En Argentina no se celebra Halloween ni el día de los muertos (ni paganos, ni Mexicanos), así que pueden imaginar mi deleite cuando llegué a Chile y pude disfrutar de esta celebración junto a mis hijos pequeños, Nico y Cata.

Disfraces en abundancia y los placeres de vestirse de oscuro y muerto se convirtieron en una de mis tradiciones favoritas.

Luego de tantos viajes llegué a California para encontrarme con esta hermosa magia oscura de Halloween.

Aquí te das cuenta que hay aún mas por celebrar, el Día de los Muertos.

Día de los muertos es una ?esta super rara y única para celebrar la muerte y la vida. No es como cualquier festividad; aquí es donde el luto se intercambia por celebración.

Y el histórico pueblo de Nevada City lo sabe. Entero se prepara abriendo sus puertas para recibir ejércitos de niños con sus familias que piden dulce o truco. Calabazas, esqueletos, telas de araña adornan las casas con una creatividad única.

Desde abuelos, padres, jóvenes, niños y bebés, todos vestidos con los mas originales atuendos pasan bailando, riendo y jugando de puerta en puerta.

Por ahí ves el monstruo de Alien con sus mechas espeluznantes estático en el medio de la calle o una madre dragón, con alas de plumas de colores que es llevada por su hijo, cadena mediante! O una batalla entre tiranosaurio Rex y Berni.. Vampir@s, superhéroes, o un niño o?cinista.

Toda variedad existente está presente.

Hay casas fantasmas que no me animo a entrar porque te asustan hasta que logras salir! El entorno se vuelve mágico y especial. Como un cuento de hadas y pienso que algunos magos o brujas que pasan son realmente genuinos.

La noche va oscureciendo todo, se encienden luces de colores, velas y risas. Y la fiesta continúa. Abren los bares, concurso de disfraces: casi gana Lulú.. magnifica! Y cada tanto un susto de alguna monstruosidad que roza la realidad.

Partimos en equipo a una ?esta privada impresionante, a una mansión escalofriante! Llena de abundancia, música y pasadizos secretos llenos de amor. Allí nos reencontramos con nuestros seres queridos; los que están y los que ya se fueron. Todos felices!

En este día presente, cuando tantas personas viven incómodas con el miedo a la muerte, parece que no hay nada más importante y potente que una celebración de lo mismo, que es inevitable.

«El miedo a la muerte viene del miedo a la vida. Un hombre/mujer que vive lleno está preparado para morir en cualquier momento», escribió un tal Mark Twain.