Gastón Trezeguet fue, entre otras cosas, el que mejor jugó el juego de juegos, el reality de realitys. Pionero en eso de entender muy rápido el poder del encierro y de la manipulación en un momento bisagra de la TV y del país.

El mismo que tiempo después de aquel 10 de marzo de 2001, ya lejos de la casa pero aún cerca de las cámaras, tuvo varios episodios inmerso en la euforia de uno de los programas más vistos de todos los tiempos en Argentina y con los medios de espectáculos en el cuello mordiendo, buscándole sangre.

Recordemos también que su aparición se da en un contexto donde la homosexualidad era tema tabú y muy del closet.

Gastón dijo abiertamente en ese momento que era gay y fue luego tapa de la revista Noticias en un montaje con el título “La confesión gay” con los otros cuatro que habían hablado del tema en los últimos tiempos: Juan Castro, Julio Bocca, Fernando Peña y Gastón, que lo anunció en la casa de Gran Hermano después de haberlo ocultado en el casting.

18 años después, acá estamos hablando con Gastón sobre sus últimos años en los estudios de TV ya no como hábil participante y declarante sino como hábil productor desde hace más de diez años para la misma productora que lo vio nacer (Kuarzo, antes llamada Endemol). Este año se encuentra en la producción de los programas PH conducido por Andy Kusnetzoff (sábados por Telefe) y el magazine conducido por Carolina Ardohain AKA Pampita (lunes a viernes por NET).

«Yo era una persona que no tenía definido a lo que me quería dedicar, así que la profesión me encontró a mi, por suerte me encantó, la producción y más la producción periodística de invitados que tiene un kaos y una velocidad que me hacen sentir cómodo y donde la locura de cada uno la puede canalizar mejor«.

Ante la pregunta de cómo veía hoy a la TV abierta desde adentro, da su visión: «Si bien me encuentro trabajando en la mejor productora del país, soy consciente que la televisión está atravesando su momento más crítico de las últimas décadas, digamos que está en modo de supervivencia y no en el de esplendor que supo tener. No es ninguna novedad que ahora la gente prefiera Netflix, Amazon, Hulu, como para nombrar algunas«.

Su pasado para nada pisado. «No siento que el tiempo tenga que curar mi experiencia en GH ya que tengo los mejores recuerdos de mis días dentro de esa casa. Ahora bien, lo que fue el impacto posterior a esos días de encierro es decir la fama y el nivel de fenómeno que se generó en ese momento si fue algo que me pegó fuerte, porque era el primer GH y la verdad que no te podías imaginar ese nivaaaal de euforia que había en todos, no solo para mi fue fuerte e inesperado, también para los productores del ciclo, para mis amigos y familiares, para todos», dice.

«Ahora lo veo como lo que fue , un juego y un impulso que tuve a mis recién cumplidos 21 años de tratar de hacer algo diferente, esa fuerza y esa soberbia que uno puede llegar a manejar a los 20, y me veo con ternura como quien se da vuelta y ve a alguien ingenuo que no sabe lo que va a pasar«, describe.

Pero no todo es TV en su vida, más bien todo lo contrario. Su conexión con los sonidos que lo transportan es una de sus debilidades. «La música es absolutamente todo en mi, por lo menos es lo único que puede hacerme cambiar de humor, traerme recuerdos, afinarme y colocarme en mi mejor versión. La extraño cuando no la tengo porque hay momentos que no le doy bola pero cuando vuelvo a conectar nn me quiero ir más de ahí».

REGIA lo invitó a Gastón a armar una selección con sus 10 canciones favoritas de todos los tiempos.

 

01 Virus – Tomo lo que encuentro 

02 Cigarettes After Sex – Apocalypse

03 Laura Branigan – Self Control 

04 Charlotte Gainsbourg & Serge Gainsbourg – Lemon Incest 

05 Eurythmics – There Must Be An Angel

06 Suede – Lazy

07 placebo – nancy boy

08 ABBA – The Winner Takes It All

09 Eddie Vedder – Long Nights

10 Whitney Houston – I Wanna Dance With Somebody