Existe un grupo de personas que se dedican a intentar un cambio y una conciencia de reutilización y sustentabilidad. Para los tiempos que corren y el daño que la industria y el consumismo han generado, estos personajes son como héroes. Me refiero a los llamados earthship o guerreros de la basura.

Mi historia con la familia earthship comenzó hace poco, cuando participé de voluntaria en la construcción de una escuela sustentable en Mar Chiquita, Argentina. Luego los volví a encontrar en Colonia, Uruguay, donde estaban construyendo un hotel sustentable y logré nuevamente trabajar junto a ellos.

Será por mi insistencia o por la garra que pongo en todo lo que hago, que me invitaron al lugar donde toda esta historia comenzó: Taos, aquí se encuentra el remanso de una de las mas antiguas y primitivas tribus existentes, y el centro de esta comunidad de guerreros que defienden el planeta.

Luego de varias escalas llego por fin a Albuquerque, la ciudad que se hizo famosa por Breaking Bad. Es tarde y perdí el bus que me trasportaba a Taos, donde vamos a construir el earthship (la nave terrestre) de Lou.

El cielo es imponente por estas zonas. Los maleteros me indicaron que tome un autobús público azul, siento que comienza la verdadera aventura. ¡Qué bueno cuando la vida se vuelve un reality show o se parece a una película, distinta a todo lo conocido!

Aparecen personajes locales muy pintorescos: Jorge, viste ropas de trabajo gastadas, es menudo, con mirada chispeante y trae consigo una bicicleta que piensa subir al bus. Habla español, le convido un tabaco Cerrito uruguayo. Todos quieres saber de Sudamérica y de mi aventura por estos lares.

El bus parece prehistórico, comienza la travesía por senderos de subidas y bajadas. Dos sillas largas en ambos costados son suficientes y voy bien aferrada a la mía, ya que vuelo en cada curva. El recorrido va de pueblo en pueblo, fascinante el estilo mexicano, todas casitas sencillas de curvas redondeadas, que parecen terminadas en barro.

Sube un señor mayor de mucha vida, rasgos indígenas típicos, y esa paz real de los seres sabios y felices. Me cuentan de montañas, tribus e historia. La vegetación se confunde con tramos de desierto y un horizonte interminable. Cada persona que sube es un amigo más, me convidan pizza con pepperoni. Jorge me pasa un cigarrillo en agradecimiento, cuando voy a darle las gracias, miro… y ya había bajado con su bicicleta. Se respira magia.

Llegar a Taos es como huracán de emociones. Con una maleta más pesada que mi cansancio. Buscar señal, cargar el celular (gracias Wendy y su equipo) y que venga Angie a recogerme para ir al desierto donde estará localizado el Eartship que vamos a levantar.

Luego de tanta escala y paisaje exótico, finalmente arribamos al campamento Luna mística, al caer la nochecita. Está ubicado en las afueras del pueblo, donde se extiende un gran desierto, poblado cada tanto de casas que tienen un estilo muy Casapueblo. Están salpicadas con grandes distancias entre si y las imponentes earthshipo nave tierra.

Una carpa de circo enorme, conforma el epicentro del lugar donde vamos a vivir los voluntarios o aprendices, hay un escenario y una cocina-bar improvisada con heladera. Más allá varias hileras de trailers coloridos, previstos para alojar visitantes. A lo lejos se ven majestuosas las montañas con sus picos nevados.

Esa mañana, nos organizamos en los autos disponibles para ir a conocer el earthship que levantaremos. Pronto estaremos construyendo un futuro hogar. El viaje es fantástico, todo desértico, descampado y las naves terrestres que sorprenden cada tanto, parecen exóticos palacetes. Finalmente llegamos a la nave de Lou, él forma parte del equipo de Michael Reynolds, son los capos en el asunto. Ya tiene levantada la pared del lado sur, que está conformada por hileras superpuestas de neumáticos rellenos con tierra apisonada.

Trabajamos a todo ritmo al son de buena música que suena con grandes parlantes. Viene llegando el equipo, somos 35 personas, llenos de energía, nos volvemos a encontrar los conocidos en esta nueva aventura! También conocemos nuevos compañeros, todos de diferentes partes del mundo y algunos eternos viajeros nómades. Como es el caso de Tangui, de origen Suizo con un habla española bien Boliviana. Shona es la chica “Dior”, impecable con su look fashion y lleva una picana pinken en el cinturón de herramientas, ¡Muy precavida!

Pasa Jessica bailando y registrando con su cámara momentos esenciales. Ralphi desde Puerto Rico nos brinda momentos mágicos cuando saca el completísimo kit. Y al fin llega Phil a coordinarlo todo, su calidez particular demuestra su amor por lo que hace. Es un gran maestro. La mayoría somos mujeres, Paola de Argentina, Javiera de Chile, Spider de Inglaterra, Laeila desde Brasil.

Todos trabajando en equipo, por igual, manejando diferentes herramientas: moladora, taladro, martillo y más. Aquí no existen las diferencias. Cargando maderas, neumáticos, baldes, subiendo por las paredes, techo y preparando cemento o concreto con el mortero. La energía que se vive cada día en este trabajo de hormiga y armonía es muy sanador, nos abre el corazón y la velocidad en que se avanza es impresionante: en un mes logramos tener terminada la estructura, solo faltan las terminaciones finales.

También recorrimos la zona conociendo las distintas casas que eran una más fascinante que la otra. Estuvimos en el primer earthship que construyó Reynolds, él es la cara del movimiento y su creador.

Cada earthship tiene su toque único y personal. Además hay estructuras creadas como estudio o para volar la imaginación, como es el castle, todo íntegro de latas a la vista y la pirámide que adentro tiene un altar.

Las naves terrestres están construidas bajo seis principios autosustentables:

01 Utilizamos materiales reciclados: neumáticos viejos, latas y botellas. El propósito es reutilizar la basura y así evitar que se acumule en el planeta. Estos elementos suplantan los ladrillos convencionales y sirven de aislantes perfectamente.

02 El Acondicionamiento térmico pasivo: el diseño del edificio está diagramado para mantener una temperatura ideal sin tener que utilizar artefactos eléctricos o extras. Aprovechamos los fenómenos naturales como el sol, la inercia térmica y la aislación.

03 Recolección de agua de lluvia: se inicia en el techo y pasa por filtros, se utiliza en su totalidad.

04 Tratamiento de Aguas Residuales: consiste en dirigir las aguas de los inodoros hacia unas celdas donde hay plantas fibrodepuradoras. Estas cumplen la función de terminar de limpiar las aguas que provienen de la fosa séptica. Y las aguas llamadas grises que son las del lavamanos y lavaplatos, también se direccionan hacia la huerta interna del edificio, aprovechando así cada recurso y logrando un riego constante.

05 El uso de paneles solares: elemental a la hora de volvernos independientes de una red, y evitamos así utilizar energía hidráulica o nuclear que son tan dañinas para el planeta. Los paneles no ocupan lugar porque van en el techo y se cargan con la luz del sol.

06 Adentro producimos alimentos, plantando una huerta sobre un pasillo del lado norte del edificio, que recibe el calor del sol por medio de grandes ventanales puestos en forma estratégica y las aguas que ya mencionamos de los lavaderos.

Pronto estuvo terminada la casa de Lou, este tipo de experiencias te llenan el alma, te dejan como flotando de satisfacción. El festejo final fue inolvidable, una fiesta con DJs, músicos y bailes en un cierre perfecto. Sabemos que estamos ayudando a tener un planeta mejor. Estamos cambiando la historia.

Corrección TXT: Agustina Galvez.