Lo que vas a ver no es fuego, es capitalism.

Lo más útil contra los incendios es rezar, dijo en octubre de 2016 el responsable de la secretaría de Medio Ambiente del país, el también rabino, farmacéutico y hombre-planta, Sergio Bergman. Y definió a los incendios e inundaciones como una «profecía apocalíptica».

«Yo creo que este verano estaremos en mejores condiciones, aunque como creyente que soy, para el próximo verano lo más útil que podemos hacer es rezar, además de trabajar».

Cabe recordar también que Bergman, al asumir, había dicho que el gobierno anterior recortó $ 170 millones del presupuesto asignado al programa de protección de bosques nativos. Parte de ese dinero fue redistribuido, según él, por el kirchnerismo para atender necesidades de Aerolíneas Argentinas, del Ministerio de Agricultura, de la entonces Secretaría de Ambiente y de las Fuerzas Armadas. Luego se vio obligado a advertir sobre un nuevo recorte, esta vez de la propia administración que representa.

Tras el revuelo por las fotos en las que se lo vio disfrazado de planta, en la inauguración del Festival de Cine Ambiental (donde él mismo subió la foto y puso en Twitter: «Soy un hombre planta que trabaja por una Argentina verde #CambioClimático»), un año después, Bergman salió fotografiado en el aeropuerto de Santiago de Chile cargando dos televisores LED de 55″ en su equipaje, en un momento en que los turistas argentinos iban a comprar tecnología barata a ese país.

Una periodista de Radio Nacional fue quien se cruzó al ministro en el aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez y lo publicó en Twitter.

Los incendios en Córdoba suelen suceder en esta epoca del año pero nunca con la violencia y extensión que se registró en estos días.

Unos 350 efectivos de bomberos, policía, Defensa Civil y Cruz Roja, cinco aviones hidrantes, un avión vigía y un helicóptero lucharon (y siguen) día a día contra las llamas que llegaron hasta las casas en algunos pueblos y hubo cientos de evacuados, y se viralizaron imágenes de los vecinos de las zonas más incendiadas haciendo «cadenas humanas» para evitar el avance del fuego y donde fueron esenciales las redes sociales.

Los primeros incendios fueron en Calamuchita, donde se perdieron unas 2000 hectáreas. Las llamas siguen en las zonas de Traslasierra, Salsacate, Villa Cura Brochero, Mina Clavero y Nono. El viento y el clima sin lluvias complicó las tareas de los bomberos.

El punto más comprometido es el paraje Las Palmas, ubicado en el noroeste cordobés, a 250 kilómetros de la capital. El director de Defensa Civil de la provincia, Diego Concha, detalló que fue evacuada casi la totalidad de la población.Por eso seguían pidiendo donaciones de agua, frutas, paracetamol, comidas hechas y bebidas hidratantes no solo para los que fueron evacuados sino también para los bomberos, por las altas temperaturas que deja el fuego y por la toxicidad de las nubes de humo y ceniza.

INTA

El Ministerio de Gobierno cordobés anunció que detuvo a un pirómano de 56 años, que sería el responsable del comienzo del fuego en el paraje Buena Vista. Se lo acusa de generar un incendio en la localidad de Salsacate, en Traslasierra, luego de encender fuego en un horno de barro que arrasó con diez hectáreas de forestación.

La Voz

En muy pocas horas Traslasierra ha pasado de ser un Edén a un Infierno. Un fuego enorme avanza implacable como un ejercito ardiente a pocos km de nuestra casa. No puede NO ser doloso. Ahora, ya de día, el cielo…hasta hoy de un azul brillante… está gris y pesado de cenizas. No podemos ni empezar a considerar el daño a Flora y Fauna. Esta noche los pájaros ‘cantaron’ sin parar….los zorros gritaban…. TODO estaba vivo, despierto, gritando….. QUÉ ESTÁ PASANDO?!!?

Escribió en Facebook, Andrea, el hermano de Luca Prodan, que vive desde hace años en El Nono, en Traslasierra. En los comentarios que recibía de la gente que vivía cerca del lugar, muchos coincidían en que fue intencional y que no llueve hace meses.

«Es muy común ya. Hay intereses políticos y financieros. Acá se quiere construir una nueva ruta que NADIE quiere ya que arruinará el valle. Dicen que será buenísima para traer MÁS TURISTAS!!!!!! Y es justo donde prendieron los mega-fuegos! Raro…no?!», dijo Andrea en una respuesta a uno de los cientos de comentarios que le iban dejando al post.

Paola Ferrero en otro comentario al post de Prodan decía: «El mismo panorama tenemos hoy en La Caldera, Salta. Yo vivo en el pueblo vecino, Vaqueros. Ambos lugares están transitando un «boom inmobiliario» desde hace 10/15 años. Lo que antes eran modestas cabañas, están dando paso a ostentosas viviendas cotizadas en dólares. Qué casualidad!».

Además, el hermano de Luca advirtió que de pasar el fuego a donde él vive había «pánico total y explosiones ya que está lleno de pozos de gas de YPF». Por suerte dijo que un río separa el fuego del pueblo donde reside.

«Vengo de vivir esto en La Cumbre. Muy doloroso. Y no dejan de aparecer piromaniacos que agregan malestar a la tragedia. Todo mal», comentaba Carla María Gratti en Facebook.

En muy pocas horas Traslasierra ha pasado de ser un Eden a un Infierno. Un fuego enorme avanza implacable como un…

Posted by Andrea Prodan on Monday, September 30, 2019

En medio de ese calvario, la fauna de la zona busca un refugio. Desde la Policía Ambiental de Córdoba indicaron que los animales pueden aparecer desorientados o heridos. En esas situaciones se recomienda que el animal recupere su estado de libertad, que «busquen encontrar un espacio en su dañado hábitat».

Como recomendación para la población se pidió que dejen a los animales que de a poco se vayan acomodando en su espacio, «están estresados y van a necesitar encontrar su lugar». Pidieron también que no salgan a intentar «rescatar» sino que se deje que cada «bichito» encuentre su espacio.

El biólogo Federico Kopta explicó las consecuencias de la acción del fuego sobre la fauna, la flora y el agua. Lo definió como una «tragedia ambiental» las consecuencias en el ecosistema cordobés.

«La fauna tiene su hábitat destruido y los suelos han quedado desprotegidos frente a las lluvias», explicó el especialista. Además aclaró que la calidad del agua se verá afectada por las cenizas y la erosión del suelo. Recomendó que los lugares que fueron quemados no deberían tener pastoreo de ganado por un año.

En ese sentido, el biólogo dijo que un pastizal puede demorar entre 3 a 5 años en regenerarse, sin embargo un bosque podrá recomponerse recién a los 50 años: «Un bosque nativo cumple una serie de etapas para llegar a su maduración. El año que viene, en esta época, vamos a hablar del mismo tema. Por eso debemos trabajar en la prevención de incendios, ya que el 99 por ciento de los mismos es producido por la mano del hombre».

En cuanto a la fauna, el biólogo cree que se produjo destrucción total del hábitat de los animales: «Al perderse determinada flora con determinado fruto, la fauna pueden volver a su hábitat pero esto demorará mucho tiempo».

La Voz
La Voz
La Voz

Hace ocho años, la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM) informó que en los primeros 9 días de septiembre «se quemaron 61.062 hectáreas de bosque nativo, matorrales serranos y pastizales». Esta superficie equivale a más de 30.000 estadios de fútbol. «En solo 9 días se quemó un equivalente a más de 140 estadios de fútbol por hora», decía el Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM.

Agregó que en ese momento la provincia de Córdoba tenía «la más baja resistencia ambiental de toda su historia» y que tanto los fuegos como el desmonte «hacen que esta resistencia continúe disminuyendo». La resistencia ambiental –aclaró- es la capacidad que tiene un territorio para soportar crisis naturales y de origen humano, como el cambio climático global. «Cuanto más ambiente nativo tiene una provincia mayor su resistencia. En Córdoba esa superficie sigue disminuyendo. Queda menos del 5% de bosque nativo cerrado, los desmontes continúan, solamente entre 1998 y 2002 se desmontó un equivalente a casi 3 estadios de fútbol por hora, y los fuegos agregan cada año mayor destrucción».

Según Montenegro «un bosque, arbustal o pastizal de altura no tienen solamente árboles, reptiles, aves y mamíferos, sino un complejo entramado de seres vivos. En un metro cuadrado de suelo y hasta los 30 centímetros de profundidad pueden vivir unos 1.500 millones de protozoarios (microorganismos), 120 millones de nematodos (gusanos), 440.000 colémbolos (insectos), 400.000 ácaros, 3.000 ciempiés y milpiés, 500 hormigas, y muchas poblaciones de organismos. El fuego los golpea duramente. Sin la vegetación nativa y con la biodiversidad muy afectada el ambiente deja de fabricar suelo. En ambientes tropicales y templados se requiere de 220 a 1.100 años para regenerar 25 milímetros de suelo. En sitios con rocas duras, como los granitos serranos, el suelo tarda más tiempo en formarse. El fuego impide además el retorno de materia orgánica al suelo, favorece la erosión, y lo compacta. Como la impermeabilización impide que el suelo absorba el agua de lluvia, las crecientes de los ríos se vuelvan cada vez más violentas».