Tenía en el debe probar la variedad 707 Truthband y con su linaje Kush le aposté de lleno para librarme de una terrible contractura.

Lo siguiente que recuerdo es estar cruzando el puente de La Barra muy feliz pedaleando, para mi sorpresa esta Kush no me había atrapado en el sofá.

La brava estaba hermosa con su viento a favor y yo empezaba a sentirme con más aliento, viendo todo más nítido y en un estado de alerta tranquila, atrás la idea de relax que tenía.

Llegada a la península dí dos caladas más, me concentré en el aroma y sabor, sentí clarito como un bosque de pinos se colaba en el cocktail.

Mi mente hizo un flashback a aquellos comentarios de Usaín Bolt sobre cómo el cannabis lo hace sentir más conectado con su cuerpo y la pista.

Igualmente (pero con menos aptitudes físicas) sentí la conexión con la rambla: flotaba en la bici navegando la mansa. Dejé el último aliento en la subida a Punta Ballena, el pecho hinchado de orgullo y abierto de par en par. No está en mí tal destreza (ni la capacidad de calcular que luego debía regresar a La Barra).

Vine a saber después que el Pineno es un terpeno muy dominante en la 707 Truthband, dándole a una variedad que yo esperaba fuese relajante toda una gama de efectos vigorizantes, de determinación y euforia, combinado con una acción broncodilatadora que explica esa sensación de recién untada en VickVaporub donde usualmente sólo faltaría el aire.

Faltaron un par de kilómetros para coronar el viaje con un bajón de los famosos panqueques con dulce de leche. La próxima vez cargaré el vapo al máximo para no quedarme sin Pineno en el tanque.

Las moléculas responsables por los aromas, sabores e incluso algunos de los beneficios medicinales de las plantas con las que interactuamos constantemente se llaman terpenos. Resulta que las plantas de cannabis cuentan con maridajes muy complejos de ellos (algunas variedades pueden tener más de 50).

Son parte fundamental de la diversidad de la planta y la base de por qué puede producir un espectro tan amplio de efectos (alerta, sueño, apetito, analgesia, etc.).

También los terpenos influyen en cómo los cannabinoides (THC, CBD, CBG, etc.) nos afectan mediante lo que se llama el «efecto entourage» que es el concepto de que la combinación de cannabinoides y terpenos provee un efecto muy diferente al que cualquiera de las moléculas podría proveer por sí sola.

Tal es el peso del factor olfativo que ya son muchas las líneas de productos basados en los terpenos (los cuales son 100% legales en todo el mundo) como por ejemplo las velas infusionadas, diseñadas para aprovechar la función de estos y realzar los efectos guiados por la aromaterapia. Así que el ritual de encender una Tangie puede enriquecerse con su correspondiente vela.

Los terpenos son un detalle más que hace a cada experiencia única. Usualmente a la hora de abastecerte no es fácil saber cuáles dominan en cada variedad, en algunas se huele a cítricos o flores y en otras es como tierra mojada o nafta, cada una te envuelve con sabores y aromas que reconoces llenándote de reminiscencias que acompañan tu viaje, guiándolo también por tu particular respuesta emocional.

Huele profundamente tu flor antes de una sesión, nota qué identificas, a qué te recuerda y cómo te hace sentir.

Un diario para anotar estas observaciones, y garabatear si la inspiración es parte del cuelgue, es un componente ideal del kit de viaje. Recomendaría el diario de Goldleaf sin dudas, si no es que el shop completo merece una visita.

Ph: Pedro de Paiva @pedph