El divorcio sigue siendo tendencia a todo nivel. Y los golpes también.

La policía y los manifestantes catalanes se enfrentaron el martes en Barcelona, luego de que miles salieron a las calles por segundo día a pedir por la independencia de España y con bronca por las condenas a los activistas.

El caos en las calles fue después de que la Corte Suprema de España condenó el lunes a 9 líderes separatistas catalanes a penas de cárcel de entre 9 y 13 años por cargos que incluyen sedición.

La policía antidisturbios en Barcelona disparó gases lacrimógenos contra la gente que estaba en las protestas, quienes intentaron saquear las oficinas del gobierno español y comenzaron incendios en las calles de Barcelona. Un día antes, la policía y los manifestantes se enfrentaron en el aeropuerto de la ciudad.

El analista internacional Andres Repetto desde su casa en el campo, está subiendo videos en su cuenta Instagram. «Tercer noche con incidentes en Barcelona. A partir de ahora seguirán las decisiones políticas. Una nueva crisis cono les comentaba dentro de la crisis general que es la renta de un gobierno central.Desde la cárcel los líderes catalanes piden fin de la violencia». También dio a entender que algunos piensan que el caos en las calles está organizado.

En el último tiempo también varios artistas hablaron sobre lo que está pasando en Cataluña. Alejandro Sanz, que vive en Miami pero nació en Madrid, dijo en una entrevista que «la política no tiene que servir para separarnos, sino para buscar sitios para comunicarnos y que nos haga a todos mejores. Esta situación tienen que solucionarla de alguna manera. Para eso están los políticos, para solucionarlo. Aunque eso sí, tienen que ser políticos de alto standing, no cualquier persona puede arreglar una cosa así».

Otro que opinó en contra de la separación fue Julio Iglesias, el mismo que llegó a hacer un disco en homenaje al Divorcio. «En la era de la globalización separarse es incorrecto», aunque también dejó en claro que respetaba la multiculturalidad.

Serrat, que le rindió homenaje no al divorcio sino al Mediterráneo, decía: «En una época de fronteras, yo me siento mediterráneo. Pero también, ese lugar, es gloria y miseria. Hay que cantar a aquellas personas que se juegan la vida por cruzarlo». Sobre Cataluña opinó que «es todo un disparate. El independentismo existió, existe y existirá. No se ha terminado. Ahora cada uno disputa su cuota de clientela. Unos dicen a la investidura de Puigdemont, ya veremos, y otros no están dispuestos a renunciar en este callejón sin salida».

Andrés Calamaro, en un show este año en el Liceo de Barcelona, llegó a decir «Yo amo a Cataluña… Amo a Cataluña española», mientras le llovían los abucheos y silbidos. Lejos de calmar las aguas, siguió y apuntó al actor Viggo Mortensen, casado con la actriz catalana Ariadna Gil y partidario de la independencia de Cataluña. «Yo no estoy aquí para decir lo que la gente quiere oír, eso es demasiado fácil, para eso está Viggo Mortensen con su discurso antifascista facilón», dijo acusándolo de «superioridad moral» y de defender un discurso «demagogo y barato», además de haberle «robado la mujer a un amigo», en alusión al cineasta David Trueba, exmarido de Gil.