Hoy me desperté con ganas de hablar, con ganas de compartir, es hora de crear alianzas, de ayudarse entre sí, crear una academia de la empatía. El elitismo de lo que llamamos moda se vuelve repugnante, el encerrarse, no compartir.

La moda está en crisis luego de la salida de Virgil Abloh, uno de los personajes más importantes y sensibles en la historia de la moda, el que descontracturó las pasarelas dándole una efecto ‘casual’ a la moda, ubicando al street wear como epicentro de la industria, apostando a la sencillez y la comodidad, saliendo de lo cursi, vestirse para la guerra, para hacer amigos, sacarse esos tacos de oficina, qué vintage..

Para nuestra portada de REGIA de Dic / Ene con Mala Rodríguez, viajamos con un equipo maravilloso y profesional de Barcelona. El fotógrafo un muy buen amigo mío que conocí en París en la época de Harper’s Bazaar Chile, Pedro Quintana, un artista de tomo y lomo y una persona extraordinaria. La vida nos reencontró para hacer este hermoso trabajo.

Desde hace meses veníamos coordinando un encuentro con la manager de María, que sí que no… hasta que nos encontramos ese día, un par de meses atrás, en esta escuela de boxeo donde hicimos la producción.

Mala con una personalidad muy ibérica, con un control de sí misma cautivante, muy cercana y dueña de un empoderamiento femenino nivel Dios. Conversamos con ella, nos reímos, y contemplamos una diva que se ancla en compartir con la gente sin diferencias, abierta a lo que la vida le da y le presenta haciéndose de todo como propio.