Estanislao Fernández rompió la matrix y esto recién empieza en un país sumergido en el inframundo del spam político y mediático. Hijo de Alberto Ferández, el gran favorito para ser el próximo presidente, es seguido por los medios después que saliera a la luz su Instagram donde sube fotos montada de drag queen.

Pero en Twitter además le suma picante con catarata de comentarios sobre temas y momentos donde su padre interviene en una campaña que viene fuerte pero parece definida.

Ayer, Estanislao, de ahora en más Dyhzyx, publicó un tuit donde alertaba que estaba recibiendo, como era de imaginar, una serie de amenazas de muerte en los chats de la red de streaming Twitch, que apuntaban a Alberto.

«Esto en twitch para los que creen que yo la paso mega. No me digan que a la gilada ni cabida y esas cosas porque todo bien pero mensajes así me llegan TODOS LOS DÍAS. Si tienen complejos vayan al psicólogo», escribió.

Y siguió: «Dejo su usuario porque no voy a proteger la integridad de VIOLENTOS. Me amenazan con que van a matar a mi viejo, esto es un nuevo nivel de VIOLENCIA. Vayan a lavarse el orto mejor que no saben ni escribir, forros».

Después de anunciar que recibía amenazas en Twitter, Dyhzyx, de 24 años, dijo que quienes lo insultan se esconden en el anonimato y que son «intentos de Hitler fallados». «Quieren un país mejor y lo buscan con violencia y creyendo que hay que matar gente para hacerlo».

Además publicó que no le llegaban amenazas de muerte desde que su padre era Jefe de Gabinete, cuando el tenía entre 7 y 12 años. «Lo hago público para que todes ustedes entiendan la magnitud de las cosas que nos llegan a les parientes de famosos, politicos, etc. No todo es joda».

Mi salvación ultimamente es ver Daria y la música de Cazzu, escribió por estas horas. También anunció que regala unos auriculares por haber llegado a los 100k en Instagram. «Chiques para lxs que no saben en mi instagram estoy sorteando un Headset Logitec G Pro X 7.1 para celebrar que llegamos a los 100mil seguidores, vayan a participar Ya!».

Esta historia continuará.