En tiempos de deconstrucción en todo sentido, la puesta en valor de contenedores marítimos como espacios de confort donde se puede vivir, es un futuro que ya llegó. En un páramo de Santa Mónica, en el municipio de San Carlos, departamento de Maldonado, Uruguay, los containers de CASA 12 no solo son espacios donde se puede vivir sino también y fundamentalmente, descansar. Porque están diseñados para un entorno puro de naturaleza virgen insignia del este uruguayo, de frente a unas lagunas y de inmediato a los rugidos del océano.

Los nuevos bloques de construcción del siglo XXI tienen una apariencia industrial espartana que no es realmente nueva, ya que tiene sus raíces en el diseño alemán «Bauhaus» (que significa «casa de construcción») de principios del siglo XX, encabezado por el arquitecto Walter Gropius, quien más tarde influyó en diseñadores como Ludwig Mies van der Rohe con sus diseños geométricos cuadrados y su falta de ornamentación.

En Uruguay, esta tendencia crece. La prueba es la empresa Desarrollos Industriales Sustentables Dirigida por Octavio Acerbo, director de arte, fotógrafo y film maker, dedicado de lleno a la construcción de containers desde el 2012. Realizó diferentes viviendas en distintas zonas del país y actualmente, llevan adelante la obra Casa 12, una de sus mayores obras frente a la Laguna de José Ignacio.

«En una librería en París me encontré con un libro que fue un antes y un después para mi, Container Atlas: A Practical Guide to Container Architecture, fines del 2010, yo ya venía de hacer cosas más industriales, y siempre me gustó la construcción por papá que era arquitecto, de chico iba a obras y cuando vi esto me encantó. Cuando puede hacerlo realidad en 2011 adquirí estos terrenos en Uruguay y al año ya tenía la primer casita, Casa 4 Flamencos«

Conciencia sobre el medio ambiente, facilidad de construcción, materiales altamente durables y resistentes, rapidez y comodidad para su instalación. Y, por sobre todo, precios notoriamente accesibles. Estas son algunas de las grandes ventajas que poseen los contenedores marítimos reciclados -esos que suelen verse en los grandes buques cargueros o en los puertos- a la hora de construir con ellos una vivienda. El concepto, ya fue probado en muchos lugares del mundo, incluso en Estados Unidos donde se construyó un shopping en Phoenix, hecho exclusivamente con contenedores. Y en Taiwán, donde Starbucks abrió su primer local en Taipéi, la capital de ese país, hecho con estos materiales. Esta tendencia comenzó en alrededor la década del 70, en Holanda y Londres, para aprovechar espacio y mantener el medio ambiente.

¿Por qué elegiste Uruguay para este proyecto?

Se fue dando, vengo a Uruguay desde chico más o menos desde los diez, siempre me encantó y esa zona con los lotes con vista a las lagunas estaba casi sin desarrollar en 2011 cuando empecé, además los valores eran accesibles. Es un lugar que me cautivó a todo nivel, en cuanto a seguridad, al acceso directo a la naturaleza. Y también Uruguay me parece ante todo un país más ordenado y más prolijo que el nuestro para los negocios. En nuestro caso, aún no es un negocio sino una inversión.

¿Cómo es el proceso para poder usar los containers como elementos de construcción para vivir?

Me parece que cada uno tiene su método. El mio tiene que ver con algo que se me ocurrió, me compré mini-containers de maqueta de tren, hice maquetas antes de hacer cada casa, a escala, perfectamente simétrico, hice planos con una arquitecta que trabajaba con papá y que todavía está colaborando con nosotros. Y después es muy simple: podés dejarlo así tipo industrial al container o podés ponerle revestimientos por dentro y por fuera, en lo personal poner en el exterior me parece innecesario, obviamente cuanto más cosas le sumes representa más trabajo y más dinero. Por ejemplo, una de las cosas más importantes que considero que tienen nuestras casas es la aislación térmica.

Después de la maqueta, cómo es la logística para traer el container y empezar a trabajarlo?

Los containers se venden en cualquier puerto del país y del mundo, en mi caso los conseguí en el puerto de Montevideo en distintas tandas a medida que fui haciendo cada casa. Es la parte del proceso más complicada por los costos en transporte que implican los fletes y el uso de grúas y retroexcavadoras. Antes de esto, se hace todo un montaje con cemento donde van después los bloques, eso es fundamental, el terreno tiene que estar preparado para apoyar los containers. Te puede llevar un día completo ponerlos con la grúa en su lugar.

¿Cómo ves la tendencia de los containers a futuro, crees que va a generar un quiebre en la sociedad que invierte sólo en ladrillos?

Básicamente esto te permite hacerte una casa sin ser arquitecto, más rápido, con menos dinero, y los diseños que podés hacer son infinitos, esto es tan simple como juntar Legos cuando eras un niño, es como un Lego que podés mezclar chicos con grandes y viceversa, hay dos medidas de seis y de doce metros. El concepto de naturaleza, aire puro, árboles, flores, pájaros y no destrucción ni contaminación del medio ambiente, precede a este tipo de vivienda. Las casas, que pueden tener las comodidades y el confort de cualquier otra y sin perder calidad, se desarrollan con un criterio de vivienda prefabricada. La empresa diseña la construcción en función de la cantidad de metros cuadrados cubiertos que desea el propietario y de la distribución requerida. Y si bien durante la construcción puede parecer tosca, una vez terminada se descubre una residencia encantadora y original. Pero no sólo es creativo y ecológicamente responsable este tipo de construcción. También se trata de un sistema rápido, eficaz y de enorme resistencia. Una nueva tendencia que crece en el mundo y que está a favor del planeta.

CASA 4 FLAMENCOS

CASA 12

CASA 6 FLAMENCOS

CASA MEDELLIN

Mas informacion http://desarrollosindustriales.tumblr.com email: oky@mac.com