La calma después de varias tormentas parece negarse a llegar en la vida de Felipe Pettinato. Desde su decisión de reencarnar en Michael Jackson, su salud viene cuesta abajo, en otro punto de contacto con el legado de pastillas y camillas del rey del plop.

Ahora las noticias dan cuenta de una nueva internación, esta vez en terapia intensiva y contra su voluntad, con acusaciones cruzadas para su hermana Tamara y su padre Roberto Pettinato de ser cómplices de una traición familiar.

En un audio que mandó a un programa de TV dijo que «no hay razón para que logren lo que pretenden, que es encerrarme en una granja«.

Los medios ya estaban esperándolo en la puerta de la clínica Suizo Argentina, donde aún permanece. Felipe llegó en una ambulancia y desde la silla de ruedas disparó: «Me siento traicionado por Tamara Petinatto, por Cecilia Carmen Nuteli (su mamá, quien lo acompañó en el traslado) y por Roberto Pettinato«. Según los médicos, presentaba un cuadro de excitación y no estaba ubicado en tiempo y espacio.

En el audio también contradijo la versión de su familia. «Clínicamente estoy perfecto. Me hicieron análisis de orina, no tengo nada en el organismo ni alcohol. El electro salió excelente, aculturación en sangre bien. No hay razón para que logren lo que pretenden que es encerrarme en una granja de no sé qué… Extrañaría mucho a mi hija si logran encerrarme. Pero no lo van a hacer«.

En septiembre nació Juana Michela, su hija junto con Sofía Colasante. Ya en ese momento admitía que no podía controlar su ansiedad por las noches. «Yo voy a estar un poco ausente, porque tengo que ganar plata para que a mi hijo no le falte nada. Si el bebé llora mucho durante el día, tendré que usar tapones para los oídos… Pero a la noche me voy a encargar de cuidarlo, porque sufro de insomnio«.

En la clínica ahora se encuentra solo en una sala de terapia intensiva, sin ninguna de sus pertenencias. También dejó en claro que sufre de un trastorno de déficit de atención con hiperactividad desde los seis años, y que ahora no tenía dinero y dejó de tomar los medicamentos.

En el audio que mandó a los medios, Felipe contó como fue la situación que derivó en la internación. «Estaba en mi casa y de sorpresa cayó Tamara Pettinato. Me extrañó su visita porque no es para nada habitual. Minutos después llegó una psiquiatra acompañada de un paramédico listo para inyectarme, lo cual no fue necesario. Después, las miré a las dos a los ojos y les dije: ‘¿Por qué no me dijeron que llamaban a una psiquiatra?'».

Acusó a su hermana y su madre de tratarlo como un drogadicto y violento. Además dijo que en el fondo todo tiene que ver con el momento que vive Roberto a quien llama, al igual que al resto de su familia, con su apellido. «En este momento de la familia en el que Roberto Pettinato no trabaja por decisión propia, hay un conflicto económico grande. Hay una mudanza y estoy sin coche. Querer encerrarme dos años en una granja injustificadamente me parece que deja muy en claro el trasfondo económico que se genera cuando alguien tiene plata en una familia que pasó tanta pobreza como la mía, como Roberto y mi mamá; él vendía sándwiches de milanesa en el subte. Yo estoy en mudanza, mi hermana está en mudanza, mi padre está en mudanza, la jubilación de mi madre es poca y estuvo recibiendo ayuda de Tamara, que yo no sabía. Dentro de la familia, es mi madre quien me ayuda con mi hija y con la relación que tengo con Sofía (Colosante, su pareja)«.

En otra nota, se volvió a comunicar con una radio, y fue más lejos: «Mi papá pidió que me internen en una clínica neuropsiquiátrica y le dieron el gusto. Estoy en huelga de hambre. Ya me destruyeron. Que se preparen».

Su hermana Tamara le contestó a través de una nota que dio en la TV donde se mostró muy preocupada por la salud de Felipe y dijo que necesita someterse a un tratamiento urgente para su adicción a las drogas. «Se trata de una enfermedad que tiene altibajos y mientras hay días en los que está perfecto, hay otros que son críticos y precisan de atención inmediata. El miércoles fue un día de los más oscuros. Es muy terrible que él no lo vea porque para él lo estamos traicionando, lo estamos metiendo a la fuerza y en realidad lo estamos ayudando. Supongo que lo verá algún día, o no«.

Y confirmó que la adicción que tiene Felipe es con un medicamento con efectos similares a la cocaína. «Es una medicación que es muy adictiva y se puede usar como cocaína. Es muy peligrosa, no se la quisieron dar de chiquito, la empezó a usar de grande y también se puede usar como droga. Lo cual es un peligro porque no la puede administrar, si se la administra otro también es un problema. En este momento está sin tratamiento, por eso ahora queremos que empiece«.

Aunque Roberto aún no habló sobre el tema, sí lo hizo hace dos años cuando arrancaban las internaciones. Ya en ese entonces se decía que era por una adicción y que se había escapado de la clínica. Pero Roberto lo desmintió: «Esa información es vieja. Lo internamos a fines de noviembre. Y no, no fue por drogas. ¡Ojalá fuera por eso! Si te drogás, quedás bien en la sociedad, sos Keith Richards. Como contó Celeste Cid, que desde que salió de la clínica la llamaron el triple para laburar. Tiene onda. Lo que no tiene onda es ser un pelotudo que deja de comer y anda tomando batidos. Eso es ser un boludo… Felipe no consume ningún tipo de drogas, lo que no consume es comida. Es un drama que no te come«.

La clínica era la del Dr. Cormillot, en Nuñez. «Estuvo una semana internado, y ahora está como un tipo normal dentro de lo flaco que es. Está bien, aunque yo quiero que coma más… Entiendo que para ser Michael Jackson tengas que ser delgado, ¡pero dejate de joder! Me dice que pesa y mide lo mismo que Michael. ¡A mí me chupa un huevo!«.

Dos años después, Tamara contó que presionó a su padre a que se involucrara más. «Mi papá está acá y hoy fue a hablar con el psiquiatra. Le dije que fuera, que no importaba si había 200 cámaras en la puerta, que esto era la vida real. Que no interesaba si se viralizaba o no la historia«.

En el último tramo de la nota que dio en su programa de TV, Tamara siguió hablando de drogas y de lo importante que es el trabajo para Felipe. «Él hace shows, como Michael. Tenía una banda, pero cuando pasan estas cosas se suspenden los shows, se pelea con sus compañeros y destruye todo. Le hace bien trabajar y cuando no trabaja está el problema. Podría estar haciendo shows y ganando plata, pero la droga destruye todo«.