Un estudio detectó pequeñas cantidades de cocaína, pesticidas y otros contaminantes en los camarones de agua dulce del Reino Unido.

«Encontramos que los compuestos detectados con mayor frecuencia fueron las drogas ilícitas, entre ellas la cocaína y la ketamina y un pesticida prohibido, fenuron«, dijo el toxicólogo ambiental Thomas Miller del King’s College de Londres .

Durante años, los científicos fueron encontrando trazas de drogas, productos farmacéuticos y pesticidas en el agua potable en todo el mundo. Un área de estudio más nueva es observar cómo estos productos químicos impactan a la vida silvestre que vive en estos ecosistemas.

«Los productos farmacéuticos y de cuidado personal, así como los pesticidas y este tipo de drogas como la cocaína se han detectado en aguas superficiales de todo el mundo, porque cuando los usamos, nuestros desechos no siempre se tratan adecuadamente y, por lo tanto, salen en ríos y arroyos» dijo Emma Rosi a NPR, ecóloga acuática en el Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas que ha realizado estudios similares.

«Lo que es muy preocupante es que no sabemos cuáles son los efectos, los efectos ecológicos».

Los investigadores del King’s College London y la Universidad de Suffolk recolectaron muestras del camarón Gammarus en 15 lugares en el condado de Suffolk, al noreste de Londres. Probaron los camarones para una amplia gama de productos farmacéuticos, pesticidas y drogas ilegales.

Se encontró cocaína en muestras en todos los sitios. El documento de los investigadores, publicado este mes en Environment International, dice que la concentración de cocaína no fluctuó mucho entre los sitios, «mostrando una contaminación generalizada».

La lidocaína, que se usa como anestésico local y, a veces, en combinación con la cocaína, fue la segunda sustancia más común encontrada. El estudio también detectó ketamina, alprazolam y diazepam.

«Este tipo de drogas encontrarlas en la vida silvestre fue sorprendente. Podríamos esperar verlas en áreas urbanas como Londres, pero no en zonas de captación más pequeñas y más rurales», dijo Leon Barron, un científico forense de King’s que trabajó en este estudio.

El año pasado, los investigadores encontraron rastros de oxicodona en los mejillones de la bahía en Puget Sound del estado de Washington.

En 2015, investigadores en Ontario descubrieron que el agua potable estaba contaminada con pequeñas cantidades de cocaína, que parecía provenir de una planta de tratamiento de aguas residuales cercana. Y en 2016, los científicos encontraron numerosas drogas , incluida la anfetamina, en las corrientes alrededor de Baltimore.

También este mes se dio a conocer un informe del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM), dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), donde se reveló que, junto a una droga para la epilepsia, el sildenafil (vendido bajo la marca Viagra) es uno de los dos fármacos con más presencia en las aguas superficiales de Argentina, incluyendo ríos, arroyos y lagos, lo que podría tener consecuencias negativas sobre el ecosistema y la salud humana.

«En estudios ecotoxicológicos realizados en efluentes de aguas residuales en Argentina, en las que se detectaron estos contaminantes emergentes, se observó estrés oxidativo en las branquias y el hígado de peces, así como cambios metabólicos, daños histológicos y neurológicos», indicó a la Agencia CyTA-Leloir Nasly Delgado, becaria doctoral del CONICET en el grupo del doctor Damián Marino en el CIM.