¿Qué es Mallorca? Es la isla más grande del archipiélago balear, la cual, junto a Menorca, Ibiza y Formentera, forma una comunidad autónoma uniprovincial (Islas Baleares), la más oriental de España.

En 2014, un joven inglés no paraba de dar mordiscos a los turistas de la playa de Magaluf, en Mallorca. Durante la misma tarde se localizaron entre 3 y 4 casos más en la misma zona. Al parecer, el joven, de 28 años, estaba fuera de sí a causa de un consumo de varias sustancias, entra las que se cree que se encuentra la droga Caníbal.

Hace menos de un mes, la policía de las Islas Baleares entró y capturó en su casa mientras dormía al capo de la mayor plataforma de venta de drogas de diseño por internet en Alemania, que residía en Mallorca. La banda operaba bajo el nombre de CHEMICAL REVOLUTION. En la investigación pudieron ser identificados y detenidos otros diez miembros del grupo, entre los que figura el principal sospechoso, un alemán de 26 años y cuya última residencia consta en la isla de Mallorca. El catálogo de la plataforma incluía sobre todo drogas sintéticas como éxtasis, MDMA y anfetaminas, así como heroína y cocaína, con distribución a cualquier punto del mundo, y el pago se realizaba con criptomonedas bitcoin.

El domingo último fue detenido un ciudadano sueco de 29 años cuando la Policía entró por sorpresa a un after. Tenía una bolsa con 13 pastillas de éxtasis y una sustancia que se trataría de la droga Caníbal. También el fin de semana cuatro personas fueron capturados mientras robaban carteras en la Playa de Palma.

Hace diez años, se publicaba un informe que revelaba un total de 109.822 unidades de MDMA incautadas por el Estado español solo en 2009, lo que ya suponía que se había disparado casi el 300% del volumen intervenido durante el año anterior. Además, la cantidad de anfetaminas incautadas en las Islas Baleares suponía la mitad del total del país. También se habían disparado el consumo de antidepresivos, sedantes y tranquilizantes.

Ayer fue dada de alta una niña de tres años y de nacionalidad rusa ingresada en la parte pediátrica del Hospital Son Espases de Mallorca, que había consumido una pastilla de MDMA que encontró en un parque de Puig d’en Valls, en Santa Eulària (Ibiza), según informó la Guardia Civil. Su familia se encontraba en Ibiza de vacaciones. La madre comprobó que su hija había consumido alguna sustancia al verle la boca de color naranja. Poco después, comenzó a sentirse muy mal, por lo que fue trasladada al Hospital de Ibiza.

Mi vida se rompió, no encuentro explicación, no encuentro consuelo, que injusticia, era tan feliz, una travesura de adolescente se me la llevó, no sé si se encuentra consuelo alguna vez, no se. Milagros Alanis Moyano mi hija, mi amor. Tan chiquita tan llena de vida,tantos proyectos, se fue y con ella gran parte de mi vida, chau amor de mi vida, mi bebé, mi ángel. Gracias a los que han mandado alguna palabras, porque en este gran abismo por que me quedan otros hijos también maravillosos, necesito fuerza y realmente no sé de dónde sacarla. Adiós belleza de papá.

Mis amores, tan unidas, tan compañeras, siempre juntas menos en esto, porque eso sí no compartían, se complementaba se apoyaban y juntas, luchaban y proyectaban todos las dos, diferencia mi ángel en la tierra es la pensante, no le importa si a vos no te gusta como ella es, sus principios no los cambia y si algo no le gusta se aparta, no siente la necesidad de sobre salir, no le gustan los boliches creo que es una de las pocas veces que se puso maquillaje en esta foto.. Y un poco mamá de su hermana. Mi ángel en el cielo, era más extrovertida con esa debilidad de querer ser el centro, ella quería ser la chica libre, mostrar que ya era grande, le gustaba mucho bailar, maquillarse y divertirse.

Las dos siempre hicieron deportes. Y se esforzaban siempre en lo que hacían. Jamás, jamás le hicieron mal nadie, y aparece el demonio vestido de diversión y te incita al ángel más débil que es aquel necesita ser aceptado, mostrando un infierno disfrazado diciéndole prueba dale, en la vida hay que probar de todo, esto te va hacer divertirte más. No pasa nada yo siempre lo hago, y así una reverenda persona arruina la cabeza tu hijo al cual luchaste años contra eso porque tuve experiencias muy cercanas. Me estoy extendiendo mucho perdón acá casi las seis de la mañana y necesito sacar lo que tengo adentro. En fin mis amores, mis mellis hoy tengo una sola por me quitaron la otra, ella y mi hijo, que quien lo conoce sabe también lo que es mi hijo, por ellos seguiré, hoy no puedo ser fuerte pero les prometo a ellos que aprenderé a convivir con este dolor.

Los que le arrebataron la vida a mi hija, no dormirán nunca más, toda, su decencia será maldecida, El destino me hará saber que murieron como ratas y acá hay muchos responsables… Los veré caer. Chau mi amor. Te amo.

Milagros Alanís Moyano, de 19 años, llegó a Mallorca desde Mar del Plata hace siete meses, con su hermana melliza Lourdes. Su abuela y algunos familiares ya residían en la isla. El domingo 14 de julio fue con unos amigos al Origen Festival y consumió lo que le dijeron que era una pastilla de éxtasis. Sufrió un shock y fue hospitalizada en un hospital local, luego por la gravedad trasladada a Barcelona, muriendo dos días después por fiebre extrema.

Los hermanos de Alanís encontraron media pastilla de éxtasis en el interior de su bolso. Era de color amarillo, tenía forma hexagonal y el dibujo de una calavera con relieve. Se la entregaron al hospital para que la analizaran en un estudio que llevará varios días.

«Fue una locura de juventud lo que hizo, no es que consumiera habitualmente. Ella no tenía antecedentes por drogas. Lo que pasa es que empezó a hacer malas amistades que la llevaron por el mal camino. Creemos que el éxtasis lo compró fuera. Era una pastilla con una calavera«, dijo en las últimas horas su hermano Lautaro, que sumó el dato que Alanís era muy deportista: «Le encantaba el hockey y practicaba natación«.

Su vida en Mallorca poco tenía que ver con la noche. Trabajaba como socorrista en un balneario de s’Arenal.

«Una amiga nos llamó por teléfono y nos dijo que se la había llevado una ambulancia a Urgencias, que estaba muy grave«, dice Lourdes. «Mi hermana ingresó con hipertermia, a 43 grados de fiebre, muy rígida«.

Según contaron, el veneno que tomó la consumió muy rápido. Los médicos apenas les daban esperanzas de que sobreviviera. La única opción era llevarla de urgencia al hospital Clínic de Barcelona, pero en el traslado había posibilidades de que falleciera. «Vimos que era una situación que no podíamos manejar y tuvimos que avisar a mis padres, que viven en Mar del Plata«, detalló su hermana.

Pero no hubo tiempo. «Cuando subíamos por las escaleras del hospital ya nos recibieron con la noticia de que había fallecido«.

La autopsia preliminar reveló que murió de hipertermia (fiebre extrema) tras consumir éxtasis. «En el hospital nos dijeron que posiblemente llevaba veneno para ratas«, dijeron los hermanos. Algunos amigos de Alanís que también tomaron esas pastillas explicaron a sus familiares que al día siguiente no pudieron ir a trabajar porque tuvieron dolores de estómago. «Los amigos no quieren decir nada, no sabemos dónde compró la droga. Esperamos que la persona que le vendió la pastilla pague por esto«, siguió Lautaro, que junto a su hermana pidieron más controles de seguridad en este tipo de fiestas.

«La información de la pastilla con raticida nos llegó por una persona que compró la misma pastilla pero no la consumió. Pero debemos esperar la autopsia«, contó Paulo Moyano, su padre.

Por el caso, ya hay tres detenidos y los investigadores están tratando de saber quién fue el que le vendió la pastilla y si tiene algún vínculo con su nuevo grupo de amigos.

Pero desde Energy Control, una ONG de Mallorca que se especializa en informar sobre los tipos de drogas que están circulando, no acompañan la teoría de la familia de Alanís y publicó una serie de aclaraciones:

Las pastillas a las que se refieren distintas informaciones son las conocidas como Philipp Plein, cuyo logotipo hace referencia a la marca de ropa -no a su toxicidad o peligro-, y tienen forma hexagonal.

Todos los comprimidos de este tipo analizados por el Servicio de Análisis de Sustancias de Energy Control en Mallorca y en todo España (de distintos colores y pertenecientes a diferentes partidas) contienen dosis muy altas de MDMA. En concreto, las Philipp Plein de color dorado analizadas contienen alrededor de 200mg. Sin embargo, otras organizaciones en Europa han detectado comprimidos similares con casi 300 mg, que corresponderían a tres dosis.

Algunos medios han destacado la supuesta presencia de “matarratas” en estas pastillas de éxtasis. Ningún Servicio de Análisis ni organismos gubernamentales en el mundo ha encontrado jamás cianuro ni ningún otro compuesto tóxico similar. Las adulteraciones en muestras de éxtasis (MDMA) son actualmente anecdóticas.

Será necesario esperar a los informes oficiales al respecto. En este sentido pedimos prudencia y cautela. Sin embargo, nuestra experiencia de más de 20 años de trabajo de campo nos permite adelantar una explicación más lógica y acorde con la evidencia científica que la del “matarratas” para este lamentable suceso.

Todos los informes disponibles indican que la dosis media de MDMA presente en los comprimidos de éxtasis ha ido aumentando de forma progresiva a lo largo de los años. Según nuestros datos, la dosis media encontrada en las pastillas analizadas se sitúa en torno a los 190 mg, y no es raro detectar pastillas con más de 250 mg., dosis que, ingerida de golpe, puede acarrear diversos problemas.

La dosis media recreativa de la MDMA oscila entre los 80-150 mg, aunque pueden darse reacciones adversas a la sustancia y las mujeres son más susceptibles con dosis algo menores. En términos generales, en este rango la ocurrencia de efectos tóxicos graves es prácticamente nula.

Dosis más elevadas predisponen al incremento de efectos adversos y tóxicos que ocasionalmente pueden llevar hasta la muerte. La MDMA puede afectar a la regulación de la temperatura corporal. La aparición del “golpe de calor” o hipertermia es la complicación más grave de la intoxicación por MDMA, aunque es extraordinariamente infrecuente (se estima un caso por cada millón de dosis consumidas). Dosis muy elevadas, actividad física intensa, temperatura ambiente elevada y falta de hidratación predisponen a este cuadro que, insistimos, es excepcional.

Para reducir la aparición de complicaciones se recomienda moderar las dosis (no más de 120 mg en una sola toma), realizar pausas en el baile y reponer líquidos (con agua, jugos o, preferentemente, con bebidas isotónicas, con moderación) y evitando en lo posible el consumo de alcohol, pues favorece la deshidratación y el aumento de la temperatura corporal.