martes, enero 31, 2023

EL REY MAGO Y SU ESTRELLA

-

La Scaloneta llegó al Mundial en bondi, anduvo en camello y ahora vuelve a la Argentina en una alfombtra mágica. El defensor del título, Francia, no largó la Copa fácil. Argentina necesitó de un Ángel, de D10S y de los hinchas de Messi alrededor del mundo para finalmente gritar Campeón.

Como sabemos por las historias Navideñas, Jesús nació en Belén, una aldea de Medio Oriente, cercana al Reino de Qatar. La parábola futbolística que presenciamos el Domingo 18 de Diciembre de 2022 en Doha coronó a un Rey que renace como deidad, eternamente adorado por quienes creemos en los milagros. La profecía estaba escrita y se cumplió. La batalla fue ardua, por momentos demasiado empinada, pero peleada con la convicción de quien conoce su destino y debe ir a buscarlo.

Así jugó Argentina todo el campeonato, menos el primer partido, donde la Fé de los Árabes fue mas grande que nuestro conformismo invicto. Además somos así, nos la hacemos difícil nosotros mismos, un patrón que se repitió en nuestro juego durante el resto del torneo. Cuando creíamos tener todo controlado, nos complicábamos solos. Pero de esa maraña salió el tesón, la personalidad… la magia.

La Scaloneta fué una Era, donde de varias casualidades salió algo bien. Lionel Scaloni asume como DT interino hasta ver como seguíamos. La AFA atravesaba una crisis. El tiempo fue pasando y se fue quedando. Ideas frescas, nuevas…sin la presión de los pergaminos ni de un sistema con el que otros DTs suelne morir antes de ser reemplazados. Scaloni es un tipo abierto, trabajador, gestor de un fútbol con identidad, liderado por la magia de un 10. ¡Lo que nos gusta ver! Hay que reconocer también que de la mano del gran Walter Samuel y el Ratón Ayala, parió una defensa sólida y arriesgada, que se proyectaba a fuerza de corridas, pases seguros y apoyo mutuo. Raspaban y ganaban los mano a mano. ¿Qué decir de Pablo Aimar? Tener al referente de Messi de co-técnico ayudó mucho. Dos capos.

Antes de partir rumbo a Qatar, el equipo perdió un 5 con proyección: Lo Celso. Pero después de la derrota con Arabia Saudita y el primer tiempo con México, encuentra la llave del mediocampo en el joven Enzo Fernández, quien se ganaría la titularidad. Enzo le alivió la mochila de distribución a De Paul, lo liberó y así también liberó a Messi. La Scaloneta necesitó un ajuste urgente en medio del Mundial, pero le puso rueda de auxilio y siguió. Ahora Scaloni sabía que el vehículo andaba bien y no se iba a quedar. El capitán le aseguró a los hinchas: «No los vamos a dejar tirados». Y la hinchada respondió, volviéndose la mas numerosa y loca de Qatar .Lejos. Ganamos el Mundial de Hinchadas antes que la copa. Y eso hizo una diferencia. Fuimos locales en todos lados.

La canción del Mundial -«Muchachos»- merece un párrafo aparte, porque expresa múltiples sentimientos. Surgió espentáneamente de un hincha, que es lo mas genuino que existe, y se agrandó hasta llegar a Qatar y ser entonada por los mismísimos jugadores. El sueño de ser campeón mundial y las lágrimas que cuesta lograrlo. La lealtad a los soldados de una guerra perdida, el amor incondicional a quien siempre nos hizo creer que es todo posible… Y la creencia que El Diego desde el cielo alienta a Lionel junto a todos nosotros. Una conexíón inexplicable.

Y como en el box, para sacarle el título al campeón hay que noquearlo. Francia se rehusó hasta el final sostenida por la superestrella de Mbappé, hasta que apareció Dibu, el mas pendenciero de los nuestros, y se hizo cargo nuevamente, metiendo caño, asustando al rival y arrebatándole la Copa en los penales. Fue una victoria de dimensiones bíblicas. El mundo se juntó a verlo en el primer gran evento global «post»-pandemia, donde la gente se abrazaba y besaban sin barbijo. Antes de la final, a Messi se lo adoró en altares imrpovisados en tierras lejanas como Bangladesh, India y Pakistán. Se elevaron oraciones por él en todas las religiones y lenguas. Y dió resultado. Porque se sintió como un milagro. El poder de todo un mundo deseando el mismo deseo.

La Scaloneta llegó en bondi, anduvo en camello y ahora vuelve a la Argentina en una alfombtra mágica.

Argentina Campeón. Estaba escrito.

Fernando Madera
Fernando Madera
Fernando es Lic. en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (Florida State University, USA).
spot_img