Café San Bernardo es un nombre elusivo para el espacio que nos recibió al llegar al evento de Maria Cher Mix. Detrás de una vidriera repleta de stickers con el logo de la nueva línea de la marca (una especie de sonrisa urobórica que se asemeja a un enchufe), estantes con tortas y facturas disuaden la atención del transeúnte de lo que sucede en el fondo. Un largo pasillo bordea cuatro o cinco mesas de pool tapizadas con nuevos paños verdes y desemboca en un salón ahora vacío. Allí el logo aparece nuevamente, esta vez danzando sobre las paredes desde la boca de un proyector.

Quien escribe, @revistapola, por @lolilaboureau

Llegué a la puerta a eso de las 18:15 y me anuncié primero por mi nombre y luego por mi apodo. “Ah sí, Revista Pola, pasá”. Ya vestida de la marca gracias a un paquete que recibí el día anterior -unas bikers de animal print y una remera crop estampada cuya leyenda, “ENERGY COMES IN MANY FORMS”, está rodeada de varios taijitu, la representación simbólica de las fuerzas del yin y el yang- esperé a mi turno para pasar por las sillas de peinado y maquillaje. Una vez lista me incorporé al grupo del resto de las personalidades que la marca eligió para llevar sus prendas.

(De izq. a der.) @ferlaflme, @uchipedrotti, @delficapo, @martuoliveto y @maralorenzon por @lolilaboureau

Un dejo de surrealismo empapaba la escena. En ella, aquellos rostros para muchos familiares únicamente en el mundo virtual recorrían un café devenido en salón de fiestas mientras las cámaras los seguían. Se desparramaban sobre las mesas usando joggers y buzos, con los celulares siempre en alto, y posaban casi sin saberlo. Casual, absurda, imperfecta: Maria Cher Mix es una condensación del fragmentado y caótico universo digital en el que lo mundano también puede ser parte del show.

@cava.cla por @lolilaboureau

La marea de invitados llegó a su pico a las 21h. Luces bajas, música alta, un rejunte de motivos por los que asistir. La fiesta, la noticia, los amigos, la ropa… ¿dónde está la ropa? En el caos el rasgo distintivo de la línea resultó ser su silencio. Tanto en la forma en la que se comunica como en la naturaleza de sus prendas, Maria Cher Mix se despega de un estilo para pasar a ser un comodín, un compañero, un básico cuyo mensaje nazca del que lo usa. Partí cuando el clímax del evento estaba en su pico y, como siempre, me senté a escribir.

portada  @faustolozano5 por @lolilaboureau