaba renunciando al control temporal debido a una condición médica. Se supo que se someterá a una cirugía de tobillo que lo postrará durante 10 semanas. Sin embargo, es innegable que hubo un gran problema … Jamie tiene prohibido tener contacto con los hijos de Britney después de que supuestamente puso sus manos sobre Sean, de 13 años.

Esta semana, se publicó la noticia de la muerte súbita del médico responsable del tratamiento médico de Britney, solo unas semanas antes de que el juez en su caso de tutela reciba un informe centrado en si estaba recibiendo el tratamiento adecuado.

El Dr. Timothy Benson murió en Santa Mónica, California, el 24 de agosto. La causa de la muerte no ha sido revelada, pero las fuentes dijeron que el psiquiatra de 48 años murió de un aneurisma.

El momento es significativo. Las fuentes conectadas con Britney le dijeron a TMZ que el juez recibirá un informe dentro de los próximos 10 días de un evaluador designado por el tribunal que se pasó más de 3 meses determinando si su atención médica y de otro tipo era adecuada.

La evaluación se ordenó después de que se plantearon preguntas sobre la entrada de Britney en un centro de salud mental a principios de este año. Fuentes relacionadas con su padre afirmaron que el medicamento que estaba tomando había perdido su eficacia, y los médicos estaban luchando por encontrar una nueva combinación.

Pero, otros comentaron que estaban shockeados por lo que sentían que era un giro repentino: dijeron que Britney estaba avanzando a toda máquina con un nuevo espectáculo para Las Vegas, y luego de repente se volvió casi incapacitada.

Algunos también cuestionaron la experiencia del Dr. Benson en el tratamiento de problemas graves de salud mental. El psiquiatra, muy famoso en EE.UU., desarrolló un nombre para sí mismo trabajando con equipos de la NBA y la NFL, inspirando a los atletas a alcanzar el éxito. Pese a este nivel, algunas personas en el entorno de Britney sintieron que fue un error tener a un psiquiatra tan famoso ya que ella lo que necesitaba era a alguien que trabajara a tiempo completo en sus problemas graves de salud mental.